Si estás en sintonía con lo que está sucediendo en el mundo del automóvil, puede que estés familiarizado con el SHERP, un vehículo todoterreno de tamaño compacto que ha nacido en las gélidas tierras de Rusia. Y si su aspecto te llama la atención, es porque es diferente a cualquier otra cosa en la tierra. Ahora, la compañía ha lanzado su última versión llamada, el SHERP The Ark (El Arca).

A las empresas que hacen vehículos off road especializados les gusta hacer gala del término “imparable”, pero en realidad es una exageración bastante generalizada. Incluso un Jeep Wrangler o un Land Rover Defender se verán obstaculizados por condiciones que parecen no presentar tantos problemas como luego lo son en verdad: véanse pantanos, aguas profundas, ingentes cantidades de nieve, etc. Pero el SHERP The Ark sí que es realmente imparable.

¿Creías que la tracción a las cuatro ruedas era buena? ¿O que los sistemas de BMW y Audi eran la repera? Prueba entonces con 10 ruedas motrices. Todas y cada una ellas reciben toda la energía del motor, una unidad de cuatro cilindros y 2.4 litros capaz de entregar un máximo de 75 CV y ​79 Nm de par a través de una transmisión manual de cinco velocidades. Si no necesitas tanta adherencia siempre, se puede desconectar la transmisión de las cuatro ruedas delanteras.

El SHERP en sí no parece haber cambiado mucho respecto al modelo presentado en 2014, pero lo que sí ha sido modificado es la presencia gracias a un enorme remolque que arrastra y que puede transportar hasta 20 personas. Si bien decimos que es un “remolque”, ese no es exactamente el caso, ya que, como hemos mencionado unas líneas más arriba, cuenta con seis ruedas motrices. Es decir, puede ir a cualquier lugar donde pueda ir la cabina delantera.

Al no ser simplemente un tráiler conectado a voluntad, el SHERP The Ark es una unidad completa. Mientras que el modelo original utiliza una dirección de bloque para virar (como un tanque) la vertiente The Ark obtiene una de tres ejes (como un avión). Eso significa puede levantar la parte delantera y hacer subir y bajar la parte trasera de forma independiente. La técnica ayuda a superar obstáculos de hasta 1,5 metros de altura, atravesar grietas de hasta 2 m y afrontar pendientes de 40 grados, cinco más de lo que se puede con el SHERP estándar.

Mediante unos interruptores en el salpicadero, el piloto puede desconectar individualmente cualquiera de las ruedas motrices del remolque. También presenta un sistema de recirculación de aire que emplea los gases del escape para bombear aire a los neumáticos. En campo abierto y con el remolque de pasajeros a cuestas, este peculiar todoterreno puede alcanzar una velocidad máxima de 30 km/h. En el agua tampoco iremos demasiado rápido, con una punta de 6 km/h.

Sí, sí, has leído bien. el SHERP The Ark también es un vehículo anfibio. Y no solo es lo suficientemente estanco como para mantener hasta 3.400 kg sobre el agua, sino que también tiene bombas de achique en el habitáculo que evitan que el agua penetre. La gasolina disponible para disfrutar al aire libre es holgada (258 litros y 10 garrafas auxiliares), y SHERP afirma que hay suficiente para 82 horas de manejo o más de 1.300 kilómetros. Calcula el consumo medio…

Fuente: Sherp ATV
Galería de fotos:

Ver galeria (6 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta