Podría parecer una exageración decir que el lanzamiento del SsangYong Korando es el más importante para la marca coreana en los últimos años, sin embargo, hay bastante verdad en esa afirmación. La envergadura de los SUV en la actualidad queda más que patente simplemente con mirar su demanda y, el de los SUV compactos, es el que mejores números de ventas consigue en la actualidad. Por lo tanto, con esta nueva generación del Korando, SsangYong quiere subir un peldaño en todos los aspectos.

Y, aunque no lo parezca, ya vamos por la cuarta generación de este ejemplar. Fue en el año 1983 cuando llegó el primer Korando al mundo con un mensaje claro. “Korean can do” significa su nombre, dando un mensaje al resto del mundo para supieran colocar a los coreanos en el mapa automovilístico. El tiempo parece haberles dado la razón, pues se trata de la denominación más antigua de Corea del Sur que se mantiene en la actualidad sin cambios.

Ese primer SsangYong Korando poco tiene que ver con el actual. Durante la segunda y (sobre todo) la tercera generación se fue transformando aquel rudo todoterreno, derivado directamente del Jeep CJ-7, en un crossover con un generoso espacio interior. Ya hemos probado este ejemplar que cuenta con esa característica, con un novedosos diseño exterior, una tecnología actualizada y una gama mecánica renovada. Vamos a comprobar qué nos puede ofrecer.

Exterior

El nuevo Korando se asienta sobre la plataforma modular de la marca, la misma que da vida al SsangYong Tivoli. Mejora su rigidez gracias al uso de acero de alta resistencia en el 74 % de su construcción y un 10 % de espuma prensada. También hace que pueda lucir nuevas dimensiones, siendo más largo, ancho y bajo que su antecesor. En concreto tiene una longitud de 4.450 mm (+40 mm), una anchura de 1.870 mm (+40 mm), una altura de 1.629 mm (-46 mm) y una batalla de 2.675 mm (+25 mm).

Y si analizamos su diseño es fácil ver como mantiene las mismas claves que introdujo el SsangYong SIV-2 Concept en el Salón de Ginebra de 2016. El frontal es muy reconocible gracias a esa delgada parrilla típica de la marca, surcada por un listón cromado que sirve como enlace entre las dos nuevas y estrechas ópticas delanteras. Por debajo queda una entrada de aire de generosas dimensiones, flanqueada por las luces antiniebla.

Desde la vista lateral destacan algunos elementos que acentúan su condición de crossover. Hablamos de las barras de techo y de los plásticos negros que recubren todos bajos de la carrocería. También llama la atención ese pilar C, bastante ancho y con una moldura negra, o las nervaduras marcadas en la zona de las puertas. En este ejemplar se pueden escoger llantas de 17 y 18 pulgadas, siendo las últimas las que monta nuestra unidad de pruebas.

La zaga es probablemente la zona más peculiar del SsangYong Korando. Comienza con un pequeño spoiler de techo en negro, que integra la tercera luz de freno. En la zona media, sus elementos más distintivos y particulares: los pilotos traseros. Son bastante grandes y también quedan unidos por una moldura cromado, repitiendo el juego que ya vimos en el frontal. En la parte baja quedan las luces antiniebla, la de marcha atrás y los intermitentes; mientras que queda rematado con una moldura que pretende parar los golpes y acentuar su deportividad.

Interior

Nada más entrar al interior se puede percibir la evolución que ha tenido lugar en este modelo. El nuevo SsangYong cuenta con un diseño horizontal que poco tiene que ver con el de su antecesor. Esa sensación se consigue con la “cuchilla” que atraviesa el salpicadero de un extremo al otro. Entre medias queda la pantalla táctil de 8 pulgadas que es la protagonista del infoentretenimiento. Mejora considerablemente en conectividad al introducir Apple CarPlay y Android Auto, algo de vital importancia para un modelo que prescinde del navegador como veremos en el apartado del equipamiento.

El funcionamiento de esta pantalla es bastante correcta, con unos gráficos algo simples pero con menús intuitivos y fáciles de utilizar. Por debajo aparecen unos controles de la climatización que también mejoran en imagen gracias a esos botones de apariencia cromada. En la parte inferior aparece el botón de arranque (en nuestro acabado, no todas las versiones lo llevan), además de otra botonera en la consola central, alrededor de la palanca de cambios.

Aunque una de las grandes novedades en este SsangYong Korando es la instrumentación digital de 10,25 pulgadas. Ha sido hecha por una marca de prestigio como es LG y destaca por unos gráficos buenos y muchas opciones de personalización. Podemos seleccionar la información que queremos ver a través de los botones del volante multifunción. La única pega que podemos sacar es que refleja mucho la luz si le da el sol directamente.

Otro apartado donde SsangYong quería mejorar era en la calidad percibida. Con el Korando da un importante paso adelante si lo comparamos con su antecesor o con otros modelos de la marca. Es cierto que no hay ostentosidad y que sus materiales son bastante normales (protagonismo de los plásticos), pero da la impresión de que todo está bien ensamblado y que los acabados serán duraderos. El detalle que menos nos ha gustado es el abuso de las molduras “negro piano”, presentes en buena parte del salpicadero, puertas (con iluminación) y consola central.

Y llegamos al que siempre suele ser uno de los puntos fuertes de los modelos de la marca coreana: la habitabilidad. En el SsangYong Korando no iba a ser menos y después de ese crecimiento en dimensiones encontramos una amplitud más que evidente. En las plazas delanteras encontramos espacio por todos los costados y unos asientos muy cómodos que incluso han sido premiados por su ergonomía en el mercado local.

Aunque donde marca la diferencia es en sus plazas traseras, que están sin duda entre las mejores del segmento. Destaca el espacio para las piernas y no desentona en el que hay disponible para la cabeza o en la anchura. La plaza central, como en la mayoría de casos, carece de forma y cuenta con túnel de transmisión. Otra ventaja es que esa segunda fila puede reclinar sus asientos entre los 27,5º y los 32,5º. Si hubiera sido deslizante ya se habría ganado la matrícula de honor.

Maletero

Si nos impresionaba el espacio trasero del SsangYong Korando, no lo hace tanto su maletero. Son 551 litros de capacidad, aunque midiendo el espacio hasta el techo, por lo que consideramos que se queda algo por detrás de la media del segmento. A primera vista también da la sensación de ser pequeño debido a que el piso del maletero queda posicionado a ras de portón. Pero eso se solventa gracias al doble fondo, que permite ganar más espacio y también dividir la carga.

Si seguimos investigando encontramos que bajo el piso del maletero hay un kit antipinchazos y algunos huecos más para meter objetos pequeños. Opcionalmente se puede equipar una rueda de repuesto en ese espacio. No faltan algunos accesorios prácticos como la red o los ganchos, mientras que los asientos traseros se abaten en dos partes (60:40) para dejar una superficie plana con hasta 1.312 litros de capacidad.

Equipamiento

El SsangYong Korando en nuestro país se oferta con una gama formada por cuatro niveles de equipamiento cerrados, sin que apenas haya opción a salirse de ello. Y ya de serie la dotación es bastante completa, pues en el acabado Line ya se cuenta con llantas de 17 pulgadas, retrovisores plegables y calefactables, climatizador manual, volante multifunción en cuero, sensor de luz y lluvia, control de crucero o todas las ayudas a la conducción SASS.

Para el que todavía no lo sepa, SASS significa Sistema de Asistencia de Seguridad de SsangYong y cuenta con una cámara y un radar para ofrecer varios sistemas de seguridad. De serie ya cuenta con frenada de emergencia en ciudad (AEBS), alerta de distancia de seguridad (SDA), advertencia de salida de carril (LDW) con mantenimiento en el mismo (LKAS), reconocimiento de señales de tráfico (TSR), luces largas automáticas (HBA), aviso de avance del vehículo delantero (FVSA) y advertencia de fatiga (DAA).

Y volviendo a los niveles de equipamiento, el siguiente es el Urban, que suma a lo anterior el sistema multimedia con la pantalla de 8 pulgadas con Apple CarPlay y Android Auto, climatizador bizona con ionizador, cámara trasera, cristales tintados, barras de techo o doble piso de maletero. Por encima está el Premium, que añade llantas de 18 pulgadas, instrumentación digital de 10,25 pulgadas, tapicería mixta (tela/símil cuero), reposabrazos delantero con portavasos y espejo interior antideslumbrante.

El tope de gama es el acabado Limited, que suma asientos de cuero, techo solar, acceso y arranque sin llave, freno de estacionamiento eléctrico, luces de cruce y carretera LED o sensores de aparcamiento delanteros y traseros. Cabe destacar que la unidad que tenemos entre manos procede de Alemania y cuenta con elementos que no están disponibles en España como el navegador, los asientos calefactados y ventilados o el volante calefactado.

Motor

La gama de motores del SsangYong Korando es muy simple pero viene completamente renovada. Hay una opción de cada combustible tradicional y posteriormente se sumará una opción de GLP casi con total seguridad. Si comenzamos por el diésel vemos que aparece el nuevo D16T, un cuatro cilindros de 1.6 litros con tecnología AdBlue que desarrolla 136 CV. Está disponible con el cambio manual de seis velocidades (300 Nm de par) o con el automático con las mismas relaciones (324 Nm de par) fabricado por Aisin.

Si saltamos a la opción de gasolina tenemos al G15T, otro cuatro cilindros turbo de 1.5 litros con el que se pretende olvidar la anterior época de atmosféricos. En este caso se alcanza una potencia de 163 CV y 280 Nm de par entre las 1.500 y las 4.000 rpm, manteniendo las opciones entre los cambios manual y el automático anteriormente citados. También hay que mencionar que ambas mecánicas de este modelo se pueden configurar con tracción delantera o total 4WD (solo con el cambio automático). La segunda es una conectable tipo Haldex con función de bloqueo al 50 % a velocidades por debajo de 40 km/h.

En nuestro caso, estamos probando el SsangYong Korando G15T manual con tracción delantera, que es la opción que más se elegirá en nuestro mercado. De hecho se estima que el mix se dividirá en un 80 % para la gasolina y solo un 20 % para el diésel. El gasolina de 163 CV y 280 Nm es capaz de alcanzar 191 km/h de velocidad máxima al tiempo que homologa un consumo combinado de 7,6 l/100km y unas emisiones de CO2 de 172 g/km (con llanta de 18 pulgadas).

Comportamiento

Tenemos una pequeña toma de contacto con este SsangYong Korando G15T por las carreteras de la sierra madrileña. La primera sensación que nos deja tras el arranque es positiva, ya que el refinamiento del motor de gasolina está a la altura de las circunstancias. Apenas llegan ruido ni vibraciones al habitáculo, lo que es también una señal del buen trabajo que ha hecho en la marca en este apartado para garantizar una buena calidad de rodadura.

Se han sumado tacos hidráulicos al subchasis delantero y al trasero, se ha empleado un adhesivo estructural y material insonorizante en suelo y techo; todo ello con este cometido concreto. Y lo cierto es que se nota durante la marcha, pues encontramos al SsangYong Korando como un vehículo que ofrece una conducción bastante placentera. A eso también ha ayudado la puesta a punto del chasis, algo que por cierto, ha sido llevada a cabo en nuestro país, en las instalaciones de Applus+ IDIADA.

El Korando está claramente enfocado a la comodidad, sin que apenas existan concesiones a la deportividad. Lo notamos en la respuesta de la suspensión, que es de tipo McPherson en el eje delantero y multibrazo en el trasero. Consigue filtrar con solvencia cualquier tipo de imperfección en la carretera e incluso se comporta bien por caminos. Si bien, este ejemplar no es un todoterreno como el SsangYong Rexton y tiene ciertas limitaciones. Cuenta con un ángulo de ataque de 18º, uno ventral de 15,9º y uno de salida de 24,5º.

Los 163 CV del Korando G15T nos parecen una buena cifra de potencia teniendo en cuenta sus dimensiones y sus 1.405 kg de peso. El bloque de gasolina deja ver su máximo potencial en la zona media del cuentarevoluciones, mientras que en bajas resulta algo perezoso. El cambio manual tiene un tacto agradable a pesar de sus recorridos algo largos. Es mejor opción que el automático, que resulta bastante lento de respuesta y hace que aumenten los consumos.

Este ejemplar cuenta con tres modos de conducción de serie. Permite elegir entre el Normal, el Sport o el Winter; sin que haya grandes diferencias entre ellos. Se modifican parámetros como la dirección o la respuesta del acelerador, así como la gestión del cambio automático en el caso de llevarlo (sale en segunda en el de invierno). En todo caso y como decíamos, el Korando es un coche que invita a conducir con tranquilidad y no a ejercer una conducción deportiva.

Tras una jornada con una ruta no demasiado extensa es pronto para sacar conclusiones acerca del consumo de este SUV. Sin embargo, la sensación inicial es que estamos con un modelo algo “tragón” en el que la media se situará entre los 8 y los 9 litros.

Opinión coches.com

El SsangYong Korando es, probablemente, el mejor coche que ha hecho la firma coreana en su historia (hasta el momento). Una apuesta en el segmento de los SUV compactos que da un enorme salto cualitativo respecto a su predecesor. Lo vemos en todos los ámbitos, empezando por el exterior con ese diseño más maduro y adaptado a los gustos europeos. La habitabilidad sigue en consonancia con el resto de productos de la marca, con un generoso espacio que destaca en las plazas traseras.

En el interior directamente hay que hablar de revolución, por el rediseño y también por la tecnología que se incorpora, incluyendo ya la conectividad con Apple CarPlay y Android Auto. La gama mecánica es escueta y nos toca probar el gasolina manual, el que será el más vendido. El Korando G15T presenta un buen refinamiento y mucho confort en marcha, siendo la característica más destacada. Si ya hablamos de precios, ofrece una relación calidad-precio-equipamiento sobresaliente.

SsangYong Korando G15T 163 CV
7.7 Nota
Lo mejor
  • Plazas traseras sobresalientes
  • Equipamiento completo de serie
  • Confort en marcha
Lo peor
  • Algunos materiales interiores
  • Maletero algo justo
  • Gama mecánica escueta
Diseño7.5
Habitabilidad8.5
Acabados6.5
Maletero7.5
Equipamiento8.5
Motor7.5
Comportamiento7.5
Calidad Precio8

Galería de fotos:

Ver galeria (56 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta