En los últimos meses estamos viviendo una enorme polémica en torno al diésel. El que había sido el combustible de referencia hace una década ha sufrido una dura demonización e incluso el Gobierno ha mostrado su intención de acabar con él. Sin embargo, no todo lo que se está diciendo sobre el diésel es cierto y el sector de la automoción se ha querido unir para dejarlo claro. Han realizado una carta abierta en la que expresan su opinión sin pelos en la lengua.

Anfac (patronal de fabricantes), Aniacam (importadores), Faconauto (concesionarios), Ganvam (posventa y segunda mano) y Sernauto (recambios) firman un documento que comienza pidiendo prudencia y rechazando muchas afirmaciones inexactas que se han hecho sobre este combustible. En primer lugar dejan claro que el diésel no es más contaminante que la gasolina, al menos si hablamos de los modelos actuales.

Los diésel destacan por sus bajas emisiones de CO2, alrededor de un 15 % inferiores a los gasolina (también con un consumo un 25 % inferior). Cuando pasamos a hablar de otras emisiones contaminantes, como los NOx y las partículas, los diésel actuales están a niveles equivalentes a los gasolina. El problema está con los más antiguos (a partir de 10 años), pero eso pasa con ambos combustibles, por lo tanto la solución no es gravar el diésel sino ayudar a modernizar nuestro envejecido parque móvil.

Estas asociaciones destacan sus inversiones en I+D+i que han conseguido que los diésel nuevos emitan un 84% menos de emisiones NOx y un 91% menos de partículas que hace 15 años. Al mismo tiempo se ha ido avanzando en sistemas de propulsión alternativos como los híbridos, PHEV, eléctricos o los GLP y GNC; todo por dar al usuario una alternativa que se adaptara a sus necesidades.

De esta forma queda clara la implicación del sector de la automoción con la causa, trabajando día a día por lograr reducir las emisiones y hacer una movilidad más limpia. Por eso reclaman que no se ataque directamente al diésel (ni a otras tecnologías) sin fundamento y haciendo que sus inversiones y las del usuario puedan caer (véase la devaluación actual de un coche diésel). Si hay demandas se tienen que hacer desde el conocimiento y aportando datos, algo que no se está haciendo actualmente. De hecho, la situación ha derivado en un incremento de las emisiones de CO2 debido a la mayor demanda de coches de gasolina.

Queda claro que el sector está remando a una y que no están nada conformes con la situación actual. Veremos si sus demandas son atendidas o si todo sigue igual. Os compartimos nuestra opinión acerca del diésel (un año atrás) y también la carta original de estas asociaciones para evitar cualquier ápice de opinión en este artículo.

Fuente: Anfac

1 COMENTARIO

  1. Yo creo que todo esto es una gran campaña de marketing, para que la gente se cambie el coche y compre uno nuevo.
    A si mismo, sirve para que las empresas de automoción reciclen personal y nadie diga nada… por que es ecologico.
    Hace 25 años ya pasó… pero con los de gasolina … todo el mundo se los quitó de encina y se compró Diesel, porque eran más ecológicos… !!!!!!
    El eléctrico sólo sirve para lucir chapa … no me imagino una gasolinera antes de un puente con una cola delante tuyo de tres o más coches, esperando para carga rápida 40 minutos por coche …. ja, ja, ja. Si hoy estas una hora y llenarlo de combustible son 10 minutos

Deja una respuesta