El Porsche 911 Safari es uno de esos coches que da igual cuándo se hable de él, siempre parecen poner una sonrisa en los rostros de las personas que lo ven. Kelly-Moss Road and Race (KMR) construye algunos de los mejores modelos destinados al desierto del icónico deportivo de Stuttgart, y este magnífico ejemplar pintado en negro mate es uno de sus mejores proyectos. Conozcamos a “Willy”, quizá uno de los mejores 911 Safari construidos hasta la fecha.

Esta unidad en particular comenzó su vida como un sencillo 911 Carrera de 3.2 litros en 1984, y fue comprado por el director de operaciones de KMR, Andy Kilcoyne, en marzo de 2018. El plan inicial requería que el automóvil recibiera solo un puñado de retoques, pero, en poco tiempo, se convirtió en la construcción más completa que la compañía hubiese hecho. En el transcurso de 10 meses, fue desmontado al completo y todas las piezas fueron reemplazadas, renovadas, reconstruidas o rediseñadas.

Los cambios visuales más destacados incluyen arcos de rueda de mayor tamaño y más marcados, un parachoques delantero de aluminio, una barra de luces LED Black Oak de 75 centímetros en el parachoques delantero, otra barra de luces curva en la zaga también de 75 cm, y una tercera adicional de 100 cm en el techo. También hay un juego de llantas de aleación Braid Fuchs de 17 pulgadas envuelto en neumáticos 245/65 BFGoodrich All-Terrain KO2. Otras piezas concretas incluyen un techo de kevlar-carbono y un depósito de gasolina de mayor capacidad, 64,5 litros.

Para asegurarse de que “Willy” no se inmute por los interminables kilómetros de terreno de grava que, inevitablemente, se le pediría que abordara, KMR ha aprovechado para instalar amortiguadores específicos de doble tubo invertido y completamente ajustables Exe-TC, muelles Eibach, bujes de suspensión Elephant Racing y refuerzos KMR en los brazos de control inferiores delanteros. La construcción también cuenta con frenos Brembo, un chasis reforzado, un sistema MoTeC para hacer de cuadro de instrumentos y una jaula antivuelco personalizada KMR.

En el interior también se incluye una pareja de asientos de cuero Recaro, un equipo radio-GPS Porsche Classic, amplificador de audio JBL, altavoces focales y un volante Momo Prototype Incluso se puede montar una tienda de acampada en la azotea para acomodar a cualquier pasajero que quiera hacer una escapada algo más larga. Y pesar de todos los refuerzos y equipamiento extra, “Willy” apenas marca 1.135 kilos en la báscula. Pero todo tiene un precio, y este Porsche 911 Safari se subastó recientemente por 375.000 dólares (332.000 euros, aprox.).

En cuanto al corazón de esta maravilla de la automoción, detrás del habotáculo y colgando sobre el eje posterior se encuentra un motor de seis cilindros bóxer de 3.4 litros construido por KMR con inyección de combustible, pistones y cilindros de alta compresión Mahle, árboles de levas personalizados, gestión electrónica MoTeC y algunas cositas más que consiguen una potencia final de 345 CV. Una caja de cambios manual con un diferencial de deslizamiento limitado Billet Guard completa el paquete del tren motriz que, de ninguna manera, desmerece al total.

Galería de fotos:

Ver galeria (25 fotos)

Fuente: Kelly-Moss

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta