Este clásico fue sorteado entre los miembros del PCA en el año 2011 y entregado a su nuevo propietario. El proceso de restauración pudo seguirse por Internet. El 911 T ha sido restaurado a imagen de lo que fue por los expertos de Porsche Classic en su ciudad de nacimiento, Stuttgart, donde fue producido originalmente para el mercado estadounidense. “Made in Germany” por segunda vez después de 38 años.

Porsche 911 T Coupé versión EE.UU.

El 911 T Coupé versión EE.UU. surge en el último año de producción del llamado modelo F. Llevaba un motor bóxer de seis cilindros refrigerado por aire, con una cilindrada de 2.4 litros y una potencia de 140 CV a 5.600 revoluciones por minuto. Su velocidad máxima es de 205 km/h. Este Porsche se caracterizaba por su estrecha carrocería y su acabado en la clásica combinación de colores plata metalizado (exterior) y negro (interior).

Paul Gregor, del Porsche Club Service, decía: “La forma de la carrocería, la combinación de color y el año de producción hacen que este vehículo sea extremadamente popular entre los coleccionistas y le garantiza un buen valor residual”. Sin embargo, había poco de esto antes de la restauración. Los especialistas en el taller de Porsche Classic recibieron un coche sin faros ni ventanas. La pintura había desaparecido de muchas partes e, incluso, algunas cosas “hechas en casa” no provenían del equipamiento original del coche.

Nada se conoce hoy de la historia de este automóvil y, el largo periodo que ha estado fuera de servicio, significa que ha sufrido claramente los estragos del tiempo. Hasta había nidos de pájaros se han encontrado en la parte inferior.

En el taller de Porsche Classic, cercano a Stuttgart, el trabajo se realiza solamente con herramientas originales, recambios originales (o piezas reproducidas sobre la base de los dibujos originales) y utilizando datos y dimensiones también originales. Para Alexander Fabig, responsable de Porsche Classic: “Cada año restauramos unos 250 Porsche clásicos de todo el mundo, desde el 356 hasta el último 911 refrigerado por aire, el 993”.

El trabajo en el 911 T ha llevado justo un año, desde su desmontaje completo hasta la transformación final. Desde el primero hasta el último tornillo, no hubo una sola pieza que no pasara por las manos de los expertos de Porsche Classic para ser revisada, renovada o reemplazada. Así se desmontó el motor:

Y así lo volvieron a montar:

Trabajos con la caja de cambios:

Para los trabajos en la carrocería los mecánicos usaron también piezas originales o reproducidas sobre la base de la documentación del coche. Luego, se emplearon los últimos métodos para el tratamiento de la carrocería y su protección contra la corrosión.

El recubrimiento por inmersión electroforética es un proceso estándar en la industria del automóvil. Esto garantiza la imprimación óptima de la carrocería y, por eso, también se utiliza en la restauración completa de vehículos en Porsche Classic. Los expertos de Porsche Classic han ido evolucionando con el tiempo y sólo usan base de agua para las múltiples capas de pintura, por razones medioambientales. Jochen Bader, gerente del taller de Porsche Classic, aseguraba: “Este 911 está mejor ahora que cuando era nuevo”. Así se pintó:

Y así se restauró el interior del Porsche 911 T Coupé:

Vía: Porsche Classic

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta