Volkswagen tiene la intención de convertirse en el proveedor de movilidad eléctrica más grande del mundo. Dentro de esta perspectiva también se integra la micromobilidad. Por esta razón, entre las muchas novedades presentadas por la marca durante el Salón del Automóvil de Ginebra como el Volkswagen T-Roc R o la incorporación del motor V8 diésel al Toureg, han mostrado dos pequeños vehículos: el Volkswagen Streetmate y Cityskater.

Volkswagen Streetmate

El Streetmate es el mejor actor de los dos, y la compañía alemana lo ve como la herramienta perfecta para los viajeros urbanos. Con 2 kW (2,7 CV) de potencia suministrados por una batería de 1,3 kWh, el Volkswagen Streetmate puede recorrer hasta 34 km y alcanzar una velocidad máxima de 45 km/h. Al estar considerado como vehículo a motor, desde Wolfsburgo defienden que se requerirá licencia (coche o ciclomotor) y un seguro y casco obligatorios.

Con un peso de 65 kg, el prototipo es ligero y dispone de un centro de gravedad especialmente bajo, ya que la batería de iones de litio se ha integrado en la estructura del suelo del scooter. Con una toma de corriente de 500 vatios, la recarga completa duraría dos horas y 15 minutos. Y para facilitar los procesos entre carga y carga, la batería puede extraerse para poder recargarla en casa o en la oficina.

Conducir el Volkswagen Streetmate implica presionar un interruptor de pulgar en el manillar para acelerar. Por otra parte, la frenada queda garantizada gracias a un juego de discos de freno en ambos ejes, con sistema antibloqueo (ABS). Además, la frenada regenerativa permite que el motor recupere energía cuando se aplica una deceleración. El cuadro de mandos queda representado por una pantalla de 5,3 pulgadas en el centro del manillar. Dispone de compatibilidad con smartphone e incluso alarma sin un amigo de lo ajeno quiere llevarse el vehículo.

Volkswagen Cityskater

No llama tanto la atención como su hermano mayor, pero el Volkswagen Cityskater complementa al Streetmate donde este no puede llegar, los últimos metros hasta llegar a nuestro destino. Se propulsa eléctricamente a través de la rueda trasera mientras que, delante, una pareja de ruedas se hace cargo de mantener la estabilidad. Dispone de dos estribos, uno para cada pierna, ofreciendo un manejo similar al de los esquís.

Para manejar el Volkswagen Cityskater es necesario desplazar intuitivamente el peso de una pierna a otra, similar a unos esquís

El motor eléctrico de 0,4 kW (0,5 CV) ofrece una velocidad máxima de 20 km/h, con una autonomía que ronda los 15 km. La batería de iones de litio dispone de una capacidad energética de 200 kWh y puede recargarse al 50 % en menos de una hora conectándola a un enchufe de red convencional de 230 voltios. La autonomía con el 50 % de carga es de hasta 7,5 km. Además, gracias a un ángulo de inclinación de 22 grados, el Cityskater permite cierta agilidad en curvas.

El Cityskater, con un ligero peso de 11,9 kg, 850 mm de longitud y una altura de 1.170 mm (desplegado), puede soportar un peso de hasta 120 kg. Toda la masa en movimiento queda detenida por un freno de disco en el eje únicor. Además, incorpora luces delante y detrás, así como una bocina. Para mejorar aún más su versatilidad, puede plegarse para almacenarse en cualquier sitio (330 mm).

Fuente: Volkwagen

Galería de fotos:

Ver galeria (14 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta