Un conductor ha denunciado que el reflejo de un edificio de la ciudad londinense ha dejado su coche derretido, concretamente un Jaguar XJ. Se trata del edificio Walkie Talkie, que debido a su estructura acristalada refleja intensamente la luz en las calles de alrededor cuando hay sol en la ciudad.

El ciudadano Martin Lindsay estacionó su Jaguar en la calle Eastcheap de Londres mientras acudía a una reunión de negocios. Volvió apenas dos horas después y Lindsay se encontró con un coche muy diferente. Su Jaguar XJ olía a plástico quemado. Y no solamente eso. Había grandes daños en el retrovisor, una ventanilla y gran parte de la carrocería del coche empezaba a cambiar de forma. Las imágenes que publicaba la BBC desde su cuenta de Twitter son escalofriantes:

Ante el problema se ha puesto en marcha una investigación. Por si las moscas, mientras tanto, los responsables del rascacielos han acordonado varias plazas de aparcamiento que se encuentran debajo del edificio.

Todo parece indicar que este rascacielos, que ha sido diseñado por el arquitecto neoyorquino Rafael Viñoly, refleja la luz del sol con demasiada intensidad hacia la calle a ciertas horas del día. Y aunque  el caso de este Jaguar es el primero que conocemos, parece que no ha sido el primero en sufrir los reflejos de este edificio. Eddie Cannon, un trabajador de la zona, asegura también su Vauxhall Vivaro (el Opel Vivaro de aquí) habría sufrido daños similares a los del Jaguar.

Aunque los diseñadores del Walkie Talkie están estudiando si estos problemas pueden ser ciertos, ya se han compormetido a cubrir los gastos de la reparación del coche de Lindsay. Y es que uno puede saber cómo cuidar su coche del sol, prestando especial atención a la carrocería, pero ante semejante cantidad de radiacción solar, puede que no sean suficiente.

Fuente: The Verge
Vía: El Mundo
Foto: cc Flickr Duncanh1

1 COMENTARIO

Deja una respuesta