El diésel recibe muchas críticas desde una perspectiva ambiental. Es sucio y contaminante, aumenta la mortalidad en las ciudades y a veces se argumenta que para el conductor común, no compensa tanto. Pero el término diésel, originalmente, no tiene nada que ver con ningún tipo particular de combustible, sino que corresponde con un tipo particular de motor. Rudolf Diesel, inventor del motor diésel, probó los primeros motores con aceite de cacahuete.

Como vemos, la palabra se ha convertido en sinónimo de petróleo diesel de origen fósil, pero el motor diesel puede funcionar con diferentes combustibles, algunos renovables. El factor común: se encienden a través de la compresión en lugar de utilizar la chispa proporcionada por una bujía.

El petróleo diésel se ha convertido en sinónimo de motores diésel  porque en los últimos años ha sido el combustible más común usado en el motor diésel.  Anders Roj es experto en combustibles de Volvo Technology y explica que el combustible diésel se pueden hacer de casi cualquier material orgánico que tenga propiedades inflamables: “Algunos combustibles requieren modificaciones del motor y sus equipos periféricos. Y el motor no siempre funciona igual de bien con todos los combustibles. Por ejemplo, el biodiésel es más inestable y pierde más propiedades en frío que los combustibles diésel a base de hidrocarburos. Pero mezclado en pequeñas cantidades con aceite diésel, las funciones de biodiésel y si su calidad es aceptable en otros aspectos.

Hagamos un examen de los combustibles actuales y futuros para el motor diésel:

– Diesel de origen fósil (petróleo)

Producto derivado del petróleo. Para producir combustible diésel, el crudo se destila primero y refina después. En este proceso, el petróleo se filtra y se purifica para cumplir las exigencias legislativas de cada país en el que el combustible se vaya  a vender.

La UE, por ejemplo, tiene una directiva y una norma CEN * (Comité Europeo de Normalización), para regular los requisitos de calidad para el combustible diesel. EE.UU., por lo general, adopta la norma de ASTM International, mientras que muchos otros países tienen sus propias normas nacionales. El combustible diesel de origen fósil ofrece la mejor eficiencia energética.

– Biodiésel

Ésteres metílicos de ácidos grasos (FAME) es el nombre científico del biodiésel. Pueden ser producidos a partir de una serie de vegetales o aceites de origen animal, como el aceite de colza, de soja o de palma. Incluso es posible hacer funcionar un motor diésel con combustible obtenido de aceite de cocina usado o sebo.

La ventaja es que dan un nivel de emisiones en torno al 50-60 % más bajos en comparación con el diesel convencional, y están libres de azufre y compuestos aromáticos. Desventajas, que contribuyen al aumento de emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx). En la UE, no está permitido un diésel con más del 7% de FAME, ya que, en mayor proporción subirían mucho las emisiones de NOx y disminuría mucho la calidad del producto final.

“Sin embargo, existe una presión política para usar combustibles renovables… y el biodiésel es uno de los pocos biocombustibles disponibles en la actualidad a escala comercial “, dice Anders Roj.

– Diésel sintético

A través de la gasificación de combustibles como el carbón negro y el gas natural puede producirse un combustible con menor proporción de hidrocarburos aromáticos. Hoy en día no hay una producción significativa de diesel sintético pero sí mucha investigación sobre la eficiencia energética de gasificación de la biomasa. Si tiene éxito, puede convertirse en un combustible particularmente viable en el futuro.

“Las emisiones de NOx y de partículas de diesel sintético son menores que las de petróleo diesel de origen fósil. Sin embargo, el contenido energético por litro de combustible es algo menor “, asegura Anders Roj.

– DME (Dimetiléter)

Uno de los combustibles sintéticos diesel que se examina es un éter conocido como DME, un compuesto molecular de carbono / hidrógeno / oxígeno. En la actualidad, el DME es producido a partir de gas natural, pero Chemrec, una compañía sueca trabaja en una planta piloto para la producción de BioDME, donde la materia prima utilizada son restos de la fabricación de pasta de papel. Da un 95 % menos de emisiones de dióxido de carbono que el diésel y cero emisiones de hollín. También puede ser producido a partir de fuentes de biomasa.

“Como combustible diésel, el BioDME da la mayor producción de energía por unidad de materia prima. Se consigue cinco veces más producción por unidad de tierra arable cultivada que con biodiesel, por ejemplo”, revela Anders Roj, que añade: “es uno de los combustibles en los que Volvo Trucks centra su futuro y la compañía está llevando a cabo pruebas con camiones en Suecia.

– Gas metano

El gas natural o biogás puede ser utilizado como combustible de vehículos, tanto en comprimidos y en forma líquida. No se “enciende”, pero puede utilizarse diésel fósil o biodiesel para ayudar en el proceso de combustión. Es el tercer combustible más usado del mundo.

En mayo de 2011, Volvo Trucks presentó el Volvo FM MethaneDiesel, un camión diseñado para la distribución regional. Está alimentado por hasta un 75 por ciento de gas metano licuado y el resto por aceite diesel, que sirve como “bujía”. Con biogás en el depósito de combustible, las emisiones de CO2 se reducen hasta en un 70 % en comparación con un motor diésel convencional. Con gas proveniente de combustibles fósiles, las emisiones se reducen en un 10%.

Fuente: Volvo.
Galería de fotos:

Ver galeria (4 fotos)

1 COMENTARIO

Deja una respuesta