Parece que muchos fabricantes apuestan por el coche autónomo como clave en la movilidad a medio plazo. La mayoría de ellos están haciendo fuertes inversiones para ir mejorando paulatinamente su tecnología y estar listos cuando llegue el momento. El último movimiento en este ámbito es el siguiente, Toyota invertirá 500 millones de dólares en Uber para seguir avanzando en esta materia y poder convertirse en referente en el sector.

Esta unión estratégica ha sorprendido a muchos, pues no hay que olvidar las dimensiones de ambas compañías. Toyota ha sido el mayor fabricante de automóviles por volumen durante muchos años y Uber es un auténtico pionero en la conducción autónoma que lleva años operando por su cuenta. La empresa americana sufrió un importante revés y se vio obligada a concluir sus operaciones en Arizona tras el accidente mortal en Temple. Ahora parece que se presenta un futuro más optimista.

uber app en móvil

De esta forma se unirán todo el software y la experiencia desarrollados por Uber, con la tecnología del ‘Ángel de la Guarda’ de Toyota, que iba avanzando en la conducción autónoma pero que todavía no había llegado al nivel 5. Parece que esta unión se hará efectiva para el año 2021, cuando saldrá la primera flota de autónomos formada por Toyota Sienna, una monovolumen de gran tamaño vendida en Estados Unidos al estilo de las Chrysler Pacifica de Waymo.

A partir de ahí podrán llegar todo tipo de soluciones como servicios de transporte o flotas de vehículos compartidos. También se habla de la incorporación de un tercer socio para el mantenimiento de esta flota. Parece que la estrategia de Toyota en el coche autónomo ha sido menos directa que otros rivales. Ahora lo entendemos, pues a pesar de no contar con una tecnología tan avanzada se ha hecho con uno de los mejores aliados disponibles.

Aún así, se espera que Toyota siga avanzando en este campo por su cuenta y que se vaya reflejando en sus próximos vehículos de producción. Por la parte de Uber, que se había quedado algo rezagada tras el accidente, la inversión sirve como presión para ponerse nuevos objetivos. A pesar de las grandes pérdidas, la inyección de este capital les vendrá bien. También hay que ver como gestionan sus alianzas, ya que todavía tienen acuerdos vigentes con fabricantes como Volvo o Daimler.

Fuente: Automotive News

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta