La compañía automovilística sueca Volvo acaba de hacer público en un comunicado de prensa que ha actualizado la gama de motores disponibles para sus modelos. Así, ha introducido un nuevo motor turbodiésel de 2.0 litros y cinco cilindros y ha mejorado los propulsores gasolina de seis cilindros. Aunque por desgracia estas nuevas mecánicas no las podremos ver en los modelos hasta el año que viene.

El nuevo motor 2.0 turbodiesel con cinco cilindros ha sido llamado D3, siguiendo la tradición de la firma  para nombrar a sus propulsores diesel con una D precedida de una letra, en función de la cilindrada de estos. Esta nueva mecánica procede del ya conocido D5 de 2.4 litros, al que le han rebajado la cilindrada y le han reducido su nivel de consumo y de emisiones, al dotarlo de un nuevo sistema de inyección y un sistema de turboalimentación mejorado. Con todo ello el D3 posee una potencia de 163 CV y un par máximo de 400 Nm, con un consumo que baja de los 6 l/100 Km en ciclo combinado y unas emisiones contenidas de 140 g/Km con opción entre caja manual o automática, ambas de 6 velocidades.

El motor D3 estará disponible en los siguientes modelos: S80, V70, XC70 y XC60, en su versión normal. Y los C30, S40,  V50 y C70, podrán disponer de dos variantes de este turbodiésel, una versión llamada D4 con 177 CV de potencia y un par máximo  de 400 Nm y otra D3 con 150 CV y 350 Nm, con cajas manuales o automáticas de 6 velocidades.

Por otra parte, los modelos C30, S40 y V50 estarán disponibles con un propulsor diésel de 1.6 litros con una potencia de 115 CV y 270 Nm llamado D2, con unas emisiones aún más reducidas que su hermano mayor el D3 y un nivel de emisiones de CO2 de 114 g/Km. Y finalmente, en cuanto a propulsores de gasolina los S80, V70, XC70 y XC60 podrán disponer del motor T6 de 3.0 litros modificado, con una potencia de 304 CV y un par máximo de 440 Nm.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta