Treinta y cinco milésimas de segundo son suficientes para mostrar 650.000 resultados en la búsqueda de “por qué Uber es tan odiada”. Acusaciones de violación en sus coches, tácticas psicológicas para presionar a sus empleados, un ex-CEO que fue pillado mandando a la mierda a uno de sus conductores… . Uber se regocija en polémicas como un cerdo en el fango.

Sin embargo, la última noticia que informó Bloomberg superó todas las expectativas. Uber fue hackeada y con ello se puso en peligro los datos de nada menos que 57 millones de usuarios. Información de máxima sensibilidad como el domicilio y los datos bancarios estuvieron al alcance de los hackers. ¿Y qué hizo la compañía?, tratar de ocultarlo.

Desde el primer momento la cúpula directiva estuvo al tanto del hackeo. Travis Kalanick, el antiguo CEO y uno de los fundadores de la compañía, fue inmediatamente informado y por lo tanto sobre él pesan las principales acusaciones de inacción.

Cabe señalar, que no fue hasta que Bloomberg publicase el artículo, que la compañía se dignase en responder en forma de nota de prensa. Escrito por Dara Khosrowshahi, el actual consejero delegado, en ella expresaba que los datos referentes a los números de tarjetas de crédito no habían sido descargados por los hackers, pero no confirma que no hayan podido ser filtrados.

Dara Khosrowshahi, actual CEO de la compañía

Uber no es la única empresa que ha sufrido ciberataques, sin embargo su falta de transparencia la ha puesto en el ojo del huracán. ¿Qué más puede estar ocultando la compañía? De no haberse publicado la noticia, ¿lo hubiesen seguido ocultando de forma indefinida?

Algo que se puede deducir de los hackers, es que su hackeo tenía más motivo simbólico que económico. La empresa pagó 100.000 dólares para el rescate de la información. Información que le reporta a Uber miles de millones en ingresos.

Uber se enfrenta a una crisis de imagen sin precedentes. Los intrusos tuvieron un fácil acceso a las credenciales de un gran número de empleados, y de ahí a los datos de los usuarios. Incluso habría que quitarle mérito a los hackers teniendo en cuenta que los datos confidenciales se encontraban en un servidor externo de fácil acceso y sin encriptar.

La propia compañía confirma que desde entonces trabajan con equipos avanzados en seguridad, entre ellos con un reputado exasesor de la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos.

Todo se queda corto para que Uber pueda volver a recuperar la confianza de los usuarios. En palabras de Khosrowshahi: “Nada de esto debería haber sucedido, y no les ofreceré excusas”. Faltaría más.

Fuente: Bloomberg

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta