Desde principios de de 2010 China es el primer mercado mundial de automóviles. Eso produjo que, poco después, desbancase a Japón como primer fabricante de coches del mundo. Y es que mientras los mercados de todos los rincones del globo se aprietan el cinturón y tratan de sortear la crisis como buenamente pueden, China es uno de los pocos países que lograron parar la recesión e impulsar las ventas de vehículos.

No cabe duda de que China continuará desempeñando un papel clave en la industria automotriz en los próximos años (hasta “nuestra” Seat pelea ya por ese gigante mercado) y la automoción se ha convertido en uno de los pilares de toda la indstria del país. No solo por la fabricación y venta de coches, sino que además, hay que contruir toda esa la infraestructura para que los propietarios de los coches nuevos puedan sacar el máximo provecho de ellos.

Uno de los mejores ejemplos de esto es el puente Jiaozhou Bay, la prueba viviente de que lo imposible es en realidad posible, cuando se tienen los conocimientos, los recursos y los trabajadores necesarios para hacer semejante obra. Es un puente que conecta a la ciudad portuaria Qingdao, con una isla y el suburbio industrial de Huangdao. Como la geografía china no es el fuerte de muchos, vamos directamente a los datos más impresionantes:

  • Longitud total: 42,5 kilometros.
  • Construido en tan sólo cuatro años.
  • Tiempo total para cruzarlo: 30 minutos de tiempo total.

Un puente más largo que un maratón. Tela. Esta es su historia. Todo comenzó a finales de 2007, y el primer coche cruzó en el puente el 30 de mayo de 2011. Ahora, son 30.000 vehículos los que lo cruzan todos los días, ya que reduce la distancia entre las áreas urbanas de Qingdao y Huangdao en 29 kilkómetros.

Fueron más de 10.000 los trabajadores que construyeron más de 5.000 pilares, que protegen el puente en caso de desastres naturales. Los funcionarios locales aseguran que el puente puede soportar un terremoto de magnitud 8, tifones graves y hasta el impacto de un barco de 300.000 toneladas.

puente-mas-largo-del-mundo-china-11

Para hacerlo, en esos cuatro años que duró su construcción se emplearon 450.000 toneladas de acero y 2,3 millones de metros cúbicos de hormigón. Para ponernos en perspectiva, es el equivalente a 65 torres Eiffel. Tiene seis carriles y un ancho de 33,5 metros, para evitar la congestión y proporcionar una solución de tránsito rápido para aquellos que quieren viajar de un lado de la bahía a la otra sin ningún problema.

El proyecto, además incluye un túnel de 9,47 km de longitud, construido 81 metros por debajo del nivel del mar y que costó 1.100 millones de dólares.

Ahora que hablamos de dinero. Aunque China sigue siendo un estado comunista y el costo total del proyecto es más o menos desconocido, se habla de 1.500 millones de dólares… aunque hay informes que asegurasn que se alcanzaron los 8.800 millones.

¿Caro? Bueno, crear el puente más largo sobre el agua no debía ser barato. Aunque el récord estaba garantizado ya que el segundo de la lista,  de 36 km de longitud, también está en China, en la bahía de Hangzhou. Pese a todo, ha tenido críticas, porque no se entiende que un puente que puede soportar impactos de megabuques no tenga algunos elementos de seguridad básicos como señales y sistemas de iluminación. Aunque eso fue en la inauguración y ahora estos elementos fueron reparados en los meses siguientes.

Como muchos de nosotros no tendremos la oportunidad de ver el puente en directo, disfruta del vídeo a continuación y de la galería de fotos:

Fuentes: Autoevolution, Wikipedia.
Galería de fotos
(vía grandstroy.blogspot.com):

Ver galeria (12 fotos)

2 COMENTARIOS

Deja una respuesta