Si eres de esas personas que suele sivir uno (o dos) atascos diarios, Smack Attack puede ser para ti. Se trata de un invento que, mediante sensores colocados en la cubierta del volante, reproduce sonidos de bataría sobre cualquier tipo de música que estés escuchando de la biblioteca de música de tu iPhone, a medida que lo golpeas, claro.

¿No puede ser esto una distracción peligrosa? Gregor Hanuschak, su inventor, opina justo lo contrario y asegura que podría ayudar a prevenir los accidentes ya que mantiene a los conductores estimulados y alerta. Su inspiración le vino en EE.UU., donde la falta de estimulación durante los viajes largos le producía sueño… aunque se las arreglaba para mantenerse firme tocando lejos en el volante sus canciones favoritas.

“Los investigadores dicen que la mejor manera de luchar contra la hipnosis de la carretera es con estimulación auditiva y táctil, algo que coincide con mi experiencia”, asegura… “y tocar ritmos en el volante ayuda, aunque escuchar un único sonido resulta aburrido después de un rato y dejas de hacerlo”.

En noviembre de 2007, presentó una patente para integrar un sistema de música en el volante, que fue aprobada en 2010. Algunos prototipos después, la cubierta de volante Smack Attack RITW (Re-inventar la rueda) está preparada para empezar a venderse. Veamos ahora cómo funciona.

La cubierta se ajusta a cualquier volante, y cuenta con ocho sensores codificados con colores, ya que cada uno reproduce un sonido de percusión diferente cuando se le golpea. Se fija en el volante con unas correas y se enciende (va alimentado con una pequeña batería de litio) y se comunica con el iPhone a través de Bluetooth. Ejecutando una aplicación asociada pueden incluso configurarse otros sonidos disponibles en el sistema, en caso de que al usuario no le gusten los sonidos de batería por defecto.

Los ruidos del kit de percusión suenan por encima de cualquier tipo de música que reproduzca, siempre que esté en la biblioteca de música del iPhone. También hay una opción de actuación en solitario, que desactiva la reproducción de música. La salida puede ser a través de un mini altavoz, a través del sistema de audio o mediante auriculares.

También se pueden descargar canciones sin las partes de batería, grabar tus actuaciones desde el coche y compartirlas con una comunidad online. Y si hay otros usuarios de Smack Attack en el mismo atasco, el sistema les unirse en la misma batucada. ¿Que no tienes la cubierta del volante? Pues te unes pulsando las teclas en la pantalla del iPhone.

Ante la insistencia de que puede ser tan peligroso como enviar SMS, su creador asegura que tocar en el volante con una manono requiere desviar la atención de la carretera. “Y hay que actuar de forma responsable, de la misma forma que no bebes un refresco, no tocas el GPS o ajustas el aire acondicionado cuando cambias de carril”.

Hanuschak está listo para lanzar su Smack Attack en Kickstarter dentro de poco. Quienes ayuden con 99 dólares recibirán el Smack Attack y la aplicación para el iPhone (que se estima que cueste unos 149, y 225 con un mini altavoz y una funda de transporte). Necesita 200.000 dólares y, si tiene éxito en esta ronda de financiación onlina, estima realizar las primeras entregas en diciembre.

Fuente: Smack Attack
Galería dr fotos:

Ver galeria (9 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta