Logo de Noticias Coches
Škoda eVoiturette (1)
Luis Blázquez

Škoda eVoiturette, honrando al pasado para dar la bienvenida al futuro

Bajo la intención de revivir antiguos iconos, Škoda ha presentado un pequeño modelo que se inspira en el primer vehículo fabricado en Mladá Boleslav. Esta ciudad de la República Checa ha concebido algunos coches realmente memorables, pero ninguno de ellos habría sido posible sin el Voiturette A de 1905, de cual se concibieron 44 unidades. Ahora, el Škoda eVoiturette recupera ese espíritu añejo.

El eVoiturette que surgió del boceto de Yuhan Zhang tiene mucho en común con el coche original, pero al mismo tiempo es un mundo aparte. “Quería preservar el espíritu original del coche. Tiene una forma muy característica, con un capó pronunciado, una posición para sentarse elevada en una especie de sofá y una cabina minimalista”, dice Yuhan. Y aunque su visión en el añejo L&k está ligeramente encorvada y estirada, por lo demás permanece es muy fiel al original. Ciertamente, nos recuerda al Vision Simplex de Mercedes-Benz.

Sin embargo, Yuhan cambió el color rojo por el tono azul. “El azul es el color del futuro y un símbolo de sostenibilidad”, explica. Afortunadamente, se han mantenido algunos detalles dorados. Según Yuhan, el eVoiturette tiene el propósito de guiar a los turistas de forma 100 % autónoma por Praga, por ejemplo. “Quería hacer una conexión entre la historia de Škoda y la belleza de Praga”, dice Yuhan. “Hay una pantalla donde se presenta una descripción de las vistas a medida que avanza, pero también podría mostrar la historia de Škoda”.

La conducción autónoma sin ningún control en la visión del diseñador es todavía un largo camino en el futuro. La idea de que la parrilla del radiador y las llantas de las ruedas sean pantallas LED también es futurista. “Debería ser una forma para que el coche se comunique contigo, para saludarte. El vehículo en su conjunto debería crear una impresión acogedora, por eso le di líneas suaves y redondeadas”, declara. Y razón lo le falta a Yuhan, ya que sería difícil negarse a seguir a algo tan cuco como es el Škoda eVoiturette.

La idea de convertir el Voiturette A en algo tan inusual se le ocurrió a Yuhan con bastante rapidez. Pero se necesitaron alrededor de 20 horas de trabajo para convertir la idea en un boceto. “Comencé con un lápiz sobre papel de calco; lo primero en lo que trabajé fue en el exterior. Escaneé el boceto en el ordenador y continué desde allí”, menciona. Y añade que el boceto inicial representa alrededor del 20 % del desarrollo de este tipo de boceto, y es la parte más importante del susodicho. La creemos.

Después del exterior, hizo uso del mismo proceso en el interior del automóvil y consultó el resultado con el jefe de diseño de la marca, Oliver Stefani. Como se trataba de una visión de un coche del futuro sin un resumen estricto, sus comentarios fueron menores. “Me dijo que me deshiciera de algunos pocos detalles que se asemejan a las soluciones en las que todavía estábamos trabajando para nuestros coches producidos en serie”, destaca Yuhan. Fue esta libertad que tuvo lo que supuso un cambio agradable para ella.

“Gran parte de nuestro trabajo es secreto y tiene un resumen muy claro. Nuestro trabajo diario no deja mucho tiempo para proyectos que muestran nuestra visión y talento, pero esta vez hubo una sorprendente cantidad de libertad”, dice Yuhan agradecida. Le gustaría llevar su visión un poco más lejos, pero probablemente en su tiempo libre. “Tal vez cree un modelo 3D en la ordenador, donde puedo desarrollar algunos de los detalles”, dice. Está claro qque le encantaría ver materializada su idea en un concepto real algún día.

Fuente: Škoda

Galería de fotos:

  • prototipo
  • Skoda