Logo de Noticias Coches
Porsche 356 Bonsai (1)
Luis Blázquez

Porsche 356 “Bonsai”: la belleza de la imperfección

Para muchos de nosotros, los coches no son solo un medio de transporte o una herramienta de estatus social, sino también una declaración o expresión personal. De ahí que en numerosas ocasiones queramos darle nuestro toque personal. Pero hay quienes van un poco más allá. Ya hemos visto a muchos artistas transformar “coches normales” en impresionantes obras de arte que son verdaderos atractivos en el paisaje urbano, como este Porsche 356 “Bonsai”.

También sabemos que casi nadie puede escapar del encanto de un Porsche clásico, y el artista de origen estadounidense Daniel Arsham no es una excepción. En realidad, su nombre se ha asociado estrechamente con Porsche, ya que anteriormente reveló modelos “art car” como los varios Porsche 911 dañados o un Porsche 930 personalizado. Tras haber pasado una infancia dibujando zapatillas y cámaras, Arsham se apasionó por los coches fabricados por la marca con sede en Zuffenhausen, que se han convertido en una fuente de inspiración.

En esta ocasión muestra al mundo el Porsche 356 “Bonsai”, un art car inspirado en el concepto estético japonés “Wabi Sabi”, una visión del mundo que busca promover la aceptación de la impermanencia y la imperfección. Este nuevo proyecto se basa en su Porsche 356 Speedster original de 1955, que ha sido concebido de nuevo con un enfoque en adoptar la edad natural y el desgaste de casi 70 años. Lo que estás viendo no es un Porsche 356 gastado, si no uno al que se la ha dado un tratamiento para parecer así de viejo, y el resultado convence.

“El 356 se encuentra en una posición tan interesante dentro del catálogo de Porsche como punto de partida para la marca tradicional. Este vehículo de casi 70 años contiene las raíces de la marca moderna Porsche que conocemos y amamos en la forma más pura”, dice el artista. El 356 “Bonsai” es un esfuerzo conjunto entre el artista americano y John Willhoit, de Willhoit Auto Restoration, y Matthew Ammirati de Bridgehampton Motoring Club para la parte técnica y exterior, POGGY y el director de BerBerJin, Yutaka Fujihara, para el diseño interior.

Arsham pasó los últimos dos años trabajando en este proyecto, desmantelando el automóvil y dejando al descubierto las materias primas que lo componen, tanto a bordo como por fuera, para ilustrar artísticamente la aceptación de la “imperfección” y el paso natural del tiempo. El llegar a la apariencia exterior final que ves, Arsham tuvo que quitar toda la pintura del Porsche, eliminando no solo la capa de pintura de otra restauración, sino también el acabado original y revelando el desgaste natural de los componentes originales de todo el coche.

Eso también incluye todas las soldaduras y marcas, así como las abolladuras. Solo una capa de aceite de linaza protege el metal cepillado en bruto de los elementos. Un molde 3D de bronce patinado que toma la forma de un árbol Bonsai adorna la parrilla trasera del motor, explicando el nombre que Arsham eligió para el coche artístico. Por supuesto, el exterior no habría estado completo sin elementos igualmente desgastados, por lo que el artista hizo todo lo posible para encontrar componentes totalmente originales para el resto del exterior también.

Como tal, las cubiertas de los faros se ven igualmente gastadas, y el roadster alemán también presenta una matrícula veterana de Nueva York con el apellido del modelo. “A lo largo de mi carrera, he mirado a Japón como una fuente de inspiración gracias a su amor y dedicación a la artesanía. Estas sensibilidades fueron la base del 356 ‘Bonsai’. Producimos todos los textiles en Japón con la ayuda de un grupo de artesanos tradicionales”, manifiesta Arsham.

De hecho, el interior sigue los principios de “Wabi Sabi” mediante el uso de textiles japoneses. El artista usó una combinación de boro teñido de índigo, lona cosida Sashiko y denim japonés producido en Okayama en toda la cabina abierta, todos ellos hechos para envejecer bien con el uso continuado. Y aunque el Porsche 356 Bonsai puede parecer viejo por dentro y por fuera, es completamente funcional, con todos los componentes técnicos en proceso de ser devueltos a la vida. Incluso el motor numerado original se ha restaurado a su estado original de fábrica.

Con menos de 4.000 Porsche 356 Speedster actualmente en existencia, el 356 “Bonsai” es realmente único, y Porsche Japan lo exhibirá en Tokio a fines de este año.

Fuente:

Galería de fotod

  • arte
  • coches clásicos
  • Porsche