¿Crisis, quién dijo crisis? Lejos de las estrecheces económicas a los que el resto de los mortales estamos sometidos, los grandes bolsillos del país parecen estar dispuestos a seguir haciendo alarde del poderío económico. Un buen coche, o mejor dicho, un coche caro, es uno de los emblemas de distinción de los que pueden presumir de talonario y Porsche, tradicionalmente, siempre ha sido una buena carta de presentación.

La firma automovilística alemana espera finalizar este año con un incremento de las ventas de un 25%, lo que supone comercializar un total de 2.000 vehículos en el mercado español. Este inesperado crecimiento se justifica por la buena acogida que ha tenido en nuestro país la segunda generación del Cayenne y de las versiones diésel e híbrida del Panamera.  Además esperan similar éxito de la séptima generación del 911, gracias, aseguran desde Porsche, a la eficiencia de sus motores, con un consumo de 8,2 litros a los cien kilómetros.

Por otro lado, Porsche continua con su renovación a este lado del mundo, reestructurando los grandes escalafones de poder. En este sentido, Carlos Bartas ha sido normbrado como nuevo director de Posventa de la compañía, en sustitución de Peter Vogel que a su vez se traslada a China para asumir la dirección del desarrollo de la red de concesionarios en el gigante asiático, un gran mercado por explotar donde la marca alemana pretende ganar la delantera.

En sus primeras declaraciones desde su nuevo cargo, Carlos Bartas ha fijado como principal objetivo ” seguir trabajando para que los concesionarios de la red ibérica (29 entre España y Portugal) consigan una buena rentabilidad”.

Vía: Finanzas.com

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta