Ya hemos hablado largo y tendido del ABS. Este sistema que revolucionó la seguridad del automóvil hace ya 40 años ha adquirido tal dimensión que desde 2003 es obligatorio para todos los vehículos nuevos en Europa. Se trata de una invención de Mercedes-Benz y de Bosch, que trabajaron para crear un sistema que no bloqueara las ruedas en una frenada fuerte. Algo muy importante en turismos, pero que que alcanza una mayor trascendencia en vehículos de mayor tamaño.

En camiones y autobuses, debido a sus dimensiones y peso es más fácil perder el control en una frenada de emergencia, sobre todo si sucede en medio de una curva. Por eso, Mercedes-Benz también implementó esta tecnología a su gama de vehículos pesados durante la década de los 80. Para llegar a producción tuvieron que hacer todo tipo de pruebas con prototipos y ahora nos llega un documento gráfico muy ilustrativo.

En el vídeo que mostramos quedan recogidos estos test a los que se sometió el ABS en autobuses y camiones. Lo cierto es que pone los pelos de punta ver el comportamiento de estos vehículos sobre superficies en malas condiciones, en carretera mojada y con nieve. Sin el ABS, al realizar una frenada de gran intensidad tanto el camión como el autobús pierden el control y recorren decenas de metros a la deriva sin que el conductor pueda apenas controlarlo.

Posteriormente se realiza las mismas pruebas con el ABS instalado y las reacciones cambian por completo. La electrónica consigue dosificar la frenada evitando que las ruedas lleguen a bloquearse y se pierda el control. No nos extraña que hicieran obligatorio el sistema, pues su eficacia es brutal. Mercedes también lo supo desde el primer momento y decidió poner el ABS de serie en sus autobuses desde 1987 y en sus camiones desde 1991.

Fuente: Motor1

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta