Nacido en 1970, el equipo de investigación de accidentes de Volvo Cars es conocido como el departamento de detectives internos de la compañía. También podría ser denominado como el CSI del fabricante sueco, donde cada vez que ocurre un accidente en Gotemburgo, Suecia, en el que un coche Volvo está implicado, el grupo se traslada al lugar de los hechos y comienza una investigación, documentando sus hallazgos con gran detalle.

De hecho, “el arduo trabajo del equipo de investigación de accidentes permite a la compañía asegurarse de que un trágico accidente de tráfico pueda conducir a algo bueno: poder fabricar vehículos cada vez más seguros”, declara el director del Centro de Seguridad de Volvo, Malin Ekholm. “Al analizar de cerca lo que ha sucedido durante cada fase de un accidente, el equipo proporciona información crucial sobre lo que se puede mejorar en nuestros coches”.

Una vez que llegan a la escena de un accidente, comienzan haciéndose preguntas como: “¿Qué tan fuerte fue el impacto?”; “¿Con qué rapidez intervinieron los sistemas de seguridad activa?”; “¿Cómo están los pasajeros?”. Luego miran el clima, la hora del día, las condiciones de las marcas viales, etc. Posteriormente, el trabajo continúa en la oficina: el equipo solicita informes policiales accesibles al público, se pone en contacto con el conductor del coche y lo examina cuando tiene la oportunidad.

El equipo también trata de entender cómo el conductor experimentó el accidente, un proceso que involucra a los científicos del comportamiento del Centro de Seguridad Volvo Cars. Cada año, el equipo investiga entre 30 y 50 accidentes in situ, pero estos ocurren en todo el mundo y es difícil de llegar a tiempo. En esos casos y en la medida de lo posible, los detectives trabajan para localizarlos en el mapa con el apoyo del personal de Volvo y los servicios de emergencia más cercanos.

“El equipo de investigación de accidentes no es la única fuente de datos para nuestros expertos en seguridad, pero juega un papel importante para que entendamos realmente los detalles”, añade Ekholm. “Los accidentes siguen ocurriendo, pero hoy en día las consecuencias son mucho más leves y es mucho más raro que se produzcan lesiones graves de lo que solía ser”. Como dato a recordar, Volvo tenía la intención de reducir a cero las muertes a bordo de sus vehículos para el año 2020.

Fuente: Volvo

Galería de fotos:

Ver galeria (6 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta