El Salón de Ginebra contará con la presencia de un fabricante local, el creador de sueños Rinspeed, que mostrará el último de sus prototipos, el Rinspeed MicroMAX, un curioso tipo de transporte urbano vertical del que ya habíamos conocido los primeros datos.

El vehículo, ideado por Rinspeed y desarrollado conjuntamente con la compañía de componentes electromecánicos Esoro, mide 3,7 metros de largo y 2,2 metros de alto. En esas medidas tan limitadas, ofrece capacidad para el conductor, tres pasajeros (que viajan en posición casi vertical), además de su equipaje.

El espacio interior del Rinspeed MicroMAX  está pensado para disfrutar del viaje (salvando los inconvenientes de ir casi de pie). Los pasajeros disponen de máquina de café y frigorífico. Además incorpora la tecnología urbanSWARM de la firma Harman, en el que se combinan los distintos dispositivos de infoentretenimiento que ofrece esta compañía con la plataforma Harman Cloud. Con ella, los distintos vehículos conectados envían información en tiempo real, con lo que se puede conocer la situación del tráfico en vivo. Dentro del vehículo, el sistema se usa a través de una pantalla de alta definición de 19 pulgadas

Esto facilitará que los MicroMAX se puedan recoger en aparcamientos específicos, para ser conducidos por los propios usuarios o para un uso compartido. Gracias a la nube de urbanSWARM, los usuarios potenciales conocerán las rutas que están realizando los vehículos, sus destinos, el número de ocupantes… para saber si contemplar la opción de coger un MicroMAX.

Los acabados son obra de los especialistas de la firma Hornschuch, y la tapicería ha sido realizada por Strähle&Hess. Las ventanillas de Plexiglas (casi el doble de ligeras que el cristal convencional), son del fabricante Evonik y contribuyen a la seguridad del vehículo y a reducir su peso.

Ver galeria (18 fotos)

En cuanto al apartado mecánico, Rinspeed valoró dos opciones, una dotada de motores eeléctricos en las ruedas, donde la principal preocupación fue la refigeración de los mismos mediante soluciones aerodinámicas mientras que la segunda opción aboga por instalar un sistema de tracción tradicional. Al final se han decantado por la primera opción, dada la mayor flexibilidad y el centro de gravedad más bajo que ofrecía.

Cada motor tiene una potencia de 32 kW y un par motor de 132 Nm, suficiente para mover al MicroMax hasta 95 km/h de velocidad máxima. La energía procede de un pack de baterías de litio que le proporciona una autonomía máxima de 100 kilómetros con cada carga. Para circular por el entorno urbano, el MicroMAX emite un sonido artificial cuando hay peatones, que imita el ruido de un motor de combustión.

Desde Rinspeed se atreven a realizar pronósticos del coste de este diseño llevado a un nivel de producción en masa. Una versión básica podría llegar al mercado con un precio de unos 5.000 euros, mientras que una más completa llegaría hasta los 10.000 euros. Con estos precios serían unos vehículos que tendrían éxito para el tráfico urbano, aunque se trata de una estimación un tanto optimista, a nuestro entender. El mismo optimismo que se respira en su vídeo oficial, por cierto:

Fuente: Rinspeed

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta