La de poner una instrumentación digital es una tendencia que se sigue extendiendo en el panorama actual. Hace tiempo se trataba de un equipamiento exclusivo que solo podía montarse en coches de alta gama. Sin embargo, la tecnología se va democratizando y ahora puede estar disponible en todo tipo de vehículos. Los últimos en recibirla son los Seat Ibiza y Arona, que ya pueden montar el Digital Cockpit propio de la marca.

En Seat ya se ofrecía este elemento en el León y en el Ateca desde principios de este mismo año. Ahora se extiende a los pequeños de la casa, siendo de los primeros en montarlo en sus respectivos segmentos, el Seat Ibiza en el de los utilitarios y el Seat Arona en el de los SUV pequeños. El cuadro de instrumentos digital es totalmente personalizable y ayuda al usuario a tener un control de la información más preciso y dinámico.

Técnicamente se trata de una pantalla de 10,25 pulgadas (26 centímetros) con un tamaño de 1.280 x 480 píxeles y con una resolución alta de 133 pixeles por pulgada. Por su situación, detrás del volante, hace que sea fácil consultar datos sin quitar la vista de la carretera. Puede guardar hasta tres perfiles por vista para adaptarse a diferentes conductores y en cualquiera de las vistas se muestran los datos obtenidos del trayecto (consumos, kilómetros, etc).

La personalización del Digital Cockpit pasa por tres pantallas principales de información:

  • Vista clásica: se muestra las esferas de la velocidad y revoluciones junto a información adicional entre ellas y en otras pequeñas circunferencias.
  • Vista digital: convierte la pantalla en un mapa interactivo con información del entorno, además de la información adicional.
  • Vista dinámica: se centra en las elecciones del conductor, que decide qué datos son más importantes.

Fuente: SEAT
Galería de fotos:

Ver galeria (7 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta