Fue el icono de toda una generación que deseaba un coche parlante, una chupa de cuero y unos pantalones ajustados. Kitt es, con casi toda probabilidad y el permiso de algunos otros, el coche más famoso de la televisión. Los muchos aficionados españoles de la serie están de suerte, gracias a un compatriota fanático de las aventuras de “El coche fantástico”.

José Antonio Soto, que así se llama, vecino de Vélez-Málaga y mecánico de profesión, se quedó maravillado cuando en 1985 vio por primera vez a Kitt y Michael Knight. Tal fue su pasión que decidió estudiar mecánica y viajar a Estados Unidos para poder ver al vehículo in situ, un sueño que nunca llegó a realizarse.

Para resarcirse, adquirió varios modelos del Pontiac, el vehículo que conducía David Hasselhoff y que convirtió, tras horas de taller, en sus propios coches fantásticos. La suerte de José Antonio cambiaría para siempre en 2007, cuando compró por internet, después de pelear en una subasta, una de las doce réplicas originales que se hicieron para la serie, y que hasta ese momento descansaban en un museo londinense.

“Conseguí traérmelo, lo desmonté entero y volví a montarlo y logré conservar muchas piezas originales, mientras que otras, como la tapicería, tuve que cambiarlas”, asegura José Antonio. El vehículo tiene el mismo cuadro de mando que el televisivo, una matrícula como la original y el peculiar escáner de luz roja, símbolo que hizo famoso a Kitt en todo el mundo. Además, conserva las grabaciones originales del rodaje. Aunque el coche es un “abuelete” de más de 30 años, su dueño lo conserva en perfecto estado.

Todos los seguidores de la serie, que quieran probar la experiencia de sentarse a bordo del auténtico coche fantástico, pueden alquilar el kitt “español” a través de la web, elcochefantástico.info.

Vía: ElEconomista

4 COMENTARIOS

  1. El domingo pasado alquilé el coche para el 40 cumpleaños de mi marido, ha sido el mejor regalo de su vida. Impresionan el coche y la amabilidad y buen hacer de su dueño, Jose Antonio. Disfrutamos del regalo toda la familia. Y por cierto, tiene los tapacubos negros.

Deja una respuesta