Ya desde 2018 se viene hablando del Aston Martin DB5 Goldfinger. La marca británica quiso rendir un homenaje muy especial al que probablemente sea su vehículo más famoso. El coupé apareció por primera vez en las películas de James Bond en 1964 y desde entonces su popularidad se disparó. Anunciaron una producción adicional de 25 unidades para revivir a este ejemplar y la primera ya ha pisado las carreteras.

Las míticas instalaciones de Newport Pagnell se prepararon para fabricar estos DB5 Goldfinger Continuation siguiendo los estándares clásicos. En la cadena de producción se siguen las mismas técnicas artesanales que se aplicaron al fabricar los 900 DB5 originales. Se calcula que se tardan alrededor de 4.500 horas en completar cada uno de estos, porque además hay que sumar todos los detalles que se pudieron ver en las películas.

El Aston Martin DB5 Goldfinger «Job 1» ha sido completado con todas las propuestas de EON Productions, la productora de las películas de James Bond. Es por ello que su exterior cuenta con detalles como el sistema de pantalla de humo trasero, el sistema de expulsión de aceite trasero (simulado), las placas de matrícula giratorias delanteras y traseras, ametralladoras simuladas de doble frente, escudo trasero resistente a las balas, arietes delanteros y traseros o panel del techo del asiento del pasajero extraíble (opcional).

La mayoría de accesorios son completamente funcionales y han sido supervisados por el propio Chris Corbould, supervisor de efectos especiales de las películas. A lo anteriormente citado hay que sumar un interior con detalles como el mapa con radar simulado de seguimiento de pantalla, teléfono en la puerta del conductor, botón actuador en pomo de engranaje, reposabrazos y consola central de conmutación montada en la consola central, armas ocultas bajo el asiento/bandeja de almacenamiento o mando a distancia para la activación del sistema.

Todos los Aston Martin DB5 Goldfinger tienen su carrocería de aluminio pintada en el color Silver Birch, igual que el original, y cuentan con la mecánica de seis cilindros en línea y 4.0 litros. Consigue una potencia de 290 CV y va ligada a una transmisión manual ZF de cinco velocidades. Presenta unos frenos de disco hidráulicos servoasistidos tipo Girling y dirección de cremallera y piñón (sin asistencia). El primero ya ha salido de fábrica y va a parar a su afortunado cliente, el resto se irán entregando durante la segunda mitad de 2020.

Galería de fotos:

Ver galeria (40 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta