Con modelos como el Lamborghini Miura hay veces que sobran las palabras. El modelo que salió de la pluma de Marcello Gandini hace más de 50 años, marcó una época y asentó las bases de los deportivos actuales. Por eso está considerado como uno de los mejores Lamborghini de la historia y hoy en día cotiza al alza debido a su exclusividad (solamente se hicieron 763 unidades entre 1966 y 1972). Aunque la punta de la lanza podría ser el Lamborghini Miura SVR que os traemos hoy.

En su momento, el Miura SV fue el tope de gama del modelo con su motor V12 de 4.0 litros, que desarrollaba 385 CV. Pero la marca italiana parecía dispuesta a llegar más lejos y lo consiguió con el Miura Jota, que elevaba su potencia hasta los 440 CV. Aunque ese ejemplar quedó destruido en un accidente, los de Sant’Agata ya tenían las ideas claras. Lanzaron a la venta seis unidades del Miura SVJ y posteriormente el espectacular Miura SVR.

Si el desarrollo del Jota fue obra del piloto Bob Wallace, podemos decir que la creación del Lamborghini Miura SVR no podía haber sido posible sin Heinz Straber. El importador alemán compró en 1974 una unidad de Miura S, concretamente la que tenía número de chasis 3781. Había sido fabricada en noviembre de 1968 y venía de fábrica con el color Verde Miura y el interior en negro. Entonces hizo una petición muy especial que lo llevaría de vuelta a Sant’Agata.

Para convertirlo en el Lamborghini Miura SVR se necesitaron 18 meses de trabajo. Se le instaló el potente motor del Jota, que ya hemos mencionado, pero hubo un buen número de modificaciones adicionales. Lo más destacado fue el kit de carrocería SVR, más ancho y radical, con el llamativo alerón sobre el techo. También era reconocible por esas características llantas BBS o por el interior con asientos deportivos Recaro.

A pesar de lo especial de su petición, Straber no conservó demasiado tiempo su joya. En 1976 fue comprado por Hiromitsu Ito, que se lo llevó a Japón, donde levantó mucha expectación. Tanto es así, que inspiró los cómics de manga de ‘Circuit Wolf’ y fue elegida por Kyosho para hacer una maqueta. Este ejemplar ha permanecido las últimas décadas en Japón y ahora se ha sometido a una completa restauración.

El trabajo ha sido llevado a cabo por Lamborghini Polo Storico, que lo ha tenido los últimos 19 meses, ya que ha sido una tarea compleja. Al parecer, el estado del vehículo no era nada óptimo y se han tenido que guiar por las modificaciones de 1974 y no por la hoja de producción original de 1968. Las únicas modificaciones han sido unos nuevos asientos, arneses de cuatro puntos y la barra antivuelco extraíble. El Lamborghini Miura SVR totalmente restaurado ha sido exhibido en el Circuito Nakayama de Japón.

Fuente: Lamborghini

Galería de fotos:

Ver galeria (14 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta