El poder de la imagen. Eso es lo que ha llevado a las familias a optar por los SUV a la hora de elegir un vehículo para moverse por el mundo. Si en los 80 eran las berlinas, luego se optó por por los monovolúmenes para ofrecer más espacio interior y versatilidad. Pero la estética aventurera de los SUV está arrinconando sus ventas y la práctica totalidad de los fabricantes los está jubilando de sus catálogos.

¿Todos? No. Volkswagen todavía cuenta con una inmensa oferta de monovolúmenes, como este Volkswagen Touran que hoy ponemos a prueba. Y más pequeños, como el Golf Sportsvan. Y monovolúmenes grandes, como el Volkswagen Sharan. Y si necesitas más espacio, ahí está la Multivan, la versión de pasajeros de la Transporter.

Porque que no te quepa duda, que las cifras de ventas no te cieguen. No hay alternativa mejor, en cuestiones de espacio interior y modularidad, en un espacio exterior contenido que un monovolumen compacto.

El modelo actualmente en venta es el Volkswagen Touran 2015, la segunda generación del modelo. Está a años luz de su predecesor en todo y en el acabado Sport que tenemos entre manos cuenta con una estética bastante atractiva. Destaca también por todo el equipamiento que puede llevar, la amplitud de su habitáculo y uno de los maleteros más capaces del segmento. ¿Nos acompañas a conocerlo mejor?

Exterior

Los monovolúmenes están pensados para ser capaces de acomodar a los ocupantes, que en el caso del Volkswagen Touran pueden ser hasta siete. Eso condiciona su estética, con formas cuadradas, cercanas a las furgonetas, si bien algunos fabricantes han apostado por formas más orgánicas y suaves… pero este no es el caso.

Volkswagen tiene un enfoque eminentemente práctico en sus monovolúmenes, pensando en la versatilidad de uso de estos vehículos. El exterior no ofrece demasiadas florituras, si bien no se ha escatimado para que luzca elementos propios de los turismos de la marca.

De este modo, encontramos en el frontal la parrilla cromada, cuyas líneas horizontales se prolongan hacia las ópticas con tecnología LED. Eso consigue que se gana anchura, al menos visualmente. Y es que cuenta con 1.829 mm de ancho, una cifra no demasiado alejada de un Golf, por ejemplo (1.790 mm), un coche con una filosofía muy diferente.

Al verlo desde el lateral vemos que la marca también ha conseguido condensar todo el espacio en apenas 4.527 mm de longitud. Son 130 mm más que la anterior generación, sí, pero estar en el entorno de los cuatro metros y medio.

Las llantas de 17 pulgadas con neumáticos de 225 mm de ancho o los cristales tintados le dan un aire más deportivo a un coche que, no lo ovlidemos, mide 1.658 mm de altura, en la antítesis de un coupé. Las puertas son de un buen tamaño, sobre todo las traseras, por lo que dejan bastante espacio para acceder al habitáculo, tanto a la segunda como a la tercera fila de asientos.

En la parte trasera destaca en la zaga la gran superficie de chapa, que aporta robustez al diseño. Cuenta también con un gran portón, que integra las ópticas, con apertura eléctrica.

Interior

El aumento de cotas exteriores se traduce en un interior realmente amplio y habitable, beneficiado por la mayor distancia entre ejes propia de la plataforma MQB… que también permite reducir el peso nada menos que 62 kg respecto a la anterior generación, lo que permite reducir el consumo y mejorar el comportamiento dinámico, pero en esos detalles entraremos más tarde.

La primera fila de asientos destaca por amplitud de espacio y por encontrarnos con la habitual practicidad y buen hacer de Volkswagen. Diseño sobrio, peor con todo ubicado en su lugar, buenos materiales con tacto agradable (esta unidad quizá abusa un poco del negro piano para nuestro gusto) y asientos cómodos con amplios reglajes en todas direcciones.

El panel de instrumentos es el habitual de la firma, con dos relojes analógicos que flanquean una pantalla central. Es muy claro de leer tras el volante, que cuenta con tres radios y está ligeramente achatado en la base.

Todo queda a mano y quizá el mando que cambiaríamos de ubicación es el del freno de estacionamiento eléctrico, demasiado cercano a los posavasos.  En el centro de la consola el protagonista es la pantalla del sistema de información y entretenimiento, de ocho pulgadas en nuestra unidad y que puede contar, como en nuestra unidad, con el App-Connect con CarPlay, Android Auto y MirrorLink.

La segunda fila de asientos la conforman tres butacas individuales, un detalle típico de los monovolúmenes que facilita sentar a tres niños con sus sillitas… o bien que un adulto les acompañe sin tener que realizar el viaje incómodo. Pueden desplazarse longitudinalmente y su respaldo es reclinable. Los asientos laterales contaban, en nuestra unidad de pruebas, con un detalle muy práctico, y es que puede configurarse como asiento infantil, con unas protecciones laterales y un asiento que se eleva.

Hay espacio suficiente para tres ocupantes y el central no tendrá que lidiar con un túnel de transmisión. Con un solo movimiento se abate el respaldo y se corre la banqueta delantera, por lo que se accede de manera bastante sencilla, gracias sobre todo al generoso tamaño de las puertas.

El espacio en esas dos plazas traseras es sorprendentemente bueno. Un adulto de 1,75 metros de alto puede viajar sin temor a golpearse la cabeza y contará con un espacio suficiente para los pies, siempre que los ocupantes de la segunda fila se echen hacia delante un poco. De todos modos, las vemos como lugar para niños o de uso ocasional. Si deseas un siete plazas para usarlo de manera más intensiva, opta mejor por un Volkswagen Sharan.

Otro detalle que lo convierte en uno de los mejores monovolúmenes de su tamaño es  su gran número de huecos donde dejar objetos. La marca señala hasta 47. Además de los habituales, tras la bandeja central encontramos una pequeña papelera, una trampilla en la zona superior del salpicadero, ranuras para colocar monedas… sin olvidarnos de detalles que hacen los viajes de los niños más agradables, como las mesitas plegables tras los respaldos delanteros y cortinillas enrollables integradas en las puertas traseras.

Maletero

De serie en España el Touran se ofrece con siete plazas para diferenciarse del Volkswagen Sportsvan. Cuando usas cinco asientos, el maletero tiene una capacidad de 633 litros, una cifra muy notable. Si lo eliges con cinco plazas (no te harán un descuento especial por ello) la capacidad total es de 743 litros, lo que lo sitúa como uno de los referentes del segmento en este sentido.

La capacidad del maletero es muy reducida cuando echas mano de esas dos plazas adicionales, pues se quedan en unos escasos 137 litros. No es un coche para viajar con siete personas y su equipaje, sino que esos dos asientos extra. Si buscas un coche así es mejor que  busques entre los monovolúmenes grandes o las versiones para pasajeros de las furgonetas medias combi.

Gracias al sistema Fold Flat, que permite abatir las segunda y tercera filas de asientos en unos segundos, la capacidad total de carga alcanza unos soberbios 1.980 litros reduciendo a dos plazas el habitáculo. Es posible también contar con un asiento del acompañante abatible, para cargar objetos de hasta 2,60 metros de longitud.

Equipamiento

La dotación con la que cuenta este modelo es posiblemente una de las más completas del mercado. De partida, el nivel de equipamiento Edition ofrece ya elementos como el aire acondicionado, control de crucero, detector de fatiga, llantas de 15 pulgadas, freno de mano eléctrico, ordenador de viaje, volante de cuero y radio CD con pantalla de cinco pulgadas.

Más completo es el Advance, que luce llantas de aleación de 16 pulgadas, cristales traseros oscurecidos o barras de techo. En el interior encontramos detalles prácticos como varios compartimentos extra para guardar objetos, mesas plegables tras los asientos o las cortinillas en las ventanillas traseras… Suma tecnología como sensores de lluvia y luces, espejo interior fotosensible, limitador de velocidad y una pantalla mejor del ordenador de a bordo.

Nuestra unidad corresponde al acabado Sport, con llantas de aleación de 17 pulgadas, faros y pilotos traseros LED, paquete cromado exterior, con las barras de techo en la misma terminación… Dentro ya cuenta con climatizador de tres zonas, barras de techo cromadas, asientos específicos, control de crucero adaptativo, paquete iluminación interior, sistema de sonido con pantalla de 6,5 pulgadas, y cámara de visión trasera, pantalla multifunción a color, techo panorámico doble.

El aspecto es de los más deportivos de la gama (para tratarse de un monovolumen), solamente mejorado en este sentido por el Touran R-Line que incluía (ya no está en venta) paragolpes más envolventes, faldones laterales y una suspensión algo rebajada.

La unidad de pruebas contaba con extras, ya que uno de los puntos fuertes del Touran es la extensa lista de equipamiento opcional. Destacable todos los elementos de seguridad, como la alerta de cambio de carril, el detector de objetos en ángulo muerto y en las maniobras de marcha atrás, el sistema Traffic Jam Assist de ayuda a la conducción en atascos, Park Assist, sistema precolisión, cambio automático de luces cortas a largas…

Es posible también mejorar el sistema de infoentretenimiento con mayor conectividad con el Smartphone y navegación con datos de tráfico en tiempo real. Y por supuesto el interior, con iluminación ambiental LED, asientos con regulación eléctrica y función masaje, techo panorámico, apertura eléctrica del maletero…

Una unidad con el nivel de acabado Sport y la mecánica que tenemos entre manos tiene un precio de 35.750 €. Obviamente, a medida que vayas sumando equipamiento opcional esta cifra puede verse muy aumentada. Te recomendamos echar un ojo en nuestras ofertas del Volkswagen Touran, en nuestra sección de vehículos nuevos. Allí podrás encontrar descuentos publicados por concesionarios oficiales de toda España donde esta cantidad es bastante menor. También visitar nuestro comparador de seguros, donde encontrar la póliza que mejor se ajuste a tus necesidades y presupuesto.

Motor

El motor que tenemos entre manos es un diésel 2.0 TDI. Se trata de un bloque de 1.968 cc y cuatro cilindros en línea que entrega 150 CV a 3.500-4.000 rpm y 340 Nm de par entre las 1.750 y 3.000 rpm. Se trata posiblemente de uno de los mejores de la gama para viajar cargado, si se realiza una buena cantidad de kilómetros al año, ya que su consumo homologado es de 4,7 l/100 km y unas emisiones de 125 g/km de CO2.

Sus prestaciones son bastante correctas para mover un coche que declara 1.571 kg de peso. Es capaz de acelerar de o a 100 km/h en 9,3 segundos y alcanzar hasta 206 km/h de velocidad punta. Se asocia al cambio manual o al automático DSG6. Se trata de la opción intermedia de gasóleo, ya que por debajo se ofrece el 1.6 TDI con 110 CV (con cambio manual o DSG7) y por encima el 2.0 TDI de 190 CV ligado en exclusiva a la transmisión automática de doble embrague de seis relaciones DSG.

Si lo prefieres de gasolina existen también tres opciones, el 1.2 TSI de 110 CV, el 1.4 TSI de 150 CV y el 1.8 TSI de 180 CV. El primero se liga en exclusiva con cambio manual y el último al DSG7, mientras que el intermedio puede elegirse con ambos.

Comportamiento

El motor que monta nuestra unidad de pruebas es más que suficiente para mover el coche incluso con cuatro ocupantes y cargado. Su funcionamiento es bastante silencioso y refinado para tratarse de un diésel y empuja bien en todo el rango del cuentavueltas, con una entrega de par muy progresiva, si bien es a partir de las 2.000 rpm cuando se nota todo su poderío.

A diferencia de otros monovolúmenes, se conduce sin que el conductor haya de adaptarse a un coche de mayores dimensiones. Dinámicamente es muy parecido a un turismo. Se nota mucho que la base del coche es la misma que la del Volkswagen Golf, la plataforma MQB. Las suspensiones absorben muy bien las imperfecciones del asfalto y contienen los balanceos de forma magistral cuando circulas por vías con curvas.

En autopista resulta un coche fabuloso para viajar, con una rodadura de calidad y que no transmite demasiados ruidos al interior, si bien el techo panorámico puede generar algunos sonidos aerodinámicos. La amplia distancia entre ejes consigue que en autovía y curvas rápidas se sienta muy aplomado.

Cuando tienes que moverte en ciudad, ves que su tamaño no resulta desproporcionado como para sentirte incómodo. La dirección suave ayuda en las maniobras y aparcamientos. Unido a la buena visibilidad y al buen radio de giro ayuda a moverse en esos espacios reducidos.

A pesar de que ni se trata de un coche con vocación deportiva ni pretende serlo, es lo suficientemente ágil para que su comportamiento no desentone y no se sienta como pez fuera del agua en esos entornos. Demuestra buena versatilidad y la suspensión controla correctamente los movimientos de la carrocería.

¿Y los consumos? Pues tras nuestra prueba, registramos 5,9 l/100 km de media, una cifra más que razonable para un vehículo de sus dimensiones y capacidad. En ciudad es normal que veas gastos en el entorno de los 7,5 l/100 km y, en carreteras secundarias sin puertos de montaña es realmente fácil acercarse al consumo medio homologado.

Opinión coches.com

Contar con un vehículo capaz de llevar a siete personas (o cinco con muchísimo equipaje) sin sentir que llevas un vehículo gigantesco, en apenas 4,52 metros, sigue siendo un total acierto. Cuesta entender cómo el público ha ido dándole la espalda por coches más grandes y con menos capacidad interior como los SUV (pero la compra de un coche no es algo exclusivamente racional, claro).

Con un interior realmente bueno, tanto por materiales empleados como por el ajuste de todas las piezas, en un entorno muy similar al del Golf o el Passat. Y el espacio, es notable para cinco personas y su equipaje, algo que solamente los monovolúmenes pueden decir.

En marcha La calidad de rodadura en vías de cualquier tipo es excepcional. ¿Mejor que un SUV equivalente? Sobre asfalto, no es en absoluto más torpe. Pierdes la versatilidad de poder circular por pistas de tierra algo más cómodamente, pero tampoco es algo que debiese robarle ventas, ya que muchos SUV nunca pisan esos entornos. Es fácil y cómodo de conducir (está más cerca de un turismo que de un monovolumen), con un tamaño muy razonable.

Sin duda, el Volkswagen es un modelo muy interesante. Como es habitual en los modelos de la firma, su precio está algo por encima de sus alternativas, algo que compensa su mejor calidad de realización y una gama (antes de la llegada del WLTP) bastante amplia.

Responde a las necesidades de las familias de cuatro o cinco de manera excepcional, sacando una nota muy alta en cualquier entorno, amplio y versátil Sin duda, un buen coche que, si no consigue unos mejores resultados en las cifras de ventas es debido a las tendencias actuales, totalmente enfocadas en otro tipo de carrocerías.

Volkswagen Touran 2.0 TDI Sport
8 Nota
Lo mejor
  • Calidad de realización, en un interior amplio y modulable
  • Capacidades dinámicas muy conseguidas
  • Amplias posibilidades de equipamiento
Lo peor
  • Precio superior al de la mayoría de rivales
  • Plaza central de la segunda fila algo más estrecha
  • Equipamiento de serie escasa para su precio
Diseño6.5
Habitabilidad8.5
Acabados8.5
Maletero8.5
Equipamiento8.5
Motor8
Comportamiento8
Calidad Precio7.5

Galería de fotos:

Ver galeria (84 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta