“La pieza más importante de la historia de ingeniería y diseño de Porsche”. Así ha definido la casa de subastas RM Shoteby’s al Porsche Type 64. Y es algo difícil de discutir, ya que se cree que es el modelo de Stuttgart más antiguo que aun sobrevive. Es tan viejo que, en realidad, es anterior a la fundación de la compañía por casi una década.

Este automóvil fue diseñado por Ferdinand Porsche para una carrera de 1.500 kilómetros entre Berlín y Roma, planeados para hacer en septiembre de 1939. Se basó en el Volkswagen Beetle, también concebido por Porsche y entonces conocido como KdF Wagen, pero se fabricó una carrocería de aluminio muy ligera y aerodinámica. Sin embargo, la carrera nunca sucedió. La Alemania nazi invadió Polonia en las fechas previstas para la carrera y el proyecto 64 fue cancelado de forma efectiva.

Tan solo un coche fue construido, que se convirtió en propiedad del gobierno alemán. Sin embargo, el hijo de Ferdinand, Ferry, construyó dos ejemplares más del Type 64. El chasis #2 se completó en diciembre de 1939 y el #3 se terminó en junio del año siguiente. Este último, en realidad, usó la estructura del primer coche, que fue estrellado por el director general de Volkswagen.

Mientras que el Tipo 64 #2 no sobrevivió a la guerra gracias a las tropas estadounidenses (lo descubrieron y lo acabaron mandándolo al desguace tras usarlo como vehículo de recreo), el chasis #3 sí, y fue retenido por la familia Porsche cuando se mudaron a Austria. Ferry Porsche colocó el nombre de la compañía en la parte frontal del Type 64, lo registró en 1946 y obligó a Battista “Pinin” Farina a restaurarlo, quien más tarde fundó la casa de diseño Pininfarina, en 1947.

Otto Mathe y el Porsche Type 64 en 1952

En 1948, Porsche debutó su primer coche, el 356, y durante una aparición temprana en Austria, el Tipo 64 #3 estaba a su lado. El piloto austriaco Otto Mathé compró el coche de la compañía en 1949 y corrió ampliamente con él a principios de la década de los 50. Mathé se quedó con el pequeño deportivo por el resto de su vida y, poco después de su muerte en 1995, fue vendido al Dr. Thomas Gruber, un historiador de Porsche.

Hechos a mano, las carrocerías en aluminio fueron construidas por la fábrica de carrocerías Reutter (que más tarde se haría conocida como Recaro). Bajo la plataforma original del Escarabajo (misma batalla y misma suspensión) se escondía un motor carburado de 985 cm3 capaz de entregar una potencia máxima de 50 CV. Con una masa de apenas 540 kilos, el Porsche Type 64 era capaz de alcanzar los 150 km/h de velocidad punta.

En agosto de este mismo año, RM Sotheby’s subastará el Type 64 #3 en Monterrey, y se espera que alcance un precio cercano a los 20 millones de dólares, casi 18 millones de euros. Es totalmente original y también viene con una serie de piezas de repuesto. Para convertirse en el Porsche más caro de la historia, debe vencer al 917 K utilizado en la película Le Mans (1971), que recaudó 12,5 millones en 2017.

Fuente: RM Shoteby’s
Galería de fotos (cortesía de RM Sotheby’s):

Ver galeria (27 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta