El Volkswagen Beetle es uno de los modelos más carismáticos que podíamos encontrar en el mercado. Y hablamos en pasado porque este ejemplar se despidió del mercado hace escasos meses y de momento no hay planes para su vuelta. Aunque hoy no vamos a hablar del modelo actual, sino del clásico. Concretamente del Beetle más antiguo del que se tiene referencias, que acaba de ser restaurado y presenta un aspecto totalmente espectacular.

De hecho, el ejemplar del que hablamos se trata técnicamente de un KdF-wagen Type 60 de 1941 que fue realizado durante la Segunda Guerra Mundial. Fue justo antes de que el Beetle fuera el coche del pueblo y triunfara ya bajo el nombre de Volkswagen. El caso es que es que el entusiasta Ondrej Brom encontró esta unidad con el chasis número 20 en un estado deplorable allá por 1988. Es bastante sorprendente si se tiene en cuenta de que se hicieron más de 21 millones de unidades.

Esta unidad tan longeva perteneció al compositor berlinés Paul Lincke en la época de la guerra y posteriormente cayó en el olvido. Brom tuvo suerte, pues lo descubrió cuando lo tenía un amigo de su hermano y en muy mal estado de conservación. De inmediato quiso comprarlo, pero tuvo que esperar hasta reunir la cantidad que se pedía por él, que eran 60.000 coronas checas, unos 2.300 euros al cambio actual.

Este usuario ya tenía experiencia previa con el modelo, pues había tenido otros cuatro escarabajos. Sin embargo, hasta que no se puso a indagar no descubrió el sorprendente pasado del que acababa de comprar. Tuvo que someterlo al todo tipo de procesos para quitar el óxido y la pintura en mal estado hasta que se dio cuenta de que era el KdF-wagen Type 60 con el chasis número 20. Semejante pedacito de historia no podía quedar en ese estado, pensó al momento.

De esta forma comenzó por sí mismo el proceso de restauración, para el que contó con la ayuda del especialista polaco, Jacek Krajewski. Después de mucho trabajo, en el que se ha reconstruido parte por parte hasta lograr el aspecto más parecido al original, ahora lo presenta al mundo. Lo hace con un libro de 350 páginas (y 120 euros) en el que ha contado la historia del vehículo y la restauración paso por paso. Su intención es conservarlo durante un tiempo, aunque estamos seguros que la propia marca le hará alguna suculenta oferta para llevárselo a su museo.

Fuente: KDF41

Galería de fotos:

Ver galeria (8 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta