La policía italiana sanciona por error a un conductor que viajaba, según figura en la multa, a una velocidad aproximada a la velocidad del sonido

Los policías que le sancionaron apenas debieron verlo pasar si atendemos a la velocidad que figura en la multa que le pusieron: 1.230 kilómetros por hora. Teniendo en cuenta que la velocidad del sonido equivale a 1.234,8 kilómetros por hora, los agentes municipales de la localidad italiana de Oria debieron ver pasar a un bólido supersónico.

La velocidad del sonido para la atmósfera terrestre, a una temperatura supuesta de 20 grados, es de 342 metros por segundo, velocidad que al pasar a kilómetros por hora se convierte en 1.234,8. Sólo 4 kilómetros por hora más que la velocidad a la que, según los policías, circulaba el conductor de la furgoneta.

El radar de los agentes municipales del término municipal de Brindisi (situada en el tacón de la bota de la península Itálica) cogió a la supersónica Fiat Doblo en la carretera estatal que lleva a Taranto y Lecce.

El propietario del vehículo o su conductor (si se demuestra que conducía otra persona) deberá pagar una multa de 165 euros y perderá tres puntos del carné de conducir, ya que la velocidad permitida en ese tramo es de 90 km/h. Eso sí, falta averiguar qué hizo que el radar detectara ese evidente error.

Fuente: La Repubblica.

2 COMENTARIOS

Deja una respuesta