Antes de que un vehículo llegue al mercado hay un largo periodo de desarrollo. En muchas ocasiones vamos viendo prototipos que nos adelantan algunos aspectos del diseño que tendrán los modelos en un futuro cercano. Este caso lo hemos podido ver con la segunda generación del Peugeot 508. Este modelo que está disponible tanto con carrocería sedán como con la familiar SW, comenzó su andadura en 2012 aunque en ese momento no lo supimos.

Peugeot Onyx

En el Salón de París de 2012 era presentado el Peugeot Onyx, un prototipo que sorprendió a todos por su espectacular diseño. Era fruto del recién estrenado Peugeot Design Lab, que plasmaba todas sus ideas en este superdeportivo de apenas 1.100 kg de peso. Su estructura de carbono, su futurista interior o el sistema híbrido con el V8 HDi FAP de 3.7 litros y un motor eléctrico (desarrollaban 600 CV de manera conjunta), no llegarían a la producción. Lo que sí empezaríamos a ver en los años consecutivos en otros modelos son algunos detalles como parrilla delantera, los faros o la carrocería bitono (en los GTi).

Peugeot Exalt

Ese primer superdeportivo sirvió de inspiración para una berlina de lo más llamativa. El Peugeot Exalt fue presentado en el Salón de Pekín de 2014 y era evidente que seguía el mismo lenguaje de diseño. Aunque se trataba de un sedán de cinco puertas, tenía una carrocería muy coupé de acero esculpido a mano. Destacaban algunos elementos como los pasos de rueda ensanchados, las puertas sin marco o la banda negra que une los pilotos traseros. Cuatro años después queda claro que el Peugeot 508 tiene mucho de este prototipo en términos de diseño. Incluso el interior tenía una interpretación del Peugeot i-Cockpit bastante cercana, con elementos como los botones con forma de “teclas de piano”. Lo único que no llega a la actualidad (de momento) es la mecánica híbrida enchufable “HYbrid4 plug-in”.

Peugeot Instinct

Peugeot Instinct Concept

Sin ir más lejos, el pasado año 2017 en el Mobile World Congress de Barcelona era presentado el Peugeot Instinct Concept. Se trataba de un prototipos familiar con carrocería shooting brake que explotaba un diseño atrevido y muy aerodinámico. Lo más importante en este modelo era su avanzada tecnología (había sido realizado en colaboración con Samsung), pues ya contaba con una avanzada conectividad y con conducción autónoma. Sin embargo, nos quedamos con su llamativo diseño, que ha influido considerablemente a la hora de resolver la zaga del 508 SW.

Fuente: Peugeot

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta