La Fundación CIRCE y Endesa presentaron la semana pasada este lunes en Zaragoza una nueva tecnología de inducción para cargar vehículos eléctricos, un sistema de recarga “pionero” en España, sin cables, cómodo para el usuario y seguro que permite cargar el 80% de las baterías en 15 minutos. El sistema es similar al de una cocina de inducción, salvo que con este sistema no se transmite calor sino energía eléctrica.

El sistema ofrece muchas posibilidades, ya que se podría ubicar en “cualquier sitio”, desde un aparcamiento a un lavadero de coches, e incluso en las propias paradas de tranvías, de autobuses o de flotas de vehículos de uso comercial que tienen que hacer paradas frecuentes.

“Estamos pasando de una carga rápida a una carga casi instantánea”, señaló  el director general del CIRCE, por lo que algo que hoy cuesta quince minutos “en muy pocos años” puede pasar a durar un minuto o menos, “si se consigue aumentar la potencia de esas bobinas”.

Lo más importante ya está en marcha, que es la tecnología y el conocimiento de esa tecnología, pero el proceso para que sea una realidad y sea utilizado por los turismos es lento y tardará bastante tiempo.

El mencionado método de recarga requiere  de una plataforma ubicada en el suelo sobre la que se sube el coche y  comienza la recarga con una transferencia de energía de 50 kW de  potencia. El proceso de recarga se dará por concluido cuando bien cuando  el servicio de recarga haya acabado, cuando el usuario lo cancele de  forma manual o cuando baje el coche de la plataforma.
El siguiente paso en la puesta en marcha  de este innovador servicio será desarrollar el sistema con el objetivo  de adaptarlo a las paradas de autobús y estaciones de servicio de los  medios de transporte público y así, incrementar la potencia en la que se  puede transferir la energía.
En este vídeo puedes ver cómo funciona el proceso:

2 COMENTARIOS

Deja una respuesta