Hace tiempo os hablamos de las luces del coche y como hacer un correcto uso de ellas. Pero también encontraremos otro tipo de testigos del coche, que se iluminarán en caso de que haya algún problema o avería. Aunque cada coche es un mundo y cada marca utiliza sus propios sistemas, hay bastante consenso en cuanto a las señales luminosas del panel de instrumentación. Por eso hemos querido hacer un repaso a los distintos indicadores que existen.

Cuando se encienda uno de estos testigos luminosos lo principal será mantener la calma y prestar atención. Lo primero es identificar el color de la luz, pues el nivel de peligrosidad dependerá de ello. Como en los semáforos, las alertas de color rojo son las más graves, en ese caso habrá que parar el vehículo de forma inmediata y avisar a la asistencia.

Los testigos amarillos o ámbar no necesitarán la inmovilización inmediata del vehículo, pero sí es conveniente parar y consultarlo con un profesional. En caso contrario, la luz podría pasar a ser de color rojo. También habrá otros colores como azul, verde o blanco que son meramente informativos, no significa que haya ningún tipo de avería simplemente que se está utilizando algún sistema o están activas algunas luces.

Presión o nivel de aceite

Si se enciende este testigo en color rojo lo más probable es que la presión del aceite sea inferior a lo mínimo necesario para que el motor esté lubricado. En algunos coches se enciende al dar el contacto y hasta que el motor es arrancado. Cuando se ilumina significa que apenas hay aceite en el cárter lo que puede provocar problemas mayores como el gripaje del motor.

 

Temperatura del líquido refrigerante

Este testigo se enciende siempre que el líquido refrigerante alcanza una temperatura por encima de lo debido. También se encenderá en caso de que el nivel del refrigerante sea bajo o directamente no haya. En algunos casos bastará con parar y dejar que el motor se enfríe, pero conviene estar atento para evitar averías de mayor calibre.

 

 

Fallo en el alternador o la batería

Este testigo también suele encenderse en algunos modelos con el motor parado. Pero si persiste con el motor arrancado puede significar que el alternador tiene algún tipo de problema y no es capaz de cargar la batería o de dar energía a algunos sistemas del coche. Esto podría hacer que la batería se descargase por completo e incluso que el vehículo se pueda parar en marcha.

 

Freno de mano o frenos

Este testigo es el que se enciende cuando está el freno de mano puesto. Dependiendo del modelo puede ser el icono con la exclamación u otro con la ‘P’. Si se enciende durante la marcha conviene revisar que el freno de mano esté completamente bajado. Otra de las razones principales podría ser que el líquido de frenos tiene un nivel bajo. Si esto ha ocurrido hay que tener cuidado a la hora de detener el vehículo, pues el tacto del pedal será diferente y la frenada podría no ser regular. Hay otro testigo de color ámbar sin nada dentro y con paréntesis discontinuo que indica que las pastillas de freno están desgastadas.

 

Puertas

Es uno de los testigos más fáciles de leer. Indica si alguna de las puertas, el capó o el maletero están abiertos para que no retomemos la marcha de esta forma. En los coches actuales suele indicar cuál es la puerta que está abierta y se quita en el momento que la cerramos.

 

 

Airbag

Cuando se enciende este testigo significa que alguno de los airbag no está funcionando correctamente. En los coches más antiguos solía haber un testigo por cada airbag. No quiere decir que sea algo malo, ya que a veces conviene llevar desactivado el airbag del pasajero (por ejemplo cuando hay un sistema de retención infantil) y en ese caso la luz estará encendida. Es conveniente revisar las conexiones.

 

Cinturón

Aunque se ilumine en color rojo, este testigo no avisa de una avería. Se enciende cuando alguno de los pasajeros no lleva el cinturón de seguridad puesto y por lo tanto no es recomendable arrancar. Suele venir acompañado de una señal acústica cuando se supera cierta velocidad o se supera el minuto en movimiento para recordar el usuario que lo utilice.

 

 

ABS

Este indicador quiere decir que el sistema antibloqueo de frenos no está funcionando correctamente. Es probable que justo a este testigo se encienda también el del control de estabilidad, que funciona con ayuda del ABS. Aunque se puede seguir circulando, no es recomendable debido a el peligro que podría ser enfrentarse a una frenada de emergencia.

 

 

Dirección asistida

Cuando se enciende este testigo quiere decir que la dirección asistida no está funcionando correctamente. Técnicamente es posible seguir conduciendo sin ella (antiguamente los coches no la tenían), pero no es para nada recomendable. Presentará una dureza superior y además puede haber riesgo de dañar el mecanismo de la dirección.

 

Anomalía de gases

Este indicador de color ámbar aparecerá en algunas situaciones en las que se registran parámetros anormales relacionados con el motor. Puede haber algún fallo en el sistema de inyección, en el encendido o en cuando a los gases del escape. Si parpadea es posible que se haya activado un modo de emergencia en el motor para minimizar los daños. En cualquier caso, lo mejor es parar y comprobar si se apaga la luz pasado un rato. Si persiste es mejor visitar a un profesional.

ESP

Este testigo se encenderá siempre que esté funcionando el control de estabilidad, de forma que deja de enviar potencia a alguna de las ruedas para que la tracción sea óptima. En algunos coches se puede desactivar este control manualmente (no es aconsejable en carretera abierta) y en esos casos la luz permanecerá todo el rato encendida.

 

Precalentamiento del motor

Este testigo con forma de resistencia nos avisa de un precalentamiento del motor. Se puede encender al poner el contacto y en ese caso deberíamos esperar a que se apague para arrancar el motor. Durante la marcha si comienza a parpadear podría indicar un fallo en el control del motor y sería conveniente parar inmediatamente.

 

Presión de los neumáticos

Este testigo ha sido incorporado obligatoriamente a los coches en los últimos años. Sirve para indicarnos que alguno de los neumáticos tiene una presión incorrecta. En este caso se tendrá que proceder a parar, comprobar cuál es la rueda afectada y proceder a su inflado hasta alcanzar la presión recomendada por el fabricante. Una vez estén los cuatro neumáticos con su presión correcta habrá que inicializar el sistema de nuevo.

Combustible

Probablemente uno de los que estamos más acostumbrados a ver. Este indicador se enciende cuando el combustible alcanza un nivel bajo y es recomendable repostar. Dependerá de la marca y el modelo el momento en el que se ilumina, pero suele ser cuando el nivel está por debajo de un cuarto de depósito, llegando a la reserva, cuando quedan en torno a los 50-80 kilómetros de autonomía.

Nivel AdBlue

Hay algunos modelos diésel que utilizan el AdBlue para reducir sus emisiones de óxido de nitrógeno (NOx). Se encuentra en un depósito auxiliar y el coche también nos avisará cuando el nivel del AdBlue es bajo. Normalmente se irá avisando de la autonomía, así que habrá bastante margen para su repostaje. No es conveniente apurar, pues en cuanto se agote, el vehículo no arrancará por seguridad.

Bombilla fundida

En muchos vehículos existe un testigo que nos avisa de que hay una bombilla fundida. En algunos casos se indicará de cuál es la luz afectada, en otros habrá que comprobarlo a la vieja usanza: observando el coche desde fuera.

 

 

 

 

Filtro partículas diésel

Este indicador solamente estará presente en coches con motores diésel. Se ilumina cuando hay algún tipo de problema con el filtro de partículas. Suele medir la presión antes y después de dicho filtro, por lo que indicará al conductor el tipo de conducción recomendada para enmendar ese problema.

 

Líquido limpiaparabrisas

Otro testigo que se suele ver y cuya importancia no es vital. Cuando nos quedamos sin líquido limpiaparabrisas se encenderá para que procedamos a su llenado. Suele ser importante para que la visibilidad sea óptima.

 

 

Asistente cambio de carril

Cada vez hay más modelos que incluyen el asistente de cambio de carril entre su equipamiento. Cuando el LDW (Lane Departure Warning) está activado suele estar de color naranja y cuando el coche detecta las líneas de la carretera se pone de color verde. En algunos casos habrá alerta sonora o vibrará el volante si cambiamos de carril sin poner el intermitente. En otros el coche nos intentará mantener en el carril.

Control de crucero

Otro de los asistentes que cada vez es más popular en los automóviles y que nos facilitan la conducción. El control de crucero tiene un indicador de color verde para mostrar que está funcionando. Dependiendo de su tipo, será adaptativo y en algunos casos, capaz de retomar la marcha tras una parada.

 

 

 

 

Start & Stop

El sistema Start & Stop es instalado en algunos motores para tratar de reducir su consumo. Este testigo se encenderá cuando el conductor haya desactivado el sistema de forma voluntaria o cuando el Start & Stop no está funcionando. Esto puede deberse a que el motor no ha alcanzado todavía la temperatura adecuada o a que el climatizador está funcionando a un nivel muy alto.

 

Pisar el pedal del freno

Este testigo solamente es posible verlo en coches con cambios automáticos. Se puede iluminar en color ámbar para indicar al conductor que pise el pedal del freno antes de mover la palanca de cambio. De esta forma se evita que el coche se pueda mover cuando no hay nadie a los mandos. Cuando se haga caso a la indicación pasa a ponerse de color verde.

 

 

 

 

Fuente – RACE / Autofácil

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta