Logo de Noticias Coches
Škoda Favorit Rally (14)
Luis Blázquez

Škoda Favorit, un cambio de paradigma en el mundo de las carreras

En 1988, la larga lista de modelos de Škoda con motor posterior y tracción trasera llegó a su fin. La nueva era de la marca comenzó con el Favorit, que tomó prestado su nombre de una berlina pretérita que la compañía había construido entre 1936 y 1941. El Škoda Favorit quería demostrar su buena fe con esta nueva configuración que acabaría siendo la elegida por la gran mayoría con el paso de los años. Por ese motivo la firma checa lo llevó a competir y, ciertamente, dominó en su clase casi con puño de hierro.

Mientras que el Škoda 130 LR todavía corría en los terrenos de rally nacionales a finales de 1987, hubo un cambio de paradigma en la Feria Internacional de Ingeniería en Brno, donde Škoda dio a conocer el Favorit a un interés generalizado. El moderno compacto, con el motor y la caja de cambios montados en la parte delantera, era un desarrollo completamente nuevo, y la compañía de la República Checa creía que también tendría fuertes perspectivas de ventas en los exigentes mercados de Europa Occidental. Desde Mladá Boleslav se pusieron manos a la obra al momento.

El equipo de Motorsport comenzó inmediatamente a trabajar en una versión de rally, cuyo éxito sería clave para promover el nuevo modelo a nivel internacional. El piloto de la marca, Vladimír Berger, jugó un papel decisivo en el desarrollo del coche. Para afinar la puesta a punto, condujo el Favorit en algunos rallies del campeonato checoslovaco de 1988, antes de ser homologado. La certificación oficial llegó el 1 de enero de 1989, con el número de matrícula A-5373. El Favorit celebró un exitoso debut con los pilotos Křeček-Motl, Sibera-Gross y Berger-Petera al volante.

Pero el Škoda Favorit hizo su estreno internacional real en el Rally de Finlandia, conduciendo hacia la victoria de clase con Kalevi Aho al volante. El Favorit continuó dominando en los años siguientes, venciendo en casi todas las carreras de su clase. Y también se impuso frente a la competencia en exigentes pruebas del Campeonato Mundial de Rally (WRC) como en el Rally de Montecarlo, el RAC Rally, el Rally de los 1.000 Lagos de Finlandia y el Rally Acrópolis. La racha del dúo Pavel Sibera y Petr Gross, cuatro oros consecutivos en Montecarlo de 1991 a 1994, fue impresionante.

En 1993 entraron en vigor nuevas reglas con el anuncio de la Copa del Mundo para vehículos de motores atmosféricos, una capacidad máxima del bloque de 2.0 litros y un único eje motriz, la denominada Fórmula 2. Durante la primera temporada, Škoda Motorsport terminó segundo en la categoría antes de dejar atrás a más de un competidor conocido (véase a Nissan Motorsport, Peugeot Sport u Opel Motorsport) el año siguiente y asegurarse el título del campeonato en la clase. Si en algo destacaba Škoda en esa época, era en hacer que sus coches fuesen competitivos.

Como coche de rally de Clase A, el Škoda Favorit se parecía mucho al modelo de producción en serie a primera vista, pero era un coche de carreras de principio a fin. La rigidez de la carrocería, que estaba hecha de una chapa más fina, se vio reforzada por una jaula de seguridad certificada. A diferencia de la versión de calle, el techo contaba con una trampilla mecánica que mejoraba la ventilación en el interior. Sin embargo, las ventanillas y paneles de las puertas eran del modelo de calle, pero se retiró la tapicería y el asiento trasero para dejar el peso en vacío en 750 kilos.

El panel de control no se modificó, pero los diales y los interruptores se adaptaron y colocaron de modo que también pudieran ser operados por el copiloto si fuese necesario. La presión de la frenada en el eje trasero venía dada mediante un distribuidor de potencia de frenado, que podía adaptarse en función de las condiciones de la carretera. Un volante deportivo de dos radios, que los conductores solían llevar consigo de un vehículo a otro, simplificaba el manejo del Favorit en sus versiones dedicadas a competir. El ideal “Simply Clever” ya era una premisa en la empresa.

La carrocería blanca se terminó originalmente con rayas rojas y azules, que luego dieron paso a un patrón de cuadrados en los mismos colores. Este fue reemplazado en 1993 por el signo de la victoria verde (esa “V” presente en los modelos RS) y una franja roja, el emblema de los modelos más enérgicos de la gama del fabricante checo. Sin embargo, no fue hasta el 2000 cuando Škoda introdujo esas letras en uno de sus modelos, el popular Octavia, al que le han seguido otras tres generaciones más desde entonces y que el Fabia ha podido disfrutar en dos de ellas.

El corazón mecánico se basaba en torno a un bloque de cuatro cilindros (OHV); cuya cilindrada aumentó de 1.289 a 1.299 cm3. Las bielas, las levas y otras partes se rehicieron. Inicialmente, el motor entregaba 103 CV a 6.500 rpm, pero más tarde, gracias a un carburador gemelo Pierburg, la potencia aumentó a 120 CV a 7.000 rpm. Al comienzo se utilizó una caja de cambios de cinco relaciones, pero luego fue reemplazada por una de seis con dientes rectos. La velocidad máxima del Favorit oscilaba entre los 150 y 210 km/h, dependiendo de la relación de transmisión.

El Škoda Favorit 136 L/A modificado para competir también se mantuvo firme fuera de las pistas de rally en circuitos y ascensos. El Favorit 136 L/H, desarrollado en 1989 para carreras asfálticas, fue particularmente interesante desde una perspectiva técnica. El motor de cuatro cilindros con 1.596 cm³ tenía dos carburadores gemelos Weber y generaba 167 CV a 6.500 rpm; el par motor era de 176 Nm a 5.500 rpm. El coche alcanzó una velocidad máxima de 240 km/h y aceleraba de 0 a 100 km/h en solo seis segundos.

Posteriormente, este motor se benefició de la inyección directa y la potencia aumentó a 175 CV. Entre otros eventos, este Škoda Favorit modificado compitió en las 24 horas de Nürburgring de 1992 donde el trío formado por Kvaizar, Samohýl y Obermann logró una victoria en la clase. Y a pesar de que el Felicia fue el reemplazo directo del Favorit a mediados de los 90, este último fue muy bien valorado entre los clientes que buscaban un coche bien puesto a punto, relativamente rápido y, sobre todo, asequible.

Fuente: Škoda

Galería de fotos:

  • coches clásicos
  • competición
  • rally
  • Skoda