Hace tiempo que tenía ganas de realizar una prueba del SsangYong Rexton. Exactamente desde su presentación, a la que iba a acudir yo… pero fue un compañero debido al nacimiento de mi segunda hija. Sus comentarios sobre el coche no podían ser más positivos, así que tenía que ponerme al volante de ese coche para comprobar que ese salto adelante era cierto.

El Rexton es uno de los emblemas de la compañía automovilística más antigua de Corea, especializada en todocaminos… y todoterrenos como este desde su etapa más temprana. Todos los fabricantes se han lanzado a crear turismos con forma de todoterreno (los SUV) y restándoles capacidades 4×4 que la mayoría no emplea nunca para competir en precio. ¿Todos? No. El SsangYong Rexton sigue siendo un auténtico todoterreno. Por su arquitectura y por la posibilidad de contar con tracción total y reductora, como en esta unidad.

El actual Rexton llegó al mercado en 2018 para sustituir al anterior, un modelo que llevaba en el mercado desde 2002, si bien desde entonces tuvo unas cuántas actualizaciones, la última en 2013. Es obvio que, pasado tanto tiempo, el coche debe de ser mejor. ¿Pero cuánto mejor?

Es obvio que seguirá siendo un coche muy superior a la media para ir más allá de los típicos caminos y  adentrarte en zonas muy rotas. ¿Pero eso penaliza mucho la conducción en el día a día? Hemos pasado una semana con él para ver si este todoterreno de 7 plazas es una compra sensata. Y créenos que es una de las opciones más interesantes del mercado, por precio y todo lo que ofrece. Acompáñanos a conocerlo mejor.

[ACTUALIZACIÓN: Incluimos este vídeo en el que podrás ver en detalle muchas de las características del SsanGYong Rexton que desgranamos más a fondo en el artículo]

Exterior

La evolución del SsangYong Rexton comenzó por fuera, por su estética. SsangYong tiene mucha tradición a la hora de fabricar todoterrenos. Es la marca de coches coreana más antigua y desde sus orígenes sus productos estrella han sido los vehículos capaces fuera del asfalto, como decíamos. Pero la imagen pasó a un sefundo plano. Hasta que en 2008 Mahindra, el gigante indio de la automoción, se hizo con la empresa.

Los Tivoli y XLV fueron la avanzadilla de esta nueva SsangYong con diseños más cuidados. Hay varios de sus rasgos que copia el Rexton. En el frontal nos encontramos con un enorme paragolpes dividido en dos partes. Una superior pintada en el color de la carrocería, donde se integran las luces antiniebla, y una inferior que busca proteger la carrocería cuando pasa por obstáculos.

Las ópticas tienen forma de alas y cuentan con tecnología LED para las luces diurnas y los intermitentes. Están unidas entre sí por un embellecedor cromado que recorre la parte superior de la parrilla. Justo en medio está el logotipo de la marca, con una curiosa historia.

SsangYong significa doble dragón. De ahí que su emblema sea una imagen doble.  Puede que en Europa asociemos los dragones a bestias aladas que escupen fuego como en Juego de Tronos, pero en las culturas orientales es todo lo contrario: es una imagen positiva, símbolo de conocimiento, salud y buena fortuna.

Cuando lo ves desde el lateral empiezas a ser consciente del tamaño del coche. Mide nada menos que 4.850 metros de longitud, mucho más que el anterior. Es muy robusto, con varias líneas marcadas en la chapa que le dan unas formas más musculosas.

Como esta que recorre la parte baja de las ventanillas o esta que enfatizan las aletas… con pasos de rueda más cuadrados, bajos los que encontramos, en esta unidad, ruedas sobre llantas de 18 pulgadas.

En la parte trasera también vemos un listón cromado que une las ópticas en medio del portón. Es una de tantas líneas horizontales que buscan hacer el modelo más ancho visualmente. Llegados a esta zona os cuento una curiosidad. ¿Qué significa el nombre? Pues REX (rey) y TON, pueblo. El Rexton es, pues, el Rey del pueblo.

Interior

Pasemos ahora a conocer su interior. Si, es un modelo grande y dentro tendrás mucho espacio.

La mayor sorpresa es la calidad del interior. Las notas de prensa siempre dicen en cada actualización de cualquier modelo que hay una mayor calidad percibida. Y en el Rexton no mienten. Ningún otro modelo del fabricante cuenta con materiales y ajustes como este. No son lujosos, pero el resultado es agradable y no hay ruidos entre las piezas.

Vas sentado muy alto con una posición dominante. Es de esos coches que hay que subirse a él. Pero literalemente. El puesto de conducción está muy conseguido y es el primer coche de la marca en el que no me encuentro botones y mandos en lugares extraños. Han trabajado bastante bien la ergonomía. Mandos en el volante en la posición que esperas…

En el centro del salpicadero esta pantalla multifucnión, con botones de acceso rápido a las principales funciones, de 8 pulgadas compatible con los sistemas Android Auto y CarPlay (aunque no puede tener navegador), la cámara trasera de ayuda al estacionamiento. Algo más abajo el sistema de climatización bizona, abajo a las conexiones…

A la izquierda se encuentran los botones para poder controlar el control de estabilidad, el asistente de tráfico trasero y el control de descenso de pendientes, entre otros.

En el cuadro de instrumentos contamos con dos esferas y una pantalla de 7 pulgadas entre ellas. Los gráficos están bastante bien cuidados y resulta sencillo moverse por los menús. Desde ahí accedes a controlar muchos de los sistemas de ayuda a la conducción con los que cuenta el coche, del paquete de seguridad al que SsangYong denomina SSAS. Incluye el servofreno de emergencia en ciudad, la alerta por cambio involuntario de carril, el detector de algunas señales de tráfico o el asistente que cambia de luces cortas a largas.

Detrás hay también mucho espacio. Para las piernas, para la cabeza y en anchura, donde supera claramente a sus rivales. Hay detalles muy buenos en estas plazas.

  • Ausencia del túnel de transmisión, lo que facilita pasar de un lado a otro
  • Salidas de ventilación, tomas USB y un enchufe convencional de 220 V
  • Asientos laterales calefactados
  • Respaldos reclinables

Si ya la banqueta fuese desplazable hacia delante y hacia atrás, lo habrían acabado de bordar.

Pero hay más, una tercera fila de asientos. Para llegar a ellas, primero se acciona una palanca en la base de los asientos, que abate el respaldo y luego esta que echa la banqueta hacia delante.

Es fácil llegar a ellas, si bien al ser un coche alto hay que impulsarse un poco. Son utilizables por adultos que no sean Marc Gasol, si bien hay que llevar las rodillas bastante levantadas porque vas sentado muy cerca del piso. Cuentan con sus propias salidas de aire, regulables.  Y detrás, el maletero. Vamos a verlo.

Maletero

Usando 5 plazas, dispones de un maletero de 641 litros de capacidad. No está nada mal. Hay versiones que no cuentan con estas dos plazas extra (ojo, solamente con el acabado básico y sin tracción total) en los que la cifra se eleva hasta los 820 litros.

¿Que usas las tres filas de asientos? Entonces se queda en 236 litros. Si quieres cargar algún día un mueble, podrás hacerlo. Abates todos los respaldos y consigues 1.806 litros de capacidad. Sí, los dueños del Ikea adoran coches como este.

Equipamiento

La gama actual del Rexton está formada por los niveles Line, Premium y Limited. Son todos bastante completos desde el de partida, pero en esta unidad, con terminación más alta, encuentras elementos como los faros de xenón, acceso sin llave, arranque por botón, ordenador, sistema multimedia con pantalla de 8 pulgadas que integra la cámara de visión trasera, portón automático del maletero…

No falta un techo solar eléctrico, asientos eléctricos, térmicos y ventilados con tapicería de cuero, control de crucero, lector de señales de tráfico, alerta de cambio de carril, detector de objetos en ángulo muerto, cámara posterior…

¿Algo que eches de menos? Pues quizá únicamente un sistema de navegación, pero es algo fácilmente subsanable ya que es compatible con Android Auto y Apple Carplay, así que puedes contar con un navegador usando tu móvil (y tus datos). No creemos que un coche destinado a circular fuera del asflato precise muchos más lujos o llantas mayores que lo harían más incómodo.

¿Lo mejor? El precio. Con siete plazas y este completísimo nivel de terminación Limited, ademáscambio automático y tracción total cuesta algo más de 45.000 euros. Puede parecer mucho, pero no hay nada en el mercado a un precio tan barato, créenos.

Te recoendamos echar un vistazo a las ofertas del SsangYong Rexton, publicadas por los concesionarios de la marca en nuestra sección de coches nuevos, si quieres localizar en un momento el precio más bajo de España. Recuerda que esa tarifa puede incluir en ocasiones financiar el coche con la marca y que no está de más calcular el coste del seguro en nuestro comparador para dar con la póliza que mejor se ajusta a tus necesidades y presupuesto.

Motor

El único motor disponible para el Rexton es uno diésel de cuatro cilindros y 2,2 litros de cilindrada que desarrolla 181 CV de potencia y, con cambio automático como este, hasta 420 Nm de par desde las 1.600 rpm.

Anuncia 8,4 l/100 km de gasto, una cifra que aumenta mucho cuando conduces por ciudad (no es extraño ver en el ordenador de a bordo 13 l/100 en recorridos de pocos km). Es algo lógico en un coche que supera las dos toneladas. En concreto esta versión alcanza los 2.205 kg de peso.

Pero recuerda, no es un SUV. Es un todoterreno de verdad. Antes de subirnos a él y decirte cómo va, te explicamos la diferencia. Prácticamente todos los vehículos de hoy en día se hacen sobre una plataforma monocasco, un sistema que inauguró Lancia allá por 1923 con el Lambda. La carrocería incluye en chasis y el habitáculo en una sola pieza, sobre la que se coloca luego el motor. Este sistema destaca por ser más ligero y aunque los nuevos materiales han hecho que sean bastante resistentes ya a la torsión y a la flexión, a veces necesitas algo más.

Para esos están los vehículos con un chasis de largueros y travesaños. Hay dos vigas longitudinales unidas por varias transversales. Sobre ellas se coloca luego la carrocería y se ancla el motor y transmisión. ¿Ventaja? Es muy robusto en las zonas más expuestas a los golpes (bajo la carrocería) y puedes llevar cargas grandes por caminos abruptos sin despeinarte.

Pocos coches mantienen este esquema en la actualidad. Apenas pick-up y los verdaderos todoterreno como este… y otros que o bien son muy pequeños, caso del Suzuki Jimny o muy caros, como el Land Cruiser de Toyota o muy muy caros, como el Mercedes Clase G. Vamos a ver ahora qué tal va.

Comportamiento

En carretera el coche sorprende. Por un lado por lo insonorizado que se va, con muy poco ruido que llega al habitáculo. Es un placer circular por autovía con el Rexton, con un cambio automático rápido que realiza los cambios con suavidad. Ayuda también la sensación de desahogo que proporciona su amplio interior, además de que unos asientos realmente cómodos para recorrer largas distancias.

En carreteras más reviradas ya no está tan a gusto. Su peso y altura hace que la carrocería se mueva mucho en frenadas o al tomar curvas cerradas, más que los SUV. Eso si, tampoco es que tengas reacciones extremas y que la gente que conduce un coche así vaya a atacar los vértices de las curvas.

En este sentido, un aspecto a mejorar debería ser la dirección. Es muy cómoda a la hora de maniobrar en espacios angostos, momentos donde su asistencia ayuda mucho, pero en otras circunstancia no informa al conductor demasiado de qué ocurre con las ruedas y en ocasiones se siente demasiado asistida.

Pero este coche ofrece más. Puedes no sólo ir por caminos, sino también superar obstáculos sin despeinarte y con comodidad, gracias a sus amplios recorridos de suspensión y a sus excelentes cotas todoterreno. A sus 20 cm y medio de altura libre al suelo debes sumar los 20 º de ánglo de ataque, 22 de salida y 22 ventral. Puedes vadear riachuelos de 300 mmde profundidad sin problema alguno.

Además, contamos con tracción total y reductora. En un mando tras el elector del cambio puedes seleccionar que el coche sea de propulsión trasera, tracción total o incluso conectar la reductora en aquellos tramos más complicados para mejorar la motricidad y salir del atolladero sin más problemas.

Opinión coches.com

Si buscas un todocamino de siete plazas y sales a menudo fuera del asfalto, deberías prestar atención a este SsangYong Rexton. Es de los pocos todoterrenos a la venta y, de este tamaño, el único que tiene un precio razonable. Otras opciones equiparables en espacio pueden ser quizá mejores en carretera, pero no fuera de ella. Ese plus de seguridad a la hora de salir al monte nunca está de más, créeme.

El salto que ha dado en otros apartados, como comodidad de marcha y, sobre todo, calidad de realización de los interiores, así como en ergonomía, es realmente espectacular. Ha dejado a la anterior entrega muy atrás en comportamiento dinámico y en equipamiento, donde tiene muy poco que envidiar a cualquier otro SUV grande de una marca generalista.

El motor no es de esos que conquiste, pero se demuestra más que capaz para mover a este vehículo (que no es poco) y está muy bien insonorizado. Quien esté habituado a la conducción todoterreno no le asustarán las cifras que verá en el ordenador de a bordo si se pone a superar obstáculos complicados. En una semana de prueba el consumo medio se quedó en 9,7 l/100 km, una cifra alta pero no desorbitada que es el precio a pagar por un coche que, por sus características, tiene un peso más alto de lo habitual.

SsangYong Rexton D22 DTR 4x4 Limited Aut. 7 plazas
8.1 Nota
Lo mejor
  • Precio ajustado a su tamaño y equipamiento
  • Capacidad todoterreno y confort de marcha
  • Presentación cuidada, por dentro y por fuera
Lo peor
  • Consumos algo elevados
  • Niveles de equipamiento cerrados, sin navegador
  • Prestaciones algo discretas
Diseño7.5
Habitabilidad9
Acabados8
Maletero8.5
Equipamiento8.5
Motor7
Comportamiento7.5
Calidad Precio8.5

Galería de fotos:

Ver galeria (73 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta