Logo de Noticias Coches
ds-9-e-tense-prueba-contacto-107.9
Prueba
Mario Nogales

DS 9 E-Tense 225 CV, prueba contacto con el galán francés

La transformación de DS en los últimos años está siendo ejemplar. La firma francesa dedicada al lujo ha renovado por completo su gama con modelos más ajustados a los cánones actuales. Además, prometen una electrificación total para 2024, siendo de las primeras en adoptar esta medida. Hasta que llegue ese momento, tienen vehículos de todo tipo y hay algunos tan interesantes como el DS 9 E-Tense 225 CV que hemos puesto a prueba.

El DS 9 fue anunciado como el buque insignia de la marca, la berlina de representación que quería recuperar esa gloria que alcanzaron antaño. De Citroën han salido algunos de los mejores sedanes de la historia, nunca vamos a olvidar al DS «Tiburón» original y sus avances técnicos. Precisamente esa filosofía es la que quiere seguir este ejemplar, que entra a competir en el reñido segmento de las berlinas grandes.

Exterior

Lo primero que llama la atención de este DS 9 son sus dimensiones imponentes. Aunque utiliza la misma plataforma EMP2 del Grupo PSA que otros como el Peugeot 508, en este caso se han aumentado las medidas. De esta forma nos queda un «tres volúmenes» con una longitud de 4.934 mm, una anchura de 1.932 mm y una altura de 1.460 mm. La distancia entre ejes se queda en 2.895 mm.

La estética es uno de los puntos más distintivos de la berlina francesa y adopta el lenguaje de diseño típico de DS. Eso se traduce en unas líneas marcadas gracias a detalles como el capó surcado por una moldura cromada que parte del logo E-Tense. El frontal está cargado de aristas, partiendo de la parrilla hexagonal con un entramado llamativo. No pueden faltar unas ópticas estrechas con módulos LED que giran al activarse y las luces diurnas en vertical.

El lateral es una vista muy reconocible del nuevo DS 9 por sus cromados recorriendo los marcos de las ventanillas y por esa silueta sugerente que tiene ligeros aires de coupé. Aparecen unas llantas de 19 pulgadas, que se pueden elegir en varios diseños, aunque el detalle más llamativo será otro. Hablamos de los tiradores de las puertas enrasados en la carrocería, que salen cuando nos acercamos al vehículo con la llave.

En la zaga también hay unos cuantos detalles que ayudan a desmarcarse a la berlina francesa. El más reconocible son los intermitentes colocados en la parte superior del pilar C, un guiño al DS original de los años 50. Sobre la tapa del maletero hay un pequeño spoiler y por debajo unos pilotos traseros LED con efecto tridimensional recogidos entre molduras cromadas. La parte inferior cuenta con una especie de difusor y dos salidas de escape cromadas.

Interior

Si el exterior del DS 9 ya era vistoso, el interior lo es aún más. Aquí es donde la marca francesa ha tirado de «savoir faire» y del refinamiento nacional para crear un habitáculo con un nivel de calidad elevado. Prácticamente todas las superficies están cubiertas por una tapicería de cuero nappa de tacto destacado, que puede ir en varios colores. Los asientos reciben un entramado distinguido y costuras en «punto perla». También hay zonas como el techo o las puertas en Alcántara.

Los acabado son muy buenos en prácticamente todas las zonas, prácticamente el único plástico que podemos encontrar es en la parte baja de las puertas. Además, no faltan detalles como el reloj analógico de B.R.M. Cronographes en los alto del salpicadero o esa consola central con los botones adoptando la característica forma de rombos que siempre ha acompañado a DS.

Dejando a un lado la elevada calidad, hay que decir que la tecnología del DS 9 no se queda atrás. En este apartado no hay tanta distinción, pues cuenta con elementos ya vistos en otros modelos, aunque cumplen a la perfección. Tras el volante se alcanza a ver una instrumentación digital de 12,3 pulgadas que hace las veces de ordenador de a bordo. No está tan avanzada como la de algunos rivales, pero muestra bastante información y tiene varios modos de visualización.

En el centro del salpicadero, justo por debajo del reloj, encontramos la pantalla táctil principal de 12 pulgadas, desde la que se controla prácticamente todo el infoentretenimiento. Los gráficos son buenos, la respuesta rápida y los menús intuitivos. Tiene conectividad tanto con Apple CarPlay como con Android Auto. La parte negativa es que la climatización también se controla desde la pantalla, algo que requiere mucha atención.

La habitabilidad de este modelo es muy buena. Hay que tener en cuenta su generoso tamaño, que se traduce en un interior espacioso. En las plazas delanteras hay un confort total gracias a la amplitud que hay por los cuatro costados y también por el elevado confort de los asientos, que tienen reglajes eléctricos, calefacción, ventilación e incluso función masaje. En esta zona también hay bastantes huecos portaobjetos.

Aunque en una berlina siempre ha interesado ver cómo es viajar en la segunda fila de asientos. El acceso a las plazas traseras es bastante cómodo gracias a la apertura de las puertas y dentro también se percibe bastante espacio. Se nota esa batalla tan extendida en el hueco para las piernas, que no pondrá problemas a casi ningún usuario.

El espacio para la cabeza es un poco más justo para los más altos, mientras que la plaza central carece de forma y cuenta con túnel de transmisión. Mejor viajar cuatro y sacar el apoyabrazos que sale de esa plaza y desde el que se pueden controlar algunas funcionalidades..

Maletero

Como buena berlina grande, el DS 9 también tendrá un maletero ejemplar. Cuenta con una capacidad de 510 litros en todas las versiones, incluyendo la híbrida enchufable que hemos estado probando. La parte positiva es que tiene unas formas rectas muy aprovechables. La negativa es que, como suele pasar en las berlinas, la boca de carga es más estrecha y está a una altura elevada. El portón cuenta con apertura eléctrica y hay bondades como ganchos e iluminación en este maletero.

Equipamiento

El DS 9 cuenta con varios niveles de equipamiento y acabados para personalizarlo tanto por dentro como por fuera. Por un lado aparece el Performance Line+, que busca sacar todo el carácter deportivo del modelo. Es el que lleva la unidad que conducimos y cuenta con detalles cromados, parrilla en negro brillante, llantas de 19 pulgadas, asientos mixtos de Alcántara y símil de cuero, volante en cuero plena flor perforado, el logo Performance Line en aluminio e incrustaciones de cristal.

Por el otro lado está el Rivoli+, que busca la elegancia a través de materiales nobles. En este caso, el interior se puede escoger con tres acabados distintos. El Opera es el más llamativo con su cuero Nappa con asientos en confección correa de reloj y muchas partes de Alcántara. También recibe un sistema de sonido Focal Electra con 14 altavoces y una potencia de 515 W.

Motor

La gama mecánica del DS 9 está formada por tres versiones bien diferenciadas. De inicio hay un gasolina convencional que emplea el motor PureTech de cuatro cilindros y 1.6 litros con 225 CV de potencia, siempre ligado a la transmisión automática EAT8. También aparecen dos híbridos enchufables bajo la denominación E-Tense. El más novedoso es el E-Tense 4×4 con 360 CV, pero nosotros tuvimos la ocasión de probar el de tracción delantera.

El DS 9 E-Tense 225 CV es un híbrido que une el motor 1.6 PureTech con otro bloque eléctrico de 109 CV y una batería de iones de litio de 11,9 kWh. Va ligado a la transmisión automática EAT8 y el resultado es que desarrolla una potencia total de 225 CV y 360 Nm de par. Gracias a ello consigue unas prestaciones interesantes: acelera de 0 a 100 km/h en 8,3 segundos y su velocidad máxima es de 240 km/h.

Por otro lado, gracias a su batería consigue una autonomía eléctrica de hasta 48 kilómetros y se puede recargar en una toma convencional en seis horas y media o en un Wallbox a 7,4 kWh en hora y media. Este DS 9 homologa apenas 1,5 l/100km según ciclo WLTP y sus emisiones de CO2 están en los 34 g/km. Aunque hay que conducirlo para comprender mejor lo que es capaz de ofrecer.

Comportamiento

Lo primero que llama la atención al volante del DS 9 E-Tense 225 CV es el refinamiento que ofrece. Apenas llegan ruidos del exterior ni de la mecánica (ni en modo eléctrico, ni cuando se enciende el motor de gasolina). Se nota que la marca ha hecho un gran trabajo con su aislamiento, algo que además se percibe viendo detalles como el acristalamiento doble cuando bajamos la ventanilla.

Ese factor ayuda a que la berlina tenga una calidad de rodadura sobresaliente. Ese y otros como la DS Active Scan Suspension, que se vale de una cámara para ir escaneando la carretera y adaptar la amortiguación a las irregularidades. Se trata de una representación de la suspensión hidroneumática del DS «Tiburón» original y el resultado es que sea un coche confortable en casi todas las situaciones que nos podamos imaginar.

De hecho, quizás el DS 9 peque precisamente de eso, de tener una puesta a punto muy enfocada a la comodidad. En esta versión híbrida enchufable de acceso no hay concesiones a la deportividad, para eso suponemos que estará la variante E-Tense 4×4 con sus 360 CV y una puesta a punto específica. Mientras tanto, la unidad de pruebas no se siente demasiado cómoda en tramos revirados, pues en las curvas cerradas salen a relucir sus 1.845 kg de peso.

Tras conducirlo de Madrid a Santander (y vuelta) nos queda más que claro que el DS 9 ha sido concebido para realizar viajes por autopista. Ese es su terreno predilecto, en el que se siente como pez en el agua y en el que es capaz de mostrar su mejor cara. Es un «devora-kilómetros» en el que no llega la fatiga gracias al refinamiento, a la calidad de rodadura y a su genial aplomo que permite hacer cruceros altos con solvencia.

Y el caso es que cuando llega a la ciudad tampoco desentona. Gracias a los modos de conducción se puede reservar la batería y movernos en eléctrico en estos entornos. Ahí el silencio a bordo se hace más notable y solo hay que estar pendiente de que sus dimensiones no interfieran al callejear. La rondará los 40 kilómetros en condiciones reales. Como suele pasar en los híbridos enchufables, cuando se acaba la batería los consumos suben considerablemente.

En este recorrido de larga distancia y sin recarga entre medias, lógicamente, obtuvimos consumos muy por encima de los homologados. Se rondaron los 8 litros una vez que se agotó la batería y establecimos un ritmo alegre por la carretera. Tendrá más sentido en desplazamientos controlados (como de casa al trabajo) con posibilidad de recargarlo. Así se amortizará la inversión y en escapadas puntuales no importará gastar un poco más en combustible.

Opinión coches.com

DS ha querido demostrar hasta dónde puede llegar con este modelo y el listón está muy alto. El DS 9 se enfrenta a las berlinas tradicionales alemanas con argumentos de peso como un diseño emocional, un interior resuelto a la perfección y un comportamiento dinámico a la altura. Se trata de un ejemplar al que le sobra personalidad y que no deja a nadie indiferente, una buena opción para los que no quieran un coche aburrido.

Aunque hay que tener en cuenta de que una berlina de representación de este nivel, con muchas novedades en la marca, también tendrá un precio acorde. El DS 9 parte de 54.050 euros, que serían 55.650 euros si se opta por el híbrido enchufable. Si se opta por el tope de gama con 360 CV y tracción total la tarifa se eleva hasta los 66.650 euros. En todo caso, en coches.com lo tenemos bastante rebajado.

DS 9 E-Tense 225 CV
7.9Nota
Lo mejor
  • Estética original
  • Materiales y diseño interior
  • Calidad de rodadura
Lo peor
  • Maletero menos práctico
  • Autonomía eléctrica justa
  • Precio algo elevado
Diseño8.5
Habitabilidad8
Acabados8.5
Maletero7.5
Equipamiento8
Motor7.5
Comportamiento8
Calidad Precio7

Galería de fotos:

  • berlina
  • coches híbridos
  • DS
  • DS 9