Si Audi ya introdujo en 2015 una experiencia de sonido 3D para los ocupantes de las plazas delanteras, sobre el nuevo Audi A8 2018 la marca de los cuatro aros da una nueva vuelta de tuerca para ofrecer por primera vez en una berlina de lujo una experiencia de sonido 3D también en las plazas traseras, gracias a los 23 altavoces que hay en su habitáculo, de los cuales cuatro contribuyen a reproducir la dimensión espacial del sonido en función de la altura que ocupa.

El sistema de sonido 3D permite maximizar las sensaciones que experimentamos al ver una película o jugar a un videojuego al hacernos percibir que los sonidos que escuchamos proceden de distintos puntos del espacio, creando con ello una experiencia audivisual que casi nos parece estar viviendo en la realidad.

En el nuevo A8, los ingenieros de sonido de Audi han trabajado especialmente para lograr sacar el máximo partido a la función de transferencia (HTRF), aquella que demuestra que la forma en la que el sonido llega a los canales auditivos de una persona está directamente relacionada con la autonomía de su cabeza o la forma y posición que tienen sus orejas.

En colaboración con Bang&Olufsen, Audi ha desarrollado el Advanced Sound System que permite integrar el carácter acústico del sonido 3D más puro también en las plazas traseras del coche. Los 23 altavoces que integra, construidos con ultraligeros imanes de neodimio (los más potentes creados por el ser humano), permiten garantizar un muy reducido nivel de distorsión y generar un patrón de sonido de alta resolución.

Gracias a los dos altavoces encastrados en los pilares A y a los dos situados en la zona del techo por encima de las cabezas de los ocupantes de las plazas traseras, estos disfrutan ahora de un sonido envolvente que les permite incluso discernir el sonido en función de la altura que este ocupa en el espacio.

Los pasajeros que viajen a bordo del nuevo A8 podrán de esta manera escuchar un concierto de igual modo a como lo escucha en un auditorio. La música a bordo del nuevo A8 se reproduce igual a como se grabó en su día. Cuando el sistema está conectado, dos tweeters emergen en el salpicadero del A8 y distribuyen en un abanico horizontal de 180 grados el sonido gracias al sistema Acoustic Lens Techcnology de Bangs & Olufsen. De forma dinámica, el algoritmose adapta individualmente al sonido original de la grabación para evitar que se produzcan distorsiones.

Tanto el conductor como los pasajeros a bordo del A8 pueden ajustar el sonido y optimizarlo a su gusto a través del sistema MMI o de la unidad de control (similar a un Smartphone) que se encuentra en las plazas traseras. Si los pasajeros viajan viendo una película, esta puede controlarse igualmente desde el mando gracias a la función Movie Set que controla la reproducción de películas. Con ella, el sistema define la voz de cada personaje de forma individual y ajusta el balance en todo momento según su posición en la pantalla. Así, si el personaje aparece a la derecha, los pasajeros oirán que su voz procede de la derecha.

“La integración de los altavoces en los puntos adecuados del coche es la clave para el 80 por ciento de la calidad del sonido, explica Wolfram Jähn, miembro del equipo de desarrollo de sonido y acústica para el Audi A8.  Deben montarse de la forma más rígida que sea posible, por lo que fijamos el subwoofer en el panel posterior, que está realizado en materiales CFRP (polímeros reforzados con fibra de carbono). El objetivo es aislar el altavoz del cuerpo en el que se aloja para evitar así la posible transferencia de vibraciones”.

Fuente: Audi
Galería de fotos:

Ver galeria (7 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta