Logo de Noticias Coches
portada Citroen C3 Aircross – 1
Ver vídeo
Mario Nogales

¿Es el Citroën C3 Aircross algo más que apariencia?

Si hay un segmento que esté muy disputado a día de hoy, ese es el de los SUV pequeños. Contamos casi 30 modelos con este tipo de carrocería todocamino y unas dimensiones contenidas, así que es clave diferenciarse para poder destacar. Más motivo si tenemos en cuenta que la estética está entre los primeros motivos de compra entre los usuarios. De esta forma, es normal que salgan al mercado coches como el Citroën C3 Aircross que hemos puesto a prueba recientemente.

A priori, el Citroën C3 Aircross quiere destacar por apariencia. Solo hace falta verlo, que a nivel de diseño ha evolucionado bastante a pesar de ser una actualización ligera del modelo. Se nota sobre todo en el frontal, donde gana horizontal gracias a esa parrilla estrecha y a los chevrones que se extienden gracias a los listones cromados que van a parar a esas llamativas ópticas divididas. No faltan opciones de personalización, con hasta 70 combinaciones de color disponibles. Pero, ¿es algo más que eso?

El C3 Aircross apuesta claramente por imagen, pero también por un interior bien resuelto. Dentro también hay varios ambientes para elegir y se pueden combinar con los magníficos asientos Advanced Comfort. La tecnología va acorde a lo visto en otros modelos, sin estar destacar ni para bien ni para mal. Donde sí que quiere sobresalir es en habitabilidad, con un espacio generoso para su tamaño y una segunda fila de asientos muy aprovechable gracias a su desplazamiento longitudinal.

Por otro lado, en la gama mecánica no se ha innovado y tampoco habrá diferenciación respecto a la competencia. No hay disponible electrificación de ningún tipo, se mantienen mecánicas de combustión tradicionales, permitiendo elegir entre dos versiones diésel y tres de gasolina. En todo caso, el chasis del C3 Aircross tampoco es de los que consiguen conmover al conductor. El equilibrio es bueno, aunque prima el confort por encima del resto y eso también hace que se pierdan sensaciones.

Entonces, ¿merece la pena el Citroën C3 Aircross? La respuesta será positiva para aquellos que busquen una estética llamativa y un interior práctico en un tamaño contenido. Para los que quieran la última tecnología o unas sensaciones de conducción que vayan más allá, tendrán que seguir buscando. Parte de 18.520 euros sin descuentos.

Galería de fotos:

  • Citroën
  • Citroën C3 Aircross
  • todocamino
  • videoprueba