El futuro de Volkswagen parece estar bien definido. Una de sus prioridades de aquí a 2030 es desarrollar su gama de coches eléctricos, de los que ya hemos tenido un avance en forma de los prototipos ID. Y la clave de todo es la plataforma MEB, la arquitectura modular que estará omnipresente en este tipo de vehículos. No solo servirá para los Volkswagen, también aparecerá en otras marcas del grupo como Audi, SEAT o Skoda.

Es total habrá 27 modelos asentados sobre la plataforma MEB, desde compactos como el ID hasta furgonetas como el ID Buzz Concept. De esta manera queda clara la capacidad de adaptación de esta plataforma, que ha sido concebida desde el principio única y exclusivamente para coches eléctricos. Y los objetivos de Volkswagen son ambiciosos, ya calculan que harán unos 10 millones de vehículos con esta arquitectura en la primera oleada.

Para la marca alemana esta transición hacia los eléctricos va a suponer un hito similar al paso del Beetle al Golf. Con esta estrategia lo que pretende es democratizar esta tecnología y que el coche eléctrico pueda ser más al accesible al público general. Y esta era llegará antes de lo que podíamos pensar, ya hay muchas marcas en plena ofensiva de producto y Volkswagen planea vender unos 150.000 eléctricos (100.000 de la familia ID) para el año 2020.

El próximo año 2019 verá la luz el primer eléctrico de producción de la marca y a partir de ahí irán llegando el resto de productos. Los 27 modelos deberían estar listos para 2022. Para hacer frente a tantos lanzamientos, el Grupo Volkswagen está invirtiendo nada menos que 6.000 millones de euros en materia de movilidad eléctrica. Ahí entrar algunas fábricas en Alemania, que serán las encargadas de trabajar con la plataforma MEB y ensamblar la mayoría de estos modelos, al menos lo de la familia ID.

Fuente: Volkswagen

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta