Ya hemos hablado de la importancia que tiene incentivar la compra de coches nuevos para ir reduciendo la elevada edad del parque móvil nacional. Ahora parece que habrá un nuevo Plan Moves, también conocido como Programa de Incentivos de Movilidad Eficiente y Sostenible. Todavía no ha sido aprobado pero todo apunta a que podría llegar en mayo o junio a juzgar por las declaraciones recientes de la secretaria de Estado de Energía, Sara Aagesen.

Las primeras informaciones sobre este Plan Moves adelantan algunos cambios sustanciales. Para empezar, no será obligatorio achatarrar un coche antiguo para acceder a las ayudas, aunque será más beneficioso hacerlo. Ya se habla de un incentivo de 5.500 euros si se da de baja un vehículo de más de 10 años, mientras que se quedaría en 4.000 euros para aquellos que no entreguen un coche para achatarrar, una diferencia de 1.500 euros.

Otra buena noticia es que el Plan Moves que está por venir hay una mayor flexibilidad en la asignación de los fondos. Los incentivos para la adquisición de coches podrían llegar al 70 % del total, una cifra muy considerable si tenemos en cuenta de que el anterior destinada entre el 20 y el 50 %. Ya se adelanta que se contará con una partida de 65 millones de euros, una base mejor que en la edición de 2019, que fue de 45 millones de euros.

Por otro lado, se va a aumentar el precio máximo permitido a 45.000 euros. En el anterior Plan Moves era de 40.000 euros (45.000 euros para familias numerosas), dejando claro que quieren incluir sustitutivos de los actuales pero sin llegar a los de gama alta. Es de suponer que las ayudas serán para comprar vehículos eléctricoshíbridos enchufables y los de pila de combustible; los que tienen etiqueta 0 de la DGT. Ya en la edición anterior se quedaron fuera los coches movidos por GLP y el GNC.

Fuente: La Tribuna de Automoción

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta