El modelo que hoy os traemos a vuestra web favorita del motor es la primera incursión de la marca del óvalo en el segmento de los “crossover compactos” y aunque ya se han visto imágenes del que a medio plazo será su sustituto, se está revelando como un auténtico fenómeno social y un verdadero éxito de ventas, que ha sorprendido incluso a los representantes de la marca americana, ocupando uno de los primeros lugares del escalafón en su segmento. En el acumulado del año (hasta el mes de marzo, último con cifras definitivas) los usuarios habían adquirido 1.775 unidades, lo que representa el 8,44% de cuota de mercado. En el año 2010 fueron en total 11.681 unidades las que se vendieron (10,85%).

Prototipo Iosis X, sobre el que se basa el actual Ford Kuga

Como muchos de vosotros ya conoceréis, el “crossover” de Ford ha sido creado en torno al estilo “Kinetic Design” de la marca. Sus orígenes se sitúan en el concept-car “Iosis X”, que se presentó en el Salón del Automóvil de París en 2006. Está basado en la arquitectura de los modelos del segmento C de Ford, suficientemente probada tanto en el Focus como en el C-MAX.

Los diseñadores e ingenieros han logrado unir aspectos aparentemente contrapuestos para obtener un vehículo con una marcada personalidad y un conjunto que ofrece un gran atractivo a los clientes potenciales, resultando a la vez dinámico y robusto, con unas excelentes cualidades, tanto en carretera como fuera de ella. El exterior es deportivo y atractivo, bien equilibrado y con buenas proporciones. Ofrece un habitáculo suficientemente espacioso, a pesar de basarse en un compacto, con un interior de alta calidad, resultando un vehículo moderno y muy práctico.

El Kuga está disponible tanto con sistema de tracción total inteligente (AWD), como también con tracción delantera (FWD), que es el caso de la unidad de pruebas, lo que resulta ideal para los conductores a los que les gusta el estilo y la presencia de este modelo, pero que no precisan de las posibilidades de un 4×4. Es más que evidente que la limitación de la tracción delantera es un hándicap importante una vez que abandonamos el asfalto, pero también lo es que, para la inmensa mayoría de sus potenciales usuarios, no va a ser necesaria y que se conformarán con poder transitar por pistas de tierra en las que podrían circular con cualquier otro utilitario, con la ventaja adicional de una mayor distancia libre al suelo.

Circulando por el campo, en muchas ocasiones este tipo de vehículos de tracción delantera son capaces de pasar exactamente por los mismos sitios que sus homólogos de cuatro ruedas motrices, hasta que las condiciones se vuelven más complicadas. Por ejemplo, cuando nieve, tendrán que acabar poniendo cadenas como en cualquier otro turismo, pero a cambio nos ofrecen un precio de adquisición bastante más asequible que la versión de tracción total, un consumo más ajustado, un menor peso y facturas por el mantenimiento algo menos onerosas.

Exterior

Pasemos ahora a realizar una descripción más pormenorizada de lo que nos encontramos al observar el exterior de este interesante modelo.

Lo primero que nos llama la atención de su frontal es la calandra trapezoidal con un diseño bastante atrevido y los faros delanteros inclinados hacia atrás, sobre un capó con un aspecto musculoso, debido a la presencia de dos protuberancias longitudinales. Debajo de la calandra inferior se encuentra el parachoques que da idea de sus posibles capacidades off-road. Los faros antiniebla circulares están situados a ambos lados, formando parte de un conjunto sumamente atractivo.

Un vehículo muy atractivo desde cualquier ángulo

Cuando lo observamos de perfil, el Kuga presenta una línea que se eleva en la parte central y se corta en el parabrisas trasero. En la parte superior destacan las barras del techo con aspecto cromado, que junto con un pequeño spoiler trasero (que incluye una tercera luz de freno LED integrada), contribuyen a resaltar la línea general. Los vidrios tintados montados por la unidad probada ayudan, asimismo, a realzar la imagen del modelo diseñado por Ford Europa. Los pasos de rueda están ocupados en este caso con las atractivas llantas estándar de 17 pulgadas, calzadas con neumáticos M+S en medidas 235/55 R17, de la marca Continental. Existen opcionalmente llantas de 18, e incluso 19 pulgadas.

Los retrovisores llevan los intermitentes integrados y son de un tamaño adecuado, ofreciendo una visibilidad suficiente de lo que ocurre en los laterales y por detrás de “nuestro” vehículo. No provocan ruido excesivo con el aire, ni molestas vibraciones.

El paragolpes trasero dispone de una zona inferior que simula un difusor, tan en boga últimamente gracias a la F-1. Este elemento incluye un doble escape con un indudable aire deportivo. También se encuentran en él las luces antiniebla traseras, además de los siempre útiles sensores de aparcamiento.

El portón dispone del muy útil sistema denominado “liftgate in liftgate”, que ofrece la máxima flexibilidad gracias a la apertura independiente sólo de la parte superior o de ambas secciones simultáneamente, dependiendo de si llevamos el maletero completamente cargado y queremos depositar o recoger algún objeto más pequeño o no es este el caso.

Interior

Por lo que respecta al interior, el diseño ergonómico del cuadro de instrumentos y de la consola central tiene un indudable aire de marca. Sabremos de inmediato que nos encontramos en un Ford. El Kuga ofrece una agradable presentación interior y un buen ajuste de todos los elementos, por encima de la media. El salpicadero y los paneles de las puertas están realizados en un plástico mullido con un tacto confortable.

Agradable presentación interior y un buen ajuste de todos los elementos

La posición alta del asiento contribuye a ofrecer al conductor una buena visión de lo que ocurre a su alrededor (aunque evidentemente no es la misma que se puede sentir en un todo-terreno clásico). La ergonomía interior también está bien resuelta: volante, posición de los pedales y palanca de cambios, interruptores y cuadro de relojes, así como los múltiples reglajes de los asientos favorecen que reciba una nota final alta en este apartado.

Encontramos zonas de almacenaje de objetos pequeños, además de otras para bebidas, gafas y demás impedimenta y una toma de corriente adicional para conectar aparatos eléctricos.

Los asientos traseros se pueden dividir asimétricamente (60/40) y pueden abatirse completamente para permitir el aprovechamiento total del maletero cuando solo viajen los dos ocupantes delanteros. Si bien el espacio disponible para las piernas de pasajeros adultos es muy justo, por no decir escaso. Quizá sería necesario que los responsables de diseño se planteasen la posibilidad de la realización de una versión +2 como ocurre en otras marcas de la competencia, para solucionar en parte este problema.

Maletero

El maletero cubica 360 litros en su configuración estándar

Y ya que hablamos del maletero comentaremos que éste dispone de una capacidad de 360 litros en su configuración estándar. Si se equipa un kit de reparación de neumáticos se ganan otros 50 litros de la rueda de recambio (cosa que no recomendamos, sobre todo en vehículos de estas características, que invitan a meterse por pistas…). Si como indicábamos más arriba procedemos a abatir los asientos traseros, se puede aumentar considerablemente la capacidad de carga, hasta los 1.355 litros, y llegando a una longitud total de 1.578 mm. En cualquier caso estimamos que el volumen del maletero es más que suficiente para las necesidades habituales de una familia al uso. Además hay disponibles cuatro puntos de anclaje que ayudan a fijar la carga con seguridad.

Si ya hace unos días os ofrecimos la primera parte de la prueba del Ford Kuga, en donde hacíamos más hincapié en los aspectos estéticos del modelo de la firma del óvalo, ahora continuamos con la segunda entrega, en donde revisaremos más pormenorizadamente los apartados técnicos y de conducción.

Equipamiento

El Kuga está disponible en dos niveles distintos de equipamiento: Trend y Titanium, con un amplio catálogo de opciones adicionales para permitir al conductor adaptar su coche exactamente a sus necesidades. Podéis verlos, de manera resumida, en el siguiente cuadro:

Además se incorporan los paquetes Individual “Black Diamond” o “Ice White” (exterior) y “Cuero Ébano Capretto” o “Beige Claro Capretto” (interior).

Motor

En lo que al apartado motriz respecta, hemos de comentar que numerosos estudios de mercado revelan que los motores diesel que se mueven en el rango de 130 a 150 CV suelen ser la elección principal para un vehículo de este tipo. El motor Duratorq TDCi de 136 CV que equipa la unidad probada se encuentra dentro de estos parámetros y se muestra suficiente para mover al Kuga. Aunque la competencia aprieta fuerte y también hay ya disponible un nuevo motor 2.0 TDCI de 163 CV, visto en los renovados S-Max y Galaxy. A lo que se une, además, el cambio Powershift, que estará asociado solamente al motor diesel más potente.

Motor Duratorq TDCi con 136 CV de potencia y 320 Nm de par

Este motor de 2 litros de cilindrada, como ya hemos indicado entrega 136 CV a un régimen de 4.000 rpm y un par motor de 320 Nm a 2.000 rpm., lo cual permite que acelere de 0 a 100 km/h en 10,6 segundos la versión FWD y en 10,7 segundos la AWD. Por lo que respecta a las velocidades máximas, obtienen 182 km/h el modelo FWD y 180 km/h el AWD.

En lo referente a las emisiones contaminantes el modelo con tracción total logró una cifra de 169 g/km de CO2, mientras que el modelo con tracción delantera rebajó estas cifras hasta los 165g/km de CO2, obteniendo un consumo combinado de 6,3 litros por cada 100 km.

De todas formas, para más detalles, podéis pinchar en los siguientes enlaces para consultar su ficha técnica, o bien las mejores ofertas disponibles.

Comportamiento

El comportamiento del Kuga en carretera sorprende bastante, para lo que uno espera de un vehículo de estas características y, sobre todo, de sus dimensiones. No olvidemos que estamos hablando de un SUV (aunque sea compacto) y su centro de gravedad está situado notablemente más alto que el de, por ejemplo, una berlina al uso. El reglaje de sus suspensiones es firme, aunque absorben perfectamente las irregularidades del terreno y, por tanto, no resulta un coche incómodo. Queda claro desde el primer momento que al Kuga “le va” más la carretera que el campo. Para el uso diario resulta agradable de conducir y, solamente cuando callejeemos por lugares más reducidos o estrechos echaremos en falta un menor radio de giro.

En pistas sencillas de tierra su conducción no plantea ningún problema

En vías de doble sentido tiene una pisada firme y transmite una sensación de seguridad elevada, pudiendo mantener cruceros “fuera de la ley” con gran facilidad (aunque eso, hoy en día, no tiene casi ningún mérito…), no observándose movimientos parásitos de la carrocería. En cuanto en la carretera dejan de predominar las grandes rectas y comienza la zona de curvas, el Kuga no desentona lo más mínimo, pudiéndose calificar su tacto como de auténticamente “deportivo”, ya que la geometría y el tarado de las suspensiones contribuyen notoriamente a ello.

A pesar de las mayores inercias que un “crossover” de este tamaño soporta, si aumentamos el ritmo, el vehículo de la marca del óvalo se sigue inscribiendo muy bien en las curvas (siendo ligeramente subvirador), manteniendo la trazada sin titubeos, y con un eje trasero que nos permite “jugar” ligeramente, con un deslizamiento progresivo, que ayuda a colocar la zaga, aunque tampoco hay que descuidarse al respecto. Solamente en conducción muy al límite los frenos comienzan a sufrir las consecuencias de tener que detener una y otra vez una cifra próxima a la tonelada y media, y por tanto a alargar las distancias de frenado necesarias para detener el vehículo. En cualquier caso nada preocupante.

La ausencia de caja reductora y un recorrido de suspensiones escaso, tiene como contrapartida una menor “operatividad” cuando se acaba el asfalto. En pistas sencillas de tierra no hay problema, pero cuando el camino se complica no conviene arriesgar en demasía y es mejor ser prudentes.

En cuanto a los consumos, podemos calificarlos de correctos. Nos gustaría probar, para poder comparar, la versión con el motor diesel más potente, ya que al disponer de una mayor potencia y par, circulará más desahogado, en las mismas circunstancias, que el modelo que en esta ocasión os mostramos. Pero tranquilos que no se alcanzan cifras muy elevadas, obteniendo un consumo medio que ronda los 7,8 litros cada 100 kilómetros, lo que no está nada mal.

Veredicto coches.com

El Ford Kuga permite contentar a todos aquellos que busquen, a la vez, un SUV rápido y estable en carretera, y un vehículo que les permita realizar actividades de fin de semana fuera de los caminos asfaltados. Todo ello acompañado de una cuidada presentación interior, un buen nivel de acabado y el necesario equipamiento. Las prestaciones son más que suficientes en asfalto, y permite efectuar recorridos fuera de carretera, siempre y cuando no le sometamos a una conducción “off road” muy exigente.

El gran problema es el espacio interior en las plazas traseras (le vendría de maravilla algún centímetro adicional en el hueco disponible para las piernas de sus ocupantes). El maletero lo podremos definir como “suficiente”, pero tampoco le haríamos ascos a algo más de capacidad, sobre todo pensando en su faceta lúdica.

Galería de fotos:

Ver galeria (38 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta