“Es la primera vez que tenemos en nuestra gama un coche de tres puertas, para empezar”, puntualizaba Iñaki Nieto, director de Skoda en España, en la presentación del nuevo Skoda Citigo en Lisboa. “Y supone nuestra entrada en un segmento nuevo, el 00, en el que se venden cinco millones de coches en el mundo”.

Unidades de pruebas del Skoda Citigo

Estas palabras dejan claro lo especial y lo importante que el Citigo va a ser dentro de la gama Skoda. Quizá en España el peso de este segmento no es tan grande como en otros países, pero la tendencia a que la gente se concentre más en las ciudades implicará de forma inevitable que cada vez se necesiten coches más pequeños.

Skoda encuadra este coche de cara a su estrategia 2018, año en el que se han fijado  llegar a vender un millón y medio de coches a nivel mundial y su casa madre, Volkswagen, ser líder mundial de ventas. Si tenemos en cuenta que en 2011 sus ventas globales alcanzaron los 879.200 coches (en el mundo se venden 60 millones de coches nuevos al año), el objetivo es ambicioso (supone casi doblar  las ventas actuales). En la situación actual de mercado esto podría parecer descabellado, pero Skoda no está mal situado: Sus ventas de 2011 crecieron un 15,3% respecto a 2010 y en el mercado más castigado, Europa, donde las ventas descendieron un 1,5% Skoda aumentó las ventas un 8%.

¿Y qué pinta este pequeño urbano en toda esta estrategia? Pues el Citigo le permitirá crecer “hacia abajo”, en palabras de Iñaki Nieto, que además no teme una canibalización del Skoda Fabia ya que son modelos distintos. Lanzado en su país de origen en diciembre de 2011, su presentación oficial en España será en mayo de este año, durante el Salón de Madrid.

Así ha sido la estrategia del grupo VAG, que ha decidido que sus tres coches pequeños se lancen primero en sus países de origen (el Up! en Alemania, el Citigo en República Checa y el Mii en España, que probamos). Son el mismo coche, pero con diferencias… aunque de eso hablaremos en otra ocasión, cuando hayamos probado los tres.

El Skoda se venderá en versiones de tres y cinco puertas. Entre la amplia oferta de unidades disponibles para probar en el aeropuerto de Lisboa elegimos el de cinco puertas, que será claramente el más popular. De hecho, a nivel global supone el 70% de las ventas de segmento de los microurbanos. En España este porcentaje es aún mayor, lo que revela que este tipo de coches tiene mucha importancia como segundo coche de familias urbanas. Veamos ahora qué ofrece el Skoda Citigo.

Equipamiento

Tengo la manía (creo que  buena) de fijarme antes de nada en el equipamiento de seguridad. El Skoda Citigo (como el Up! y el Mii) destaca entre otros competidores de su segmento por contar con ESP entre otros elementos de seguridad activa.  Entre los elementos de seguridad pasiva nos llamó mucho la atención un airbag que Skoda denomina “de tórax” y que combina un airbag lateral y uno de cabeza. También tiene los clásicos airbags frontales y laterales.

Skoda Citigo en Belem (Portugal).

Un elemento de seguridad que puede resultar interesante es el City Safe Drive que ya habíamos testado en el Mii. Este extra (en el Mii cuesta 250 euros) es un asistente de frenado para evitar esos choques a bajas velocidades en ciudad (pienso ahora mismo en las incorporaciones a las rotondas, en el que miras a otro lado y  el de delante va y frena).

Funciona entre 5 y 30 km/h gracias a un láser que mide la distancia con el vehículo precedente (hasta diez metros). De 5 a 20 km/h detiene el coche por completo y entre 20 ó 25 km/h y hasta 30 km/h minimiza las consecuencias del impacto. Puede desconectarse (pero para eso, mejor no incluirlo en el coche que compres).

Existen tres niveles de acabado: Active, Ambition y Elegance. Elegimos el segundo, ya que en España, será el que más ventas acumule ya que será el del precio más equilibrado respecto a su equipamiento… además de incluir e A/C que no tiene el acabado más básico (nunca entenderé cómo en España hay marcas que siguen sin incluirlo de serie en toda su gama de modelos)

Llantas Skoda Citigo

Nuestra unidad no tenía extras a excepción de un navegador por satélite que Skoda llama Move&Fun y que integra, además de navegación, sistema manos libre Bluetooth para teléfonos móviles, ordenador de viaje, manejo del equipo de sonido, indicador de temperatura del motor y cuentarrevoluciones. Skoda no ha anunciado el precio todavía, pero estará cerca del Mii: 250 euros.

Existe más equipamiento opcional con el que no contaba nuestra unidad, como techo solar panorámico y el paquete Sport& Design, con vinilos decorativos para el exterior y unas llantas negras o blancas de 14, 15 o 16 pulgadas con el que. No faltan otras opciones como redes de sujeción de carga en el maletero, cargador adaptado para cargar el iPod/iPhone, un kit de manos libres o el bloqueo de las marchas que funciona como antirrobo. Para cargas especiales hay barras de techo, portaesquíes, portabicicletas y un cofre para colocar en las barras del techo. Lo que más nos llamó la atención fue la posibilidad de tener una nevera de 15 litros para el maletero.

Interior y maletero

Antes de nada, pedir disculpas por no haber hecho fotos del interior. Las que ves en este artículo son las del de prensa. Esperaba una mejor luz al día siguiente de la prueba y no seguí el consejo que siempre decía mi madre: “No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy”.

Interior Skoda Citigo

Dentro, el Skoda Citigo destaca por su sencillez. Ojo, esto no quiere decir que sea espartano. Hay algún plástico duro en el salpicadero, pero todo está muy bien ajustado. Comentándolo con compañeros, a algunos les molestaba que algunas partes de la carrocería estuviesen a la vista. No es mi caso, ya que en nuestra unidad de pruebas, verde, aportaban color.

El puesto de conducción es cómodo, exactamente igual al del Mii, con los mismos asientos de tela con los reposacabezas integrados. Sólo podría poner una pega al volante: no se puede regular en profundidad, sólo altura.

Pero la mayor diferencia con el pequeño Seat y este eran las cinco puertas. Lógicamente facilitan mucho el acceso a las plazas traseras, (uno de los hándicaps que destacamos del Mii tres puertas) donde el espacio es más que correcto para un coche de este tamaño. No podrás estirar las piernas como si estuvieras en una tumbona de piscina, pero sí pueden viajar cuatro personas sin agobios de espacio. Algo que no me gustó demasiado fue que las ventanillas traseras no se puedan bajar, sólo se abren un poco en forma de compás.

Bajo maletero del Skoda Citigo

Lo más destacable del interior del Citigo (y su mayor diferenciación con el Up! y el Mii) son todas las soluciones prácticas. Bajo la consola, un hueco reservado al móvil con una toma de 12V cercana. En la luneta delantera hay un enganche para tickets en el parabrisas y en la consola, un portafotos. Los laterales de los asientos se han aprovechado para colocar una malla donde se pueden dejar objetos. Y en la tapa de la guantera hay un gancho para dejar un bolso (que sale del tirador). Detalles simples pero realmente útiles.

La distancia entre ejes aumenta el tamaño del maletero (251 litros (959 con los asientos totalmente abatido). A diferencia del maletero del Mii que probamos, este no tenía la división que lo dividía para contar con un doble fondo.

Exterior

Exterior Skoda Citigo (al fondo, con paquete Sport&Design)

Ya te habíamos hablado de la línea del Skoda Citigo cuando se presentó. Puede tener un toque algo más conservador que el Volkswagen Up! y resultar algo menos juvenil que el Mii.

La mayor novedad para la marca es que se trata del primer coche con el nuevo logo de Skoda, en el que desaparecen las letras.

Motor

Al igual que sus primos, cuenta con un motor gasolina de tres cilindros y un litro de cilindrada cilindros, con dos potencias de 60 y 75 CV, (par de 95 Nm en ambos casos. A finales de 2012 se comercializará una versión propulsada por gas («CNG»), de 68 CV y no se descarta una versión eléctrica en un futuro (basado en este prototipo del Up! que iría en línea con la política de electrificación de Volkswagen)

Motor tricilíndrico del Skoda Citigo

Los datos oficiales sobre sus prestaciones indican una velocidad máxima de 160 km/h con 60 CV y 171 km/h con 75 CV. Alcanza los 100 km/h es de 14,4 segundos con el primer motor y con el más potente el tiempo se reduce hasta los 13,2 segundos. Consumen 4.5 l/100 km y 4.7 l/100 km, pero habrá versiones Green Tec para que los consumos se queden en 4,2 y 4,3 l/100 km, respectivamente. Estas cifras se consiguen con sistema de parada y arranque automático del motor en detenciones (Start&Stop), neumáticos de baja resistencia a la rodadura, un alternador que reduce energía al motor en deceleraciones y una suspensión que deja la carrocería 15 milímetros más cerca del suelo

Como ya había probado la variante menos potente del motor tricilíndrico 1.0 litros en el Mii, elegí el motor de 75 CV. Personalmente, me parece una opción más interesante ya que el coche gana versatilidad. Veamos cómo se comporta en carretera.

Comportamiento

Cuando lo arranqué noté una ligera vibración, debido a los tres cilindros. No es algo que moleste lo más mínimo y mucha gente ni lo percibirá.

La primera parte de la prueba se desarrolló en carreteras secundarias y parte de autovía. Se notaba mucho el trabajo realizado por los ingenieros para reducir el peso del coche al máximo. Y voy a dar un dato que nos dieron durante la rueda de prensa: Los discoss de freno pesan 1,4 kilos menos que algunos de igual tamaño que montan otros modelos de Skoda. Con eso, el coche gana en agilidad. Se nota.

Skoda Citigo, perfecto moverse entre el tráfico urbano

Durante ese tramo hubo un repecho bastante prolongado en autovía. ¿Serán suficientes esos 75 CV? Íbamos dos personas y se comportó como un campeón en quinta, sin necesidad de bajar de marcha y manteniendo una velocidad de 120-130 km/h sin agobios. Definitivamente, la versión de 75 CV permite usar el coche en pequeñas escapadas (el de 60 CV en el Mii iba de fábula en ciudad, pero no tuve ocasión de someterlo a una situación parecida).

A la hora de hacer algún adelantamiento en carretera sí es necesario jugar un poco con el cambio, pero no debemos olvidar que se trata de un coche muy pequeño sin aptitudes deportivas. ¿Habrá versión RS? Según nos contaron… No.

La segunda parte de la prueba ya incluyó un buen número de kilómetros en ciudad. Ahí es donde el coche se comporta como pez en el agua gracias a su pequeño tamaño y a la ligereza del coche (que ayuda mucho a frenar rápido y en un corto espacio).

Por las calles adoquinadas de Lisboa comprobamos que su suspensión absorbía bien todas estas irregularidades del piso, sin que en zonas de curvas enlazadas como en el camino de Sintra eso comprometiese su estabilidad lo más mínimo. La dirección me resultó  cómoda y el cambio muy suave. Se nota que es un coche pensado para el uso cotidiano.

Veredicto coches.com

Resulta muy complicado puntuar y calificar un coche… ¡Cuando no sabes todavía su precio! Lo único que conseguimos saber los periodistas que acudimos a Lisboa fue que los precios estarán próximos al del Seat Mii y que el rango de precios del Up! serían algo más altos. Nada nuevo bajo el Sol…

Skoda Citigo

Hipótesis: Pensemos que el precio del Skoda Citigo sea exactamente igual al del Seat Mii. ¿Por qué alguien se va a decidir por un modelo y no por otro?

Ahí entra en juego el marketing, los valores que cada marca aporta al subconsciente de cada persona. Skoda apuesta por el Simply Clever, esas soluciones sencillas que acabas usando siempre casi sin darte cuenta, del mismo modo que Seat ha jugado su baza en busca del público urbano más joven (ojo, del que Skoda no reniega en absoluto, máxime tal y como está la venta de coches nuevos en España).

Porque, seamos sinceros, apenas hay diferencias estéticas entre ambos coches más allá de las ópticas y una trasera muy diferenciada en el urbano de Seat. Las mecánicas son idénticas. Si solo se circula por ciudad, el motor de 60 CV me parece suficiente… aunque si se hacen viajes cortos por autovía y carreteras secundarias (quién no debe hacerlos alguna vez), en mi opinión compensará pagar el sobrecoste del de 75 CV. De lo que no tengo ninguna duda después de probar el Seat Mii de tres puertas y este Skoda Citigo de cinco es de que, de necesitar un coche así, optaría por el de cinco puertas sin dudarlo. Además, tienen mejor reventa.

Lo mejor

– Comportamiento del motor y consumos.
– Excelente habitabilidad para su tamaño.
– Numerosas soluciones prácticas en el interior.

Lo peor

– Volante no regulable en profundidad.
– Apertura ventanillas traseras en compás.
– Probar un coche y no conocer aún su precio final.

Galería de fotos:

Ver galeria (44 fotos)

2 COMENTARIOS

  1. Me gusta la política del grupo de hacer los mismos coches a diferentes precios. Esto implica poder llevar un buen coche, sin necesidad de tener una buena renta. Skoda sin duda, la marca con más proyección dentro del grupo VAG

  2. Opino lo mismo, Ricardo. Skoda está mejor posicionada que Seat, ya que cuenta con los motores Volkswagen (fiables y económicos) pero apuesta por la sencillez para luchar por los precios. Me da pena por Seat, pero el “Audi barato” que pretenden ser siempre será más caro que un “Volkswagen barato” que pretende ser Skoda. Y en calidades interiores no hay mucha diferencia, sobre todo cuando comparas las fotos de este Citigo y el Seat Mii que publicaron en este mismo medio: https://noticias.coches.com/pruebas/nuevo-seat-mii-seat-600-del-siglo-xxi/43964 La única diferencia entre el Mii y el Citigo es de diseño exterior.
    Bueno, y ahora esperar a los precios, que serán muy similares

Deja una respuesta