Si hay un segmento que se ha ido apretando en los últimos años es el de los SUV pequeños. Todos los fabricantes quieren su parte de este pastel que no hace más que acaparar ventas. Por eso hemos visto como han ido llegando modelos como el Hyundai Kona, el Kia Stonic, el SEAT Arona o el Volkswagen T-Roc. Skoda, al igual que sus marcas hermanas del Grupo Volkswagen, tiene previsto un lanzamiento en el segmento a medio plazo.

Pero antes habrá un prototipo que lo anticipe y ese es el Skoda Vision X, del que se han mostrado unos primeros bocetos. Por tamaño queda por debajo del Skoda Karoq (y por ende del Kodiaq), pero el lenguaje de diseño sí que ha sido tomado de los SUV de mayor tamaño. Cuenta con una carrocería FlexGreen con unas líneas bastante dinámicas y limpias que dejan clara la filosofía urbanita y activa que quiere transmitir.

Al igual que en otros modelos del segmento, se puede personalizar con una carrocería bitono. En este caso el color verde le sienta bien y contrasta a la perfección con el negro del techo y de algunos elementos. Destaca por unas ópticas delanteras divididas, por la parrilla iluminada o por las barras del techo. Lo que le delata como prototipo son las enormes llantas de 20 pulgadas, un elemento que difícilmente llegará al de producción.

En el interior del Skoda Vision X hay más novedades, pues estrena un diseño más minimalista y horizontal. Destaca la pantalla táctil de gran tamaño (podría rondar las 12 pulgadas), que sobresale en el salpicadero y aglutina todos los servicios de infoentretenimiento y conectividad. Cuenta con algunas molduras de colores vivos, así como una iluminación ambiental desarrollada con elementos de cristal tallado.

Aunque lo verdaderamente innovador de este prototipo es su sistema de propulsión híbrido que puede funcionar con GNC (gas natural comprimido). Se utiliza el motor 1.5 G-TEC de 130 CV, que puede funcionar con los dos combustibles y que va ligado a otros dos motores eléctricos (un sistema de 48 voltios para el eje delantero y un motor en el trasero). De esta forma el Vision X consigue tracción total y una autonomía eléctrica de dos kilómetros. La autonomía total es de 650 kilómetros.

El prototipo Skoda Vision X estará en el Salón de Ginebra, que ya ha abierto sus puertas. Posteriormente llegará el modelo de producción, cuyo nombre todavía es desconocido, que se convertirá en  el tercer SUV de la gama. Este movimiento forma parte de la estrategia 2025 de la marca, que también apuesta por la movilidad alternativa.

Fuente – Skoda

Galería de fotos:

Ver galeria (9 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta