Aunque Yamaha siempre ha sido un fabricante de motocicletas, de vez en cuando hacen ilusionarse también a los amantes de las cuatro ruedas. Ya en la década de los 90 crearon una deliciosa locura llamada Yamaha OX99-11, que integraba tecnología de Fórmula 1. En 2013 presentaban el urbano Yamaha Motiv.e Concept, en 2015 lanzaban el llamativo Yamaha Sports Ride Concept y en 2017 llegaba Yahama Cross Hub Concept, con intención de que llegaran a producción en un futuro. Sin embargo, ahora la marca ha abandonado sus planes de desarrollar coches.

La triste noticia llega desde el Salón de Tokio y ya hay una explicación oficial. Resulta que Yamaha no cree que pueda rentabilizar estos automóviles a pesar de las expectativas generadas inicialmente. Porque no hay que olvidar que los tres prototipos fueron realizados con la “ayuda” de Gordon Murray, el creador del McLaren F1. Empleaban el chasis monocasco iStream hecho en fibra de carbono y con tecnología de Fórmula 1 para reducir su peso al máximo.

La arquitectura iStream es muy modulable, por lo que podía dar cabida a vehículos de distintos tipos. La teoría era que podían utilizarlo obteniendo rentabilidad con volúmenes de producción que fueran desde las 1.000 hasta las 350.000 unidades, pero finalmente parece más complejo. Se abandona el proyecto de los coches porque ven más oportunidades en otros campos de movilidad, como puede ser el de las bicicletas, además de mantener su negocio de las motos.

Se trata de una decepción importante, principalmente por ese posible deportivo que llegaría derivado del Yamaha Sports Ride Concept. El biplaza declaraba un peso de apenas 750 kg y prometía un comportamiento dinámico muy destacado y purista. Pero ahora toca despedirse definitivamente de él, ahora que Yamaha tira la toalla sin haber conseguido tampoco apoyo de ningún tercero. Esperamos que no sea un “adiós”, sino un “hasta luego”, pues el potencial que tiene la marca japonesa haciendo este tipo de vehículos es indudable.

Fuente: Autocar

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta