Logo de Noticias Coches
citroen-c5-aircross-prueba-047.8
Pruebanoticias/
Mario Nogales

Citroën C5 Aircross Hybrid 225 CV, a prueba: ¿sigue siendo el más cómodo?

En poco tiempo, el Citroën C5 Aircross ha conseguido convertirse en uno de los modelos más importantes para la marca francesa. Salió en 2018 y rápidamente se hizo un nombre, de hecho, está en la lista de los más vendidos de Citroën con más de 27.000 unidades en nuestro país desde su lanzamiento. Y recientemente recibió una actualización ejemplar para que vaya acorde a los tiempos que corren. Tiene un precio de partida de 27.595 euros y lo estamos probando para ver cómo ha cambiado.

Este modelo recibe un lavado de cara comedido en un momento interesante. El objetivo es mantener buenos niveles de ventas ahora que se cumple la mitad de su ciclo comercial y la fórmula a seguir está clara. Quieren un coche más maduro, que puedan llegar a un público más amplio. Lo consiguen a través de pequeñas modificaciones estéticas, que se suman a una tecnología más completa y a una gama mecánica bien repartida con oferta electrificada. De hecho, se espera que el híbrido enchufable cope alrededor del 40 % de las ventas.

Exterior

A nivel estético hay algunos cambios importantes que convierten al Citroën C5 Aircross en un modelo más serio y maduro. A pesar de mantener un diseño llamativo, consigue una mayor sobriedad con movimientos como la unificación de los faros, que antes estaban divididos en dos partes. Mantienen la tecnología LED Vision de forma opcional y tienen un efecto tridimensional, yendo en línea con la parrilla surcada por dos molduras horizontales que resaltan la presencia del logotipo de los chevrones en el centro. 

Las modificaciones en el nuevo C5 Aircross continúan con unas molduras en contraste en la zona baja del paragolpes y también en esas tomas de aire simuladas. Los bajos de la carrocería van cubiertos por plásticos grises para acentuar su carácter de todocamino, incluso se mantienen los Airbumps en la parte baja de las puertas. Este ejemplar también destaca por detalles como las barras de techo, la posibilidad de tener la carrocería bitono o las nuevas llantas de 18 pulgadas diamantadas.

Lo cierto es que la zaga no cambia tanto, es la parte que evidencia que estamos ante un lavado de cara y no un cambio generacional. De hecho, la modificación más importante es el rediseño de los pilotos traseros, que adoptan la forma de tres módulos LED rectangulares con efecto tridimensional gracias a su fondo oscurecido. El resto es igual, con un pilar C bastante reconocible, las inscripciones del modelo y su versión en el portón y un paragolpes en contraste que tiene salidas de escape falsas.

Y en el apartado en el que no cambia ni un ápice es en el de las dimensiones. Mantiene las mismas que el modelo pre-restyling, por lo que estamos ante un SUV compacto con una longitud de 4,5 metros, una anchura de 1,84 metros, una altura de 1,69 metros y una distancia entre ejes que se queda en 2,73 metros.

Interior

Cuando pasamos al interior del Citroën C5 Aircross lo cierto es que vemos también una evolución lógica y práctica. Comenzamos diciendo que la tecnología se actualiza con el último sistema multimedia de la marca y la pantalla táctil de 10 pulgadas. Su salpicadero ha tenido que cambiar para integrarla de una forma bastante bien resuelta, en una posición elevada para que el usuario no tenga que alejar demasiado la vista de la carretera.

Por supuesto, el sistema multimedia es fácil de utilizar, con una disposición de menús intuitiva como en el resto de los coches de Stellantis y conectividad completa con Android Auto y Apple CarPlay.

Continuando con la digitalización de este interior, se introduce una instrumentación de 12,3 pulgadas que tiene varias vistas y se controla a través del volante multifunción, que presenta un nuevo diseño. También se mantienen algunos botones físicos para controlar la climatización, aunque lo cierto es que demasiadas funciones quedan relegadas a la pantalla y eso siempre es un aspecto negativo. Aunque el diseño del salpicadero del Citroën C5 Aircross se ha mantenido, las salidas de aire ahora son más horizontales.

De hecho, el cambio principal lo vemos en la consola central, donde desaparece la palanca de cambio de las versiones automáticas. En su lugar está el pequeño mando selector que ya hemos visto en otros modelos de Stellantis. Llamadme clásico, pero prefería la palanca por intuitividad.

También merece la pena mencionar la nueva generación de asientos Advanced Comfort, uno de los puntos fuertes del coche como comentó mi compañero Luis en la prueba del anterior, que siguen siendo de lo más cómodo que podemos encontrar en el mercado actual gracias a una espuma más gruesa y opciones como calefacción y masaje.

La habitabilidad siempre ha sido buena en este SUV compacto, sobre todo en la segunda fila de asientos. Le hacía destacar el hecho de tener tres asientos individuales, algo no demasiado habitual. Si a eso le sumamos que tienen desplazamiento longitudinal de forma independiente para moverse hasta 15 centímetros, nos da una de las mejores plazas traseras del segmento.

Como se puede ver, hay espacio en todas las cotas, con un hueco para la cabeza muy generoso y uno para las piernas que también está a la altura, aunque siempre permitiendo modificar su capacidad con el movimiento.

Maletero

El maletero del Citroën C5 Aircross está por encima de la media al ofrecer 580 litros en su posición menos ventajosa. Porque hay que añadir que si movemos los asientos hasta su posición más adelantada, nos quedaría un espacio de hasta 720 litros, más propio de segmentos superiores. Además de eso, hay que mencionar una boca de carga muy amplia y que no queda a una altura demasiado elevada.

Eso sí, en el híbrido enchufable se reduce notablemente la capacidad del maletero. En esa versión se tiene un mínimo de 460 litros y un máximo de 600 litros cuando se adelantan los asientos. En todo caso, bajo el piso hay un hueco muy útil para dividir la carga y también encontramos iluminación en esta zona y ganchos. Abatiendo la segunda fila de asientos en tres partes (40:20:40) se puede llevar a tener una superficie plana de hasta 1.630 litros.

Motor

La gama mecánica del Citroën C5 Aircross ha mantenido la lógica y tiene opciones idóneas para cualquier tipo de público. Inicialmente está disponible con un diésel, un gasolina y un híbrido enchufable. El diésel es el BlueHDi de 130 CV de cuatro cilindros, el gasolina es el PureTech con mismo nivel de potencia, pero con tres cilindros. Luego está el híbrido enchufable, tope de gama, al combinar un bloque de gasolina PureTech de 1.6 litros y cuatro cilindros junto con un motor eléctrico para llegar hasta los 225 CV. 

Puede ser algo limitada por el momento, pero la marca francesa promete que la gama se completará en los próximos meses. Se espera que llegue otro gasolina PureTech de 1.6 litros con 180 CV, que es el mismo bloque que emplea el híbrido enchufable. También se completará la oferta diésel con el BlueHDi de 2.0 litros y 177 CV. En función de la mecánica se ofrecen una caja de cambios manual de seis velocidades o la transmisión automática EAT8 de ocho relaciones.

Comportamiento

Antes no hemos entrado en detalles porque pensábamos contarlo ahora. Nos hemos puesto al volante del Citroën C5 Aircross Hybrid, el híbrido enchufable con etiqueta CERO de la DGT. Consigue sus 225 CV y 360 Nm de par gracias a la combinación de 1.6 PureTech de 180 CV y un propulsor eléctrico de 80 kW. Se coloca como tope de gama y consigue una prestaciones bastante destacadas, al tiempo que su eficiencia queda más que demostrada.

El C5 Aircross Hybrid acelera de 0 a 100 km/h en 8,9 segundos, mientras que su velocidad máxima es de 225 km/h. Lo interesante no son estos datos, que son bastante comedidos, son más los de consumos. Homologa 1,4 l/100km y unas emisiones de apenas 32 g/km. Eso lo conseguirá si recargamos regularmente su batería, algo que se puede hacer de varias maneras. En un enchufe convencional tardaría alrededor de 7 horas, mientras que con un Wallbox a 7,4 kW se tardaría un par de horas en completarse la recarga.

En este caso, no nos podemos olvidar del componente que le da sentido a este híbrido enchufable. Es la batería de iones de litio de 13,2 kWh, que es la que le permite homologar hasta 55 kilómetros de autonomía eléctrica. En la ruta que hemos tenido de camino a un pueblo de Segovia hemos podido comprobar que el modo eléctrico está bastante equilibrado. En condiciones normales es muy difícil conseguir la cifra homologada, será más realista rondar los 40 kilómetros en eléctrico.

Hay que aclarar que tenemos tres modos seleccionables a través del mando de la consola central en este híbrido enchufable. El modo eléctrico es el que solamente utiliza esa energía siempre que haya carga en la batería. El más inteligente es el modo híbrido, el que combina de forma eficiente el motor de gasolina con el eléctrico. Por encima quedaría un modo Sport que es el que saca todo el potencial de este modelo, aunque en ningún caso podemos esperar sensaciones realmente deportivas.

Porque hay que dejar claro que el Citroën C5 Aircross tiene un chasis que promueve la comodidad por encima del resto de sensaciones. No podemos esperar que destaque en un tramo de curvas debido a su elevado peso, que está en torno a los 1.845 kg en este híbrido enchufable, de hecho, aparecen ciertos balanceos en la carrocería cuando afrontamos curvas.

Sin embargo, es un coche perfecto para viajes largos en autopista, donde ofrece el máximo de su suavidad y confort en marcha. El elemento diferenciador es la suspensión con sistema Advanced Comfort.

Este elemento ya es un clásico dentro de Citroën. Se trata de una especie de sustituta a la mítica suspensión hidroneumática que introduce los nuevos Progressive Hydraulic Cushions, unos amortiguadores que buscan esa misma sensación de alfombra voladora.

Con eso se consigue filtrar todas las irregularidades y da la sensación de total aislamiento. Lo mismo se ha intentado con la dirección, que nos ha parecido demasiado asistida. No transmite lo suficiente y eso siempre es un punto negativo en cualquier tipo de coche.

Opinión coches.com

En definitiva, el Citroën C5 Aircross es un coche ideal para quien busque un SUV cómodo y sin pretensiones. Me atrevería a decir que es una opción muy interesante para los más viajeros, pues lo que más destacaría en este coche es el confort en marcha y el espacio interior disponible, además de ese maletero. Además, esta actualización se completa con un diseño más maduro, con una tecnología más capaz y con una gama de motores que es apta para todos los públicos.

Los precios en la gama del Citroën C5 Aircross varían bastante. Pueden ir desde esos 27.595 euros del gasolina con el acabado de acceso, hasta los 43.820 euros del híbrido enchufable en su nivel de equipamiento más elevado. Eso sin contar con los descuentos del Plan MOVES en este tipo de vehículos y tampoco las ofertas que tenemos en coches.com, donde tenemos los mejores precios para vehículo nuevo del país, además de una financiación a buenas condiciones.

Citroën C5 Aircross Hybrid 225 CV 2022
7.8Nota
Lo mejor
  • Interior amplio y aprovechable
  • Confort en marcha elevado
  • Híbrido enchufable no excesivamente caro
Lo peor
  • Algunos materiales del interior
  • Reducción en el maletero del Hybrid
  • Poco dinámico comparado con otros
Diseño8
Habitabilidad8.5
Acabados7.5
Maletero8
Equipamiento7.5
Motor7.5
Comportamiento8
Calidad Precio7.5

Galería de fotos:

  • Citroën
  • Citroën C5 Aircross
  • coches híbridos
  • todocamino