El Consejo de Ministros aprobó ayer lo que en su día lo que hace dos semanas adelantaba Cristóbal Montoro: habrá ampliación del Plan PIVE 3, el programa de incentivos a la adquisición de automóviles, con una dotación adicional de 70 millones de euros. Las novedades no se detienen ahí, sino que también habrá una segunda edición del Plan PIMA Aire, que contendrá ayudas para motocicletas, ciclomotores y bicicletas eléctricas y que se abre a los clientes particulares.

Desde el Gobierno señalaban el éxito de las tres primeras convocatorias del Plan PIVE. En un año se han destinado 403 millones de euros a los programas de incentivos a la compra de coches, con 75 millones para la primera edición del PIVE, 150 millones para el Plan PIVE 2, segunda, 70 millones para el Plan PIVE 3 y otros 70 millones para esta cuarta edición. A ello hay que añadir 38 millones destinados al Plan PIMA Aire.

¿Ha compensado esta inversión? Se han renovado cerca de 300.000 vehículos, y se calcula que se ahorrarán 105 millones de litros de carburante al año y de 210.000 toneladas anuales de CO2 (unas cifras que debemos coger con pinzas, ya que es casi imposible predecir consumos y tipo de conducción de coches diferentes de personas radicalemente distintas. De hecho las asociaciones de concesionarios dan cifras aún mayores).

También ha propiciado que se mantengan puestos de trabajo en fábricas y concesionarios. Anfac, la asociación de constructores, apuntan a un beneficio de 4.000 millones de euros… Aunque en nuestra opinión la clave para continuar con la fiesta subvencionadora está en los efectos sobre la recaudación fiscal, que se calcula en unos 1.500 millones de euros, sumados todos los planes.

concesionario

Con la asignación de estos 70 millones de euros adicionales, el Gobierno espera mantener los incentivos a la compra de coches hasta fin de año. Se mantienen las características de las anteriores ediciones del PIVE, con un incentivo de 2.000 euros por vehículo (mil aportados por el Gobierno y otros mil por el concesionario), que se eleva a 3.000 para familias numerosas.

El precio de los automóviles adquiridos no debe superar los 25.000 euros sin IVA (30.000 euros para más de cinco plazas y familias numerosas). El vehículo entregado para el achatarramiento debe ser un turismo de más de diez años o un comercial ligero de más de siete años. Pero hay algunas novedades:

Vehículos para discapacitados: 3.000 euros de ayuda

El PIVE 4 se extiende a los vehículos adaptados a personas con movilidad reducida. Para este caso, la ayuda será de 3.000 euros, idéntica a la que pueden recibir las familias numerosas que compren un coche de más de cinco plazas.

Motos y bicis eléctricas

Por otro lado, el Consejo de Ministros, a propuesta del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, ha aprobado el Plan PIMA Aire 2, que comprende ayudas para la adquisición de motocicletas, ciclomotores y bicicletas eléctricas, y amplía los incentivos para comprar vehículos comerciales y turismos a los particulares. De este modo no solamente habrá ayudas para comprar coches eléctricos.

Las ayudas para vehículos eléctricos serán de 600 euros para las motocicletas (400 aportados por Medio Ambiente y 200 por el concesionarios) y de 350 euros para los ciclomotores (250 del Gobierno y 100 del concesionario). A cambio, habrá que achatarrar un vehículo de igual categoría con más de cinco o siete años, en función del tipo.

En caso de que no se entregue a cambio un vehículo para el achatarramiento, los incentivos se reducen a 500 euros para motocicletas y a 300 euros para ciclomotores, en ambos casos eléctricos. Por su parte, el incentivo para comprar bicicletas eléctricas será de 200 euros y tendrán que contar con una autonomía de entre 20 y 60 kilómetros y una batería que no sea de plomo ácido.

PIMA Aire, ahora para particulares

El Plan PIMA Aire extiende además el plazo para la presentación de las solicitudes hasta el agotamiento de los fondos, que inicialmente ascendían a 38 millones de euros, de los que se han consumido 18 millones, según Sáenz de Santamaría. El programa inicial contemplaba su finalización con fecha 31 de diciembre de 2013.

Además, podrán acogerse al PIMA Aire los clientes particulares. Hasta el momento, el plan estaba limitado a pymes y autónomos, con ayudas para vehículos comerciales ligeros y turismos nuevos o con una antigüedad máxima de un año.

Fuente: Moncloa

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta