Corría el año 2008 cuando Volvo hacía una promesa realmente audaz: En 2020 no se producirían más accidentes con heridos o muertos en sus vehículos.

Ahora, cinco años después, el fabricante sueco de automóviles mantiene su órdago: predice que será capaz de eliminar por completo los accidentes para cualquier persona que conduzca sus coches. Y no varía la fecha: 2020 es la cita.

¿Cómo pretende lograr esta noble meta? Volvo se basará en una serie de tecnologías que van desde el sistema anticolisión a bajas velocidades (que ya es el mejor del mercado, según la OCU) a las altas velocidades en carretera, con el proyecto Sartre de trenes de carretera que permite a los coches se sigan unos a otros en un viaje largo.

Es innegable que Volvo ya tiene una sólida reputación en su afán por la seguridad y se mantiene a la vanguardia de la tecnología innovadora, después de haber sumado ya varias primicias mundiales, incluyendo el reciente debut del airbag peatonal en su V40.

En este vídeo puedes ver cómo funcionan estos tres pilares sobre los que Volvo forja su estrategia para acabar con los accidentes:

El fabricante sueco invierte mucho en investigación de seguridad con su centro de Gotemburgo, Suecia, donde simula cientos de accidentes cada año, en distintos escenarios. Además, cuenta con un equipo que visita cualquier incidente que afecte a uno de sus vehículos que esté en un radio de 50 km del centro  investigación, para recoger datos del mundo real.

Si la predicción de Volvo tiene éxito y el resto de fabricantes de automóviles implementan tecnologías similares, el número de víctimas en accidente de tráfico, aproximadamente 1,2 millones de personas en todo el mundo, podría reducirse significativamente.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta