Logo de Noticias Coches
Hyundai Santa Fe prueba – 98.1
Prueba
Luis Ramos Penabad

Hyundai Santa Fe diésel, a prueba: cuando mejora en todo, hay que decirlo

El Hyundai Santa Fe 2021 es la cuarta generación del buque insignia de la marca. Un coche “emblemático”, en palabras de los responsables de Hyundai en nuestro país, que lleva 5.300.000 unidades vendidas en todo el mundo.

Llega en un momento crucial para la firma en España. Más que asentados en el Top 10 de ventas (son octavos en las ventas hasta abril), además con un peso de las matriculaciones a particulares muy grande, del 55 %, cuando el mercado es del 41 %, lo que tiene mucho mérito. Y aunque este tipo de coches no son de grandes volúmenes, menos en marcas generalistas, si aportan caché.

Lejos queda ya la primera generación del Hyundai Santa Fe, el vehículo que avanzó que la marca no solamente sabía hacer coches modestos. Con la actual entrega se da otro paso más. Y es que estrena en Europa la plataforma de vehículos de tercera generación, con mejoras en seguridad, rendimiento, manejo o eficiencia… además de introducir versiones híbridas y PHEV, así como mucha tecnología.

Exterior

Respecto al modelo precedente, el Hyundai Santa Fe 2018, el modelo gana empaque. Parece un coche mucho más sofisticado, sin perder la robustez características de los SUV grandes. Porque lo es. Mide 4.770 mm de longitud, algo más que un Seat Tarraco o un Skoda Kodiaq, por citar algunas de sus alternativas. Otras cotas son los 1.890 mm de ancho y los 1.680 mm de alto.

Donde más cambios se aprecian es en la parte delantera, que suele ser la presentación de los coches.  Vemos una parrilla muy ancha con un patrón en 3D y que abraza las ópticas principales sobre ellas las luces diurnas, separadas del modo que inició el Kona, pero a las que acompaña una división de las inferiores para tener una forma de T. Sirven también como intermitente.

En la parte inferior del parachoques, el cubre cárter abraza la toma de aire. En los extremos hay unas tomas de aire verticales para mejorar eficiencia del flujo de aire.

Visto desde el lateral destacan los pasos de rueda más anchos, sobre llantas de 17 a 20 pulgadas. Mencionar en este punto que la carrocería puede elegirse en nueve colores (Magma Red en esta unidad), de los que tres son nuevos. Además, con el acabado Style además de las llantas de 20 pulgadas específicas gana parachoques inferiores delanteros y traseros y revestimientos laterales que combinan con el color de la pintura de la carrocería, en vez de negro mate.

Detrás hay una banda reflectante roja que une las ópticas, muy horizontales, que refuerzan la anchura del modelo. La forma del paragolpes trasero también se ha modelado para aportar más sobriedad, según los diseñadores.

Interior

El interior del nuevo Santa Fe es, como corresponde a un producto de su tamaño, muy amplio. Pero lo que me ha sorprendido sobremanera antes incluso de subir al coche es la excelente presentación. De acuerdo, es el acabado más lujoso (y costoso), pero los materiales y ajustes rozan la perfección.

Entre las novedades, un nuevo diseño del salpicadero inferior, sobre el que vemos, en una posición elevada, la pantalla táctil AVN de 10,25 pulgadas.

También ha variado mucho la consola central flotante, en buena parte porque estrena un nuevo cambio de marchas sin conexión física (sino electrónico, Shift by wire) y puede emplear botones para seleccionar la marcha. Le acompañan un mando de control giratorio para cambiar de modo de conducción (Eco, Comfort, Sport y Smart, a los que se unen modos de conducción específicos en función del terreno –nieve, barro o arena–).

No están solos. Hay una multitud de botones físicos, de esos que muchos modelos están desterrando. Una fila para la climatización y otra superior para el acceso a la radio, volumen y otras funciones de la pantalla multimedia.

También hay un par de reposabebidas, que pueden ocultarse si no se emplean y un cofre central entre los asientos, que se suma al espacio inferior para dejar objetos.

El cuadro de instrumentos también es nuevo, con una pantalla de 12,3 pulgadas. Se maneja desde el volante, con mandos bien organizados y sencillos de usar.

Mención especial para los asientos. Más allá de que son cómodos, tengan regulación eléctrica, calefacción, me fascinó su tapizado. Muy acertada la combinación bicolor Camel y cuero Nappa (exclusiva del acabado Style). Hay más acabados en uno y dos tonos pero este me ha parecido el más elegante de todos.

Plazas traseras con igual cuidado de terminación y amplitud. No es descabellado que viajen tres personas en ellas y contamos con elementos como tomas USB, salidas de aire, cortinillas en las ventanillas traseras y, también aquí, asientos calefactados. Por supuesto, son revlinables y la fila de asientos puede regularse longitudinalmente.

Hay una tercera fila, con dos asientos más enfocados para niños o uso para adultos de manera ocasional. También tapizados en cuero y con elementos como salidas de aire   y control de temperatura.

Maletero

Buen espacio de carga, que alcanza los 634 litros con cinco plazas en uso. Obviamente si usas los siete asientos. Tiene unas formas bastante regulares (aunque los pasos de rueda son bastante prominentes) y contamos con un hueco en la parte más cercana al borde de carga para dejar algún objeto más pequeño oculto.

Si abatimos los respaldos de los siete asientos (mediante unos pulsadores electrónicos), conseguimos un espacio de hasta 1.680 litros de capacidad.

Equipamiento

El Santa Fe está disponible con tres niveles de equipamiento. Desde el más sencillo Klass es muy abundante y en el siguiente escalón Maxx cuentas ya con elementos como tapicería de cuero, asiento del conductor eléctrico o el control de crucero activo.

Destacable el conjunto de sistemas de ayudas a la conducción que la marca engloba en el apartado Hyundai SmartSense. Además del control de crucero inteligente basado en navegación tiene ayuda a la conducción en autopista, asistente de mantenimiento de carril, mitigador de colisiones frontales, detección de vehículos en el ángulo muerto, alerta de aproximación de tráfico trasero activo…

Con el acabado Tecno ya tendrás la pantalla de 10,25 pulgadas, Head-Up Display, un mejor equipo de sonido, llantas de 19 pulgadas, techo solar… y el más completo Style de nuestra unidad suma cosas como las llantas de 20 pulgadas, asientos con memoria en cuero Nappa, faros Dual LED, el asistente de aparcamiento trasero (PCA-R) o el estacionamiento con llave inteligente-(RSPA).

Interesante la política de precios, ya que se son idénticos los precios del diésel y del híbrido (desde 44.500 euros, que se pueden rebajar hasta 7.200 euros sumando promociones de la marca, la financiación del coche y entregar otro a cambio). Si eliges el híbrido enchufable, no disponible en el acabado básico, el precio es de 53.200 euros, con una rebaja de hasta 9.010 euros incluyendo el Moves III).

Recuerda que puedes encontrar ofertas del Hyundai Santa Fe, de todos sus acabados y mecánicas, en nuestra sección de coches nuevos, publicados por concesionarios oficiales de la marca de toda España.

Motores

Es la generación del Santa Fe que da un salto adelante en sistemas de propulsión electrificados. Hay una versión híbrida que combina un motor 1.6 TGDI de 180 CV con uno eléctrico de 44 kW (60 caballos) para conseguir 230 CV y 264 Nm de par de potencia conjunta. Va asociado a la caja de cambios automática de seis relaciones y tiene una batería de iones de litio de 1,5 kWh que almacena la energía en frenadas y deceleraciones.

También está el Hyundai Santa Fe PHEV. En este caso con el motor Smartstream con 265 CV de potencia y 58 km de autonomía en modo 100% eléctrico.

Para esta primera toma de contacto nos decidimos por el motor diésel, un motor diésel de cuatro cilindros 2.2 CRDi que entrega 202 CV y 440 Nm de par. Hay variantes de tracción delantera y total (como es el caso de esta unidad) y estrena caja de cambios de doble embrague en baño de aceite de 8 velocidades. El mismo propulsor que conocimos en la prueba del Kia Sorento, primo hermano de este Santa Fe. Veamos qué tal va.

Comportamiento

Se trató de un recorrido de menos de 200 km, una toma de contacto inicial, en el que circulamos principalmente por autovía y carreteras secundarias con buen asfalto. Las primeras sensaciones fueron positivas. El motor diésel es más que capaz para mover el coche. Iba solo pero no creo que tenga demasiados problemas en hacerlo cargado. Gana bien velocidad (realiza el 0-100 km/h) y es 19,5 más ligero que el anterior, ya que está fabricado en aluminio en lugar de acero.

La nueva transmisión de doble embrague trabaja de manera suave y casa bien con la filosofía del coche. Promete mejorar consumos, de 6,9 l/100 km en el ciclo medio homologado. Nos movimos en el entorno de los 8 l/100 km, si bien en tan poco tiempo de uso y con el motor encendido para hacer las fotografías, no podemos dar la cifra como concluyente. La marca habla de una reducción de emisiones del 8 %.  

A pesar de que su forma, tamaño y peso (1.910 kg) no lo hacen un vehículo muy apto para tomar curvas, la verdad es que me sorprendió su solvencia. El tarado de las suspensiones es firme, pero sin perder confort, y la dirección bastante precisa, a pesar de la asistencia eléctrica. Tiene su explicación técnica y es que los brazos delanteros de la suspensión se han acercado al punto medio de las ruedas.

Ayuda en este sentido que los ingenieros han reorganizado las “tripas” del coche, colocando los elementos más pesados abajo para bajar el centro de gravedad del coche.

Buen trabajo, sobre todo, en insonorización del coche. Viajas de manera cómoda y silenciosa en un vehículos de estas características, en buena parte gracias a que en chasis y la carrocería hay más puntos de absorción de vibraciones.

Si bien no hubo tiempo para probarlo fuera del asfalto, sí lo hicimos con el resto de modos de conducción. Ayuda el modo Sport a ganar velocidad cuando la exiges, como en un adelantamiento, pues la caja de cambios estira más las marchas y el acelerador es más reactivo. En el Eco las reacciones son más calmadas y el Smart elige el comportamiento más adecuado en función de la situación.

Opinión coches.com

Muy buen sabor de boca nos dejó Hyundai Santa Fe tras este primer contacto. Esperas que sea amplio, sí, pero no el refinamiento del interior. Creo que no hay ninguna marca generalista que ofrezca un producto de su segmento con acabados de este calibre. Hay algún rival con plazas traseras más amplias y de mejor acceso… pero claro, son coches de un tamaño mayor.

La renovación exterior le ha sentado también muy bien al interior y la gama mecánica está muy bien. Y ojo, que no es tan caro como parece. En un principio el precio puede parecer elevado, pero cuando ves a otros rivales con motores en su rango de potencia, resulta hasta económico, con un equipamiento que puede ser apabullante como en nuestra unidad… y completo de partida.

La marca sabe que no es un superventas (para eso tiene el Tucson), pero sí un buque insignia que demuestra lo que es capaz de hacer, que no es poco. Genial la idea de equiparar los precios de diésel, híbrido y, con ayudas, está muy cerca el híbrido enchufable. Y eso creemos que impulsará sus ventas.

Galería de fotos:

  • Hyundai
  • Hyundai Santa Fe
  • todocamino