Hoy te traemos uno de esos coches especiales, que se producen en pequeñas dosis y hacen gala de una exclusividad que ponen los dientes largos… el Porsche 904 GTS, de los que apenas fueron fabricadas 116 unidades.

La marca diseñó en 1964 esta maravilla de Porsche 904 GTS para competir en la categoría GT de la FIA en eventos por todo el mundo. A efectos de homologación debía fabricar al menos 100 unidades de calle, aunque la demanda fue tan alta que podría haber vendido cinco o diez veces más de los que acabaron haciendo.

Su principal virtud era su extremada ligereza. Marcaba en la báscula 655 kilogramos, gracias a que su carrocería estaba fabricada en fibra de vidrio (el primer coche diseñado con estas características), y estaba montada sobre un chasis vigas de acero huecas, para una mayor rigidez. Esto le daría una ventaja más que significativa sobre sus rivales. Además, el 904 GTS también fue el pistoletazo de salida de una fantástica serie de deportivos Porsche, culminado por el Porsche 917, una de las mayores leyendas de Le Mans.

Solamente alguien con mucho poder dentro de la casa podía haber innovado tanto y romper todos los moldes existentes en Porsche en cuanto a diseño y estructura mecánica. Lo era. El responsable del proyecto 904 fue el ingeniero Butzi Porsche, nieto de Ferdinand e hijo de Ferry Porsche, lo que le ayudó a vencer la oposición inicial de otros directivos de la empresa.

Con semejante carrocería, el Porsche 904 (cuyo nombre oficial fue Porsche Carrera GTS debido a la reclamación de Peugeot, como con el 901), necesitaba un propulsor a la altura. Originalmente montaron un motor bóxer de 4 cilindros, con 1966 c.c. que entregaba una potencia de 180 CV a 7.800 rpm, acoplado a un cambio de 5 velocidades y con el que alcanzaba 263 km/h de velocidad máxima.

Poco después, un pequeño lote de 904 fue equipado con un motor de 6 cilindros de dos litros (derivado del Porsche 911derivado). Este 904/6 con dos carburadores Weber que rendía unos 210 CV. Y un motor de ocho cilindros (el 904/8) derivado de la Fórmula 1 con el que alcanzaba los 225 CV. Con ellos el coche competía de forma fantástica. Se impuso en la Targa Florio, el Tour de Francia, los 1000 km de Nurburgring, Le Mans y las 24 Horas de Reims. Incluso logró un segundo lugar en el Rally de Monte Carlo en 1965, pilotado a través de la nieve por Eugen Böhringer (solamente pudo ganarle el Mini Cooper S de Timo Makinen).

¿Y cómo es que nos hemos acordado del Porsche 904 GTS? Pues porque el 904 que ves en las fotos de este artículo, con número de chasis 079, de la segunda mitad del ciclo de producción, está en venta. Fue comprado nuevo por la Scuderia Filipinetti en 1964 y corrió en los circuitos más míticos de toda Europa. Quedó segundo en su categoría en los 1000 km de Nürburgring, segundo en Mont Ventoux y ganó el Rallye de la Baule, el Rally de Lorena y el Rally de I’AGACI.

Se restauró por completo en 2009 y su motor, el 904/6 de seis cilindros, se reconstruyó en 2011. Su sencillez mecánica, fiabilidad y facilidad de manejo, lo convierten en un coche ideal para competir todavía hoy en día… tal y como lo hizo en sus gloriosos tiempos, tanto en equipos privados como en el equipo oficial Porsche.

Si deseas añadir este GTS 904 a tu colección… solamente hay que preguntar por el precio en el enlace que tienes a continuación. Eso sí,al tratarse de un modelo con tanto pedigree (solamente compitió una temporada, ya que al año siguiente se lanzó el 906), es muy apreciado por coleccionistas, que no dudan en pagar hasta un millón de euros por uno de ellos.

Fuente: Maxted-Page.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta