El cambio de siglo supuso una serie de cambios importantes a nivel mundial. En el mundo del motor también se vio cierta evolución y comenzó una época dorada en cuanto a deportivos, que parece mantenerse a día de hoy. Coches que alcanzaban cifras de potencia inauditas y con un rendimiento que cada vez se parecía más a los modelos de competición. Aunque hubo algunos más, Donut Media ha recopilado sus 10 mejores coches de la década de los 2000.

La lista arranca con el Saleen S7, un superdeportivo americano con motor central que estaba hecho con fibra de carbono de forma artesanal y que destacaba por su trabajada aerodinámica. Le sigue el Mercedes SLR McLaren, un modelo fruto de la colaboración de ambas marcas en la Fórmula 1 que contaba con un motor V8 hecho en aluminio, que desarrollaba 626 CV. Igual de llamativo era el RUF CTR3, una modificación profunda del Porsche Cayman que rozaba los 700 CV y alcanzaba 375 km/h.

Por encima en la lista aparece el Ford GT (no confundir con el modelo actual), un modelo que rendía homenaje al ejemplar que triunfó en Le Mans en la década de los 60. Le sigue el Lamborghini Murcielago SV, la variante más radical con motor V12 atmosférico y 670 CV, uno de los más rápidos del momento. En mitad de la tabla se sitúa el Koegnisegg CCXR, que superó la barrera de los 1.000 CV y obtuvo un rendimiento sin precedentes.

Muchos recordaréis el exclusivo Gumpert Apollo S, prácticamente un coche de competición para la calle que se jactaba de poder conducir boca abajo debido a su aerodinámica. El podio lo abre el Porsche Carrera GT con su motor V10 derivado de la Fórmula 1. Le sigue el mítico Ferrari Enzo, que recibe el nombre del fundador de la marca y se convirtió en uno de los mejores gracias a la puesta a punto por Michael Schumacher. El primer puesto se lo lleva el Bugatti Veyron, un rompe-récords con motor W16 y más de 1.000 CV.

¿Añadirías alguno más a la lista de Donut Media?

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta