Con el estado de alarma en el que vivimos por el coronavirus hemos visto como los desplazamientos han sido limitados a unas pocas situaciones. Esto se traduce en miles de coches parados durante un largo periodo de tiempo (llevamos ya un mes), algo que podría no ser demasiado beneficioso. Esta inactividad requiere un especial cuidado en los coches diésel, a juzgar por los problemas mecánicos que han sido reportados recientemente por el RACE.

El Real Automóvil Club España alertaba de que su servicio técnico había registrado un incremento de avisos por un problema en los modelos de gasóleo desde el inicio del estado de alarma. Se trata del filtro de partículas diésel o DPF, un componente al que le sienta especialmente mal que el coche esté mucho tiempo parado. La falta de uso o el uso en trayectos cortos hace que el filtro se obstruya o se sature y que salte el testigo que lo notifica en el cuadro de instrumentos.

Que el coche esté parado o no se mueva el tiempo suficiente en los trayectos provoca que el filtro de partículas diésel no pueda realizar el proceso de regeneración de forma correcta (puede tardar unos 15-20 minutos). Eso hace que no se haga su limpieza y que se acumulen las partículas hasta saturarlo parcial o completamente. No tiene porqué tratarse de un problema grave a priori, pero tampoco es una situación óptima para el vehículo y debería alertarnos. En caso de no enmendar la situación podría causar una avería más grave y cara.

Para evitar esta obstrucción del filtro de partículas en los coches diésel hay algunas recomendaciones a seguir. Si los trayectos van a ser cortos y no se puede hacer otra cosa (normal con el estado de alarma) es recomendable llevar el coche más alto de vueltas de lo habitual para eliminar ese hollín acumulado, aunque cuidado con hacerlo en frío. En algunas ocasiones también se puede provocar un ciclo de regeneración forzado, ideal para cuando no queda más remedio que estar parado (consultarlo en el manual de usuario). En todo caso, hay que tratar de evitar los trayectos urbanos y las bajas revoluciones, que son el principal enemigo del filtro.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta