Logo de Noticias Coches
Mitsubishi Space Star Aut prueba – 87.2
Prueba
Luis Ramos Penabad

Al volante del Mitsubishi Space Star automático

Mucha gente busca un coche pequeño para moverse en ciudad. Si es automático, pues mejor, porque eso hace mucho más comodo conducir en un entrono urbano. ¿Qué ocurre? Que eso suele ser caro. ¿Siempre? Atento a este Mitsubishi Space Star automático.

Lanzado en 2014 y actualizado en 2016, el Space Star es el modelo más pequeño entre la oferta del fabricante nipón. Se renovó en 2020 en profundidad y una de las novedades más importantes de la gama 2021 fue la llegada de esta versión con cambio automático.

Además de pequeño tamaño, el Space Star destaca por tener un precio bajo. Parte de 13.150 euros sin descuentos, un precio similar al que puedes  encontrar, una vez que aplicas las diferentes ofertas, con cambio automático.

¿Se trata este Mitsubishi Space Star automático de una versión interesante por este precio? Hemos pasado una semana con él para descubrirlo.

Exterior

La verdad es que poco hay que contar en este apartado ya que no ha habido exteriores desde su puesta al día en 2020. Entonces renovó bastante su parte frontal, con ese diseño Dynamic Shield con el que estrenó parrilla, prominencias sobre el capó, paragolpes y luces diurnas LED. De este modo se parece más a sus hermanos mayores, caso del Mitsubishi ASX y el Outlander. Y cambió tanto que parece más una nueva generación respecto del que probamos.

Sus dimensiones crecieron también un poco. Debido a los nuevos paragolpes ahora se va a los 3.795 mm de longitud (50 mm más), por 1.665 mm de ancho y 1.505 mm de alto. Es algo más grande que los habituales modelos del segmento A, pero no es tan grande como los utilitarios nuevos que se venden hoy en día.

En la vista lateral continúa con la silueta habitual. Con el acabado más alto tienes llantas de 15 pulgadas (con neumáticos 175/55). Novedades respecto al modelo original son los retrovisores con los intermitentes LED integrados. Conserva también un excelente coeficiente aerodinámico de 0,27 Cx… y la antena convencional sobre el techo, que se ve algo añeja.

En la zaga los paragolpes también son nuevos, con los que gana empaque visual y anchura. Mantiene el alerón superior que integra la luz de freno, pero cambiaron las formas de los pilotos traseros. or cierto, no hay muchos colores entre los que elegir. El banco Polar es sin coste añadido, 300 € si lo quieres en rojo Orient o el gris Titanium de nuestra unidad de pruebas o 400 € en negro Amethyst.   

Interior

No hay cambios en el interior en cuanto a espacio. En resumen: dos plazas buenas delante y, a pesar de que está homologado para cinco ocupantes, detrás mejro que vayan solamente dos. Y si pones dos sillas infantiles, como es mi caso, es virtualmente imposible colocar al tercer ocupante.

No esperes lujos. Siguen predominando los plásticos duros en el acabado, pero es lo habitual en estos coches de este precio. Si te soy sincero, más que esos plásticos me molesta más el negro piano en zonas de salpicadero, los marcos del selector del cambio o el volante.

Este volante es redondo y, salvo ese detalle en negro, me gustó bastante. Es regulable en altura, no en profundidad. Cuenta con mandos para sistema de infoentretenimiento o el control de velocidad. Eso sí, si quieres variar la información que se muestra en el pequeño display integrado en el velocímetro central de agujas, toca meter la mano por el volante y darle a un pivote.

En el salpicadero manda una pantalla de 7 pulgadas, con un nuevo sistema multimedia, ubicada entre as salidas de los aireadores y los mandos de la climatización. También se ha remodelado la consola central. Contamos con una conexión USB en la parte delantera, con un pequeño hueco para el móvil (y curiosamente, el botón para anular el Start&Stop). Tras el cambio, el freno de estacionamiento manual.

Los asientos no están mal para un coche de este tipo. Son cómodos, vas sentado algo más elevado que en la mayoría de competidores y me gustó mucho el tapizado elegido. Todo el interior es bastante oscuro… salvo el techo, lo que da más sensación de amplitud.

Detrás el espacio es justo, pero suficiente para piernas y cabezas. Tres ocupantes, mal, pues hay un túnel de transmisión bastante voluminoso en el centro del piso (y un espacio para dejar cosas redondo al final de la consola). En las puertas encontramos un acabado diferente a las delanteras, que presumen de una zona tapizada y una inserción con apariencia de fibra de carbono.

Maletero

El maletero del Mitsubishi Space Star tiene 209 litros de capacidad, no es que sea mucho, pero más que suficiente para un coche de este tamaño y filosofía. Ojo, que el espacio es bastante aprovechable porque cuenta con bastante altura hasta la bandeja.

Bajo ella, más cosas. Un espacio compartimentado que me sorprendió y, un piso más abajo el kit de reparación de pinchazos y herramientas para cambia la rueda.

Si algún día toca llevar algo más grande, puedes abatir los respaldos de los asientos traseros. Divididos en dos partes, en proporción 2/3 y 1/3, consigues un espacio de 912 litros de capacidad.

Equipamiento

La gama mantienen los acabados Motion y Kaiteki. Ojo, si lo quieres con cambio automático se une de modo invariable al más completo.

Este último incluye el sistema de infoentretenimiento SDA y la pantalla táctil de 7 pulgadas, con radio digital DAB, o conectividad con el móvil. También ofrece un mayor confort con el climatizador automático y el sistema de acceso y arranque sin llave.

Se suma el sistema de llamada de emergencia al completo equipamiento en este sentido de la versión básica, con airbags frontales, laterales y de cortina, asistente de arranque en pendiente, encendido automático de luces, control de crucero y sensor de lluvia. Si lo eliges con cambio automático suma también el apoyabrazos central delantero.

¿Precios? La versión básica, sin descuentos, asciende a 13.150 euros. Ojo, que te rebajan 1.000 por la promoción de la marca y 2.050 si financias el coche con la marca, de ahí que se anuncie por 9.900 euros.

Con el acabado Kaiteki y el cambio automático se va a los 15.800 euros. Con ambas promociones (de la marca y el descuento Promofinance) se anuncia por 12.600 euros. Un precio muy bueno para un coche con esa transmisión. Recuerda que puedes buscar ofertas de Mitsubishi Space Star en nuestra sección de coches nuevos, publicadas por concesionarios oficiales de la marca.

Motor

Mueve al coche el motor 120 MPI, un propulsor atmosférico de gasolina, de tres cilindros en línea, que anuncia 71 CV de potencia y 102 Nm de par máximo. Respecto al modelo orignal, ahora cuenta con un filtro de partículas EGR que reduceo las emisiones de NOx y cumple con la normativa Euro 6.

Puedes elegir un cambio manual de cinco relaciones o la transmisión automática que tiene esta unidad que probamos. Se trata de un variador continuo o de tipo CVT con el que sus prestaciones son algo peores. Anuncia una aceleración de 0 a 100 km/h en 14,1 segundos y una velocidad punta de 167 km/h (12,6 y 180 km/h el manual).

Esta transmisión no ayuda tampoco a la eficiencia, al menos sobre el papel. Y es que homologa en ciclo medio 5,5 l/100 km, 0,4 más que la versión de cambio manual. Cuenta con la etiqueta C, con unas emisiones de 125 g/km de emisiones de CO2.

Comportamiento

En pruebas anteriores había comentado la puesta a punto “curiosa” de este coche. Y es que tiene unas suspensiones con mucho recorrido, lo que hace a veces notes algún balanceo en curvas o rotondas, sin llegar a tener sensación de peligro porque el coche tampoco es que corra mucho.

Esta cualidad lo convierte en un coche fabuloso para ir por zonas con un piso malo… e incluso por caminos. Me atrevería a decir que es para eso mejor que muchos SUV del mercado, sin que sea su cometido. Salvando las distancias, me recuerda a los utilitarios de antaño, coches que metías en cualquier sitio sin temor a que nada se fuese a romper.

Eso sí, la situación de las carreteras de España no es como entonces. Ahora tenemos vías con buen asfalto en la mayoría pero sí me recuerda en ese sentido a aquellos coches. Su chasis lo demuestra: con una suspensión delantera tipo McPherson y una trasera de rueda tirada con elemento torsional: sencillo (no esperes florituras en el comportamiento), pero eficaz.

Luego tenemos el conjunto motor y cambio. Te pide ir a ritmos tranquilos, porque no puedes jugar demasiado con la retención que te ofrece un cambio de marchas y siempre tienes que ir a base de freno. Tienes las ventajas del CVT, que el motor siempre va en el rango óptimo de vueltas pero que en aceleraciones fuertes entra bastante sonido mecánico del habitáculo y tienes la sensación de que el coche no gana velocidad al ritmo que las revoluciones del motor te dan a entender.

¿Puede enfrentarse a un viaje? Pues realizamos uno de 200 km (más vuelta) y no tiene problemas para moverse a ritmos legales incluso cargado. Esperaba que el consumo pudiese ser elevado, pero esa es una de las ventajas de ese tipo de cambio: sin problemas alguno te mueves en 6 l/100 km, que fue la media con la que devolvimos el coche tras movernos, sobre todo, en ciudad. 

Ahí es una delicia. Por tamaño, porque a pesar de no ser un SUV ves perfectamente todo lo que ocurre a tu alrededor y porque sus prestaciones son más que suficientes para moverse a ritmos tranquilos. No para conducir de manera agresiva, que el cambio no te anima, pero sí de manera ágil.

Opinión coches.com

El Mitsubishi Space Star automético esta enfocado a moverse con comodidad en ciudad. No esperes prestaciones alucinantes ni reacciones inmediatas. No es ese su cometido. Pero te olvidas de manejar la palanca, algo que, con el motor atmosférico que

Es cómodo de suspensión y ha mejorado los acabados de su interior. Además, su sistema es compatible con Android Auto y Apple Carplay. No es algo baladí en un coche urbano: hay diversas aplicaciones que te ayudan a evitar atascos con información en tiempo real, tienes tu música y puedes realizar llamadas usando los asistentes por voz.

Y todo, a un precio contenido. De acuerdo, el gancho que usa la marca “desde 9.900 euros” en su web implica financiarlo. Y la cifra se eleva si quieres el mejor acabado (veo el sobreprecio justificado por todo lo que lleva) y el cambio automático, que te da comodidad de uso y, con el enfoque del coche, casa muy bien.

Mitsubishi Space Star 120 MPI CVT Kaiteki
7.2Nota
Lo mejor
  • Relación precio/producto
  • Confort de marcha
  • Mejora del sistema de infoentretenimiento
Lo peor
  • Color de carrocería, lo único opcional
  • Insonorización del habitáculo justa
  • El consumo sube con cambio automático
Diseño7
Habitabilidad8
Acabados7
Maletero7
Equipamiento7.5
Motor6.5
Comportamiento6.5
Calidad Precio8

Galería de fotos:

  • microurbano
  • Mitsubishi
  • Mitsubishi Space Star