El mito de la familia, sin duda, es el Volkswagen Golf GTI. Pero no hay que olvidar que desde 1982 siempre ha habido en la gama una versión diésel con tiznes deportivos. Ahora llega el nuevo Volkswagen Golf GTD 2020, asentado sobre la octava generación del modelo y dando continuidad a la tradición a pesar de que el diésel es un combustible claramente a la baja. Será una opción interesante para los que recorran más kilómetros y no quieran renunciar a un carácter más dinámico.

En la estética ya se puede percibir que no estamos ante una versión convencional del Golf. Es cierto que se mantienen sus líneas principales, como por ejemplo esos faros LED del frontal que quedan conectados por una estrecha parrilla. Sin embargo, en esta versión aparece una franja plateada que no cruza de lado a lado y una tira LED que la ilumina a su paso. En la parte baja también cambia el diseño de la rejilla (ahora con forma de panal) y de las luces antiniebla (una especie de puntos hexagonales).

Si nos fijamos en el perfil del Volkswagen Golf GTD destacan las nuevas llantas, que son de 17 pulgadas de serie, aunque hay opción de montar otros modelos de 18 y 19 pulgadas. No falta la insignia de la versión en el paso de rueda delantero ni las taloneras ensanchadas. En la zaga lo que más llama la atención es el spoiler de techo y el difusor específico, que cuenta con dos salidas de escape situadas en el lado izquierdo, en esta versión.

El interior del Golf GTD cuenta con toda la tecnología del modelo de partida y suma algunos detalles deportivos propios de la versión. Sigue estando el Innovision Cockpit como centro del infoentretenimiento gracias a esa instrumentación digital del 10,25 pulgadas y una pantalla táctil principal de 10 pulgadas. Gana distinción con la iluminación ambiental que permite elegir entre 30 tonos distintos y está presente en múltiples áreas del habitáculo.

Algo que siempre ha sido característico del Golf GTI es la tapicería de tartán y no podía faltar tampoco en el diésel. En este caso el entramado combina el negro y dos tonos de gris (en el GTI negro, gris y rojo), aunque los asientos deportivos se mantienen. Lo mismo ocurre con el volante deportivo de tres radios, que es multifunción gracias a unos botones táctiles. Un detalle que éste no tendrá es la palanca de cambios con forma de pelota de golf, pues esta versión solo puede ir con el automático.

Volkswagen Golf GTD 2020. Motor

El Volkswagen Golf GTD es el diésel con carácter deportivo y para lograr eso se emplea el nuevo motor 2.0 TDI de cuatro cilindros. Este bloque que fue estrenado por el Volkswagen Passat cuenta con tecnologías para reducir sus emisiones como la doble dosificación de AdBlue con dos sistemas SCR conectados en serie. Cuenta con una potencia de 200 CV y 400 Nm de par, un nivel que no está nada mal. En esta ocasión, la única transmisión disponible es la automática DSG de doble embrague y siete velocidades.

El tren de rodaje también recibe una puesta a punto y cuenta con el bloqueo electrónico XDS. Estrena la función Vehicle Dynamics Manager para dar un toque más personalizado al usuario. Opcionalmente ofrece el control de chasis adaptativo DCC para ir adaptando su comportamiento a las diferentes situaciones. Permite elegir entre los modos de conducción Confort, Eco, Sport e Individual (novedad).

Volkswagen Golf GTD 2020. Equipamiento

Si nos centramos en el equipamiento del Volkswagen Golf GTD, aparecen todas las bondades que ya tenía el compacto, con los faros LED, climatizador bizona, conectividad completa y muchas ayudas a la conducción. A esto hay que sumar que la dotación mejora en esta versión con las llantas, con los paragolpes específicos, pinzas de freno en rojo, carrocería rebajada 15 mm, Innovision Cockpit, tapicería específica o pedales de acero inoxidable, entre otras.

Galería de fotos:

Ver galeria (15 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta